My Twitter Feed

September 20, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Roberto Bueso. Cuando un amigo se va…

labanda

‘La banda’ es la ópera prima de Roberto Bueso, que se estrenó en el último Festival de Málaga. En ella su director describe las relaciones de una cuadrilla de amigos unidos por la música, el pasado y la costumbre.

La película transcurre en Valencia… ¿cómo influye el lugar en la trama, en el tono, en la atmósfera del filme? Muchas cosas que pasan en ella, de forma más o menos directa, guardan relación con mi propia experiencia. Eso, ya en la fase de escritura, propició que de forma natural me acercara a entornos que recordaba y que me resultan familiares. Creo que el hecho de que la historia transcurra en un pueblo a las afueras de Valencia le otorga un carácter especial y único, principalmente por su inseparable tradición musical; pertenecer a la banda del pueblo es para un amplio número de valencianos una manera de entender la vida.

En tu corto ‘La noche de las ponchongas’ ya hablabas de los grupos de amigos… ¿no hay amor como la amistad? Hay algo en el concepto de pandilla, en ese grupo de amigos que le acompaña a uno cuando crece, que por alguna razón me interesa mucho. Para mí hay mucha épica y ternura en un grupo de gente que “se elige entre sí” -al contrario de como pasa con la familia-, y también cuando ese grupo se descompone poco a poco por un sinfín de razones. Es cierto que tanto el corto como la película encuentran ahí algo en común; supongo que simplemente me emociona contar eso.

Pero también a veces se crean unos roles dentro de las pandillas que es difícil modificar: ¿pasa lo mismo en las familias, no? Sí, es cierto. Pero en cada familia ocurre de una forma distinta. Yo no he podido evitar pensar en la mía al escribir.

El protagonista de ‘La banda’ se va fuera de España a buscarse un futuro… ¿por qué decides abordar este asunto, casi una lacra social española? No es algo a lo que haya llegado de forma calculada y concienzuda. Sentí que debía ser así -aunque probablemente fui influenciado por lo que veía alrededor- por una cuestión algo más elemental: muchas de las sensaciones que tiene Edu en la historia son sensaciones que tuve yo cuando me alejé durante unos años de mi casa, y que necesitaba explicarme. Nunca estuvo en mi cabeza centrar la historia en un relato de exilio y desarraigo, de hecho la película no aborda el tema más que sucintamente, si bien es cierto que he visto cómo muchos amigos y conocidos no han tenido más remedio que marcharse de España para buscarse la vida.

¿Por qué nos empeñamos a veces en recuperar lo irrecuperable o volver a vivir algo que transcurrió hace demasiado tiempo? Tiene que ver con la idealización que hacemos permanentemente del pasado. Recordamos épocas o episodios creyendo que fueron mucho mejores de lo que realmente fueron. Creo que esa tendencia a la nostalgia va en nuestra circuitería. Somos tramposos, porque al recordar lo hacemos con una simplificación que nos impide ser exactos. Supongo que también tenemos esta tentación de volver atrás porque desearíamos tomar otras decisiones en vez de las que tomamos en su momento.

La película se vio en el festival de Málaga, donde competía por la Biznaga. Al acabar el pase -que fue verdaderamente bonito y emotivo- la gente del público nos decía que seguro que nos íbamos a llevar algún premio; y al final lo único que nos llevamos fueron los jabones del hotel. Bromas aparte, el paso por el Festival de Málaga fue una absoluta maravilla para nosotros. Texto de Alfonso Rivera.

Deja un comentario