My Twitter Feed

December 14, 2019

NOTICIAS FLASH:

Noemí Villamuza. Espadas para Mazoka. -

martes, diciembre 3, 2019

La realización de bandas sonoras, según Aránzazu Calleja. -

domingo, diciembre 1, 2019

Twinterview a Javier Botet. -

domingo, diciembre 1, 2019

Creatividad y producción musical, según Estanis Figueroa. -

domingo, diciembre 1, 2019

100 Recomendaciones culturales con AUX. -

domingo, diciembre 1, 2019

El hoyo. Arriba y abajo. -

domingo, diciembre 1, 2019

Zinebi Express. Lost in Bilbao. -

domingo, diciembre 1, 2019

El Príncipe. El beso del efebo araña. -

domingo, diciembre 1, 2019

Xprest Aux. Corto y cambio. -

domingo, diciembre 1, 2019

Damasco: El Silencio de la Guerra. Ahora que las armas callan -

domingo, diciembre 1, 2019

Viva Suecia. Fe en la música. -

domingo, diciembre 1, 2019

Tamaryn. Bailar en la oscuridad. -

domingo, diciembre 1, 2019

Haxotz. Discos que cuentan historias. -

domingo, diciembre 1, 2019

Lukiek. El idioma no es barrera. -

domingo, diciembre 1, 2019

Pinpilinpussies. Mariposas de garaje. -

domingo, diciembre 1, 2019

Pantomima Full. ¡Hola, canallitas! -

viernes, noviembre 29, 2019

El jovencito Frankenstein. Música para un monstruo. -

viernes, noviembre 29, 2019

Camiselle. Drama onírico sobre hechos reales. -

viernes, noviembre 29, 2019

Zaldi Urdina. Sarraski Isildua Gogoan. -

viernes, noviembre 29, 2019

David Guapo. Frunjir es vivir. -

viernes, noviembre 29, 2019

Frozen 2. Más allá de Arendelle.

El gran éxito de Disney se resiste a desaparecer del imaginario popular y de las tiendas de juguetes. Ahora regresa con una secuela que promete un enfoque más épico y aventurero sin dejar de lado los números musicales. El productor Peter Del Vecho nos mostró un adelanto exclusivo en la Academia de Cine de Madrid.

En 2013 se estrenó ‘Frozen. El reino del hielo’, una película que llegaría a recaudar más de 1.100 millones de euros y que recibiría los Oscar a la Mejor Película Animada y a la Mejor Canción, la omnipresente ‘Suéltalo’ o ‘Let It Go’ para los defensores de la versión original. Además de generar ingentes cantidades de merchandising que sigue vendiéndose a día de hoy. Todas las niñas, y niños, querían su disfraz de Elsa. Ante este panorama no es de extrañar que una secuela se perciba como un intento de exprimir la gallina de los huevos de oro. Sin embargo en el avance exclusivo de ‘Frozen 2’ que tuvo lugar en septiembre en Madrid el productor y Vicepresidente Senior de la compañía, Peter Del Vecho, quiso dejarlo claro: “En Disney nunca hacemos una secuela si no sentimos que hay una historia que contar”. Asimismo insistió en que tal deseo surge a menudo de los realizadores y del equipo original del primer filme que, en este caso, repite en la continuación. No sólo los directores, Chris Buck y Jennifer Lee, sino por supuesto el elenco de voces y, cómo no, el matrimonio de compositores formado por Robert y Kristen Anderson-Lopez, que ha escrito siete nuevas canciones para la ocasión.

Los cineastas se fueron de viaje a Noruega e Islandia en busca de documentación y en palabras del productor mucho de lo que allí se encontraron acabó formando parte del filme y de sus personajes. “Anna se encuentra como en casa en los paisajes de cuentos de hadas de Noruega mientras que Elsa se siente extrañamente cómoda en los escarpados y míticos parajes de Islandia”. Según Del Vecho fueron las preguntas abiertas del primer filme las que generaron el argumento de la segunda entrega. ¿De dónde surgieron los poderes de Elsa? ¿Por qué Anna nació sin ellos? ¿A dónde viajaban los padres de ambas cuando su barco se hundió? En los diversos clips que nos mostraron pudimos ver y escuchar dos canciones, una de Elsa y otra de Olaf, muy continuistas en estilo a las que estos personajes entonaron en el filme anterior. Pero lo más llamativo de la presentación fueron las secuencias de acción. En la más espectacular de todas ellas, que se ha visto parcialmente en los tráilers, Elsa emplea sus poderes de hielo contra una ola gigantesca y tiene un sorprendente encuentro con una criatura subacuática. Igualmente llaman la atención la gama cromática, que introduce un mayor contraste entre colores fríos y cálidos, y el esfuerzo por expandir el universo del filme más allá del reino de Arendelle. La trama se desata cuando una voz interior impulsa a Elsa a emprender un viaje acompañada de sus amigos, lo que les llevará a nuevas localizaciones como un bosque encantado.

“La historia de la secuela surgió de las preguntas que quedaron abiertas en la primera parte como ¿de dónde vienen los poderes de Elsa?”

Más allá de estas premisas poco pudimos deducir del argumento o el desarrollo de los personajes. Eso sí, intuimos un enfoque más oscuro y un armazón más sólido que el del primer filme, que poseía cierta innovación en su mensaje pero adolecía de una trama con agujeros y giros de guion algo forzados, errores menos presentes en los clásicos Disney de los 90. Parte de su éxito fue fruto de la casualidad. Para empezar, a pesar de la entusiasta acogida hacia Elsa, Anna era la que llevaba el peso de la acción. “Tienes razón, era el punto de vista de Anna”, admitió Del Vecho ante una pregunta de AUX. “Sin embargo nos pareció que tanto Elsa como Anna eran las dos protagonistas. Ocurre lo mismo en la segunda parte”. El productor quiso mantener el misterio en torno a las nuevas incorporaciones. “Veremos algo más del padre y la madre de Elsa y Anna, por medio de flashbacks, y también a su abuelo, así como otros personajes que encontrarán en su viaje y que desvelaremos más adelante”.

También pasó de puntillas por otra de las cuestiones recurrentes en la presentación, la conversión de Elsa en un icono de la comunidad LGTB. El cineasta manifestó que “lo que amo de estas historias es que todo el mundo puede verse representado en estos personajes y eso es genial”, pero que “la historia que contamos no trata sobre eso”. Si bien es cierto que la compañía se muestra reticente a la inclusión de otras identidades en sus películas de animación tampoco abundan en ellas las mujeres independientes y solteras, así que, en ese sentido, tanto Elsa como Vaiana o la pixariana Mérida también cumplen su función. Igualmente diplomático se mostró cuando le preguntamos acerca de la dicotomía entre la animación tradicional y la realizada por ordenador. Intentos de retomar las 2D como ‘Tiana y el sapo’ o ‘Winnie The Pooh’, también supervisadas por Del Vecho, no obtuvieron el mismo éxito que ‘Enredados’ o ‘Frozen’. “La animación por ordenador permite mayor grado de detalle pero también se necesitan dibujos a mano en la preproducción. En Disney podemos usar ambas técnicas según lo que precise cada proyecto”, zanjó, aunque las dos dimensiones parecen relegadas en los últimos años a experimentos y cortometrajes. Lo que está claro es que ya sea por su técnica, temas o protagonistas la audiencia parece tener “apetito” de ‘Frozen’, tal como lo definió Del Vecho, y es más que probable que arrase en taquilla durante las próximas navidades. No podemos juzgar la calidad del conjunto en base al metraje exhibido pero sí que, puestos a explotar la franquicia, parecen haberlo hecho con imaginación y coherencia. En palabras del productor, “si vemos las dos películas seguidas parecen dos partes de la misma historia”. Ahora el público tiene la palabra. Texto de Roberto González.

Deja un comentario