My Twitter Feed

November 29, 2020

NOTICIAS FLASH:

Akelarre. Mujeres que bailan. -

viernes, octubre 2, 2020

Ane Pikaza. Turismo (de) interior. -

viernes, octubre 2, 2020

25 años de Zinemakumeak Gara!, según ANA GUTIÉRREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

A propósito de Allen, según JORDI LABANDA. -

viernes, octubre 2, 2020

La música de Rafaella Carrà, según NACHO ÁLVAREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

Twinterview a Alex O’Dogherty. -

viernes, octubre 2, 2020

El Drogas. No hay tregua. -

jueves, octubre 1, 2020

Emma Suárez. Los que se atreven. -

jueves, octubre 1, 2020

Lois Patiño. Fascinantes (Sub)mundos gallegos. -

jueves, octubre 1, 2020

Relicta. Magnetismo por la luna. -

jueves, octubre 1, 2020

Grises. Llenos de ritmo. -

jueves, octubre 1, 2020

Romancero gitano. Y Federico escogió a Nuria Espert. -

jueves, octubre 1, 2020

Aitana Sánchez-Gijón. Mujeres valientes y luchadoras. -

jueves, octubre 1, 2020

Lee Krasner. La gran mujer detrás de Jackson Pollock. -

jueves, octubre 1, 2020

Iñaki Zubizarreta. El baloncesto me salvó la vida. -

jueves, octubre 1, 2020

Txani Rodríguez. Vida de esta chica. -

jueves, octubre 1, 2020

Restauración de la Ikastola Kurutziaga. Hacer de la necesidad, virtud. -

jueves, octubre 1, 2020

Tecnología. -

jueves, octubre 1, 2020

Moda. Tendencias otoño. -

jueves, octubre 1, 2020

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Rodrigo Cortés. Dirigiendo a Uma Thurman.

RodrigUmaTh

Como Tarantino, el director gallego ha tenido la suerte de contar con la protagonista de la saga ‘Kill Bill’ y ‘Pulp Fiction’ para su cuarta película, ‘Blackwood’, una pesadilla gótica que transcurre en un colegio para señoritas talentosas, regentado con mano férrea por el personaje de la actriz norteamericana.

¿Era Uma Thurman, ya en tu mente, la protagonista de ‘Blackwood’ cuando empezaste a levantar el proyecto? Cuando escribes, en ocasionas piensas en alguien desde el principio. Cuando recibes el borrador de un proyecto, necesitas entender bien la naturaleza de un personaje antes de empezar a soñar nombres. El impulso inicial era buscar actrices francesas o británicas, nunca estadounidenses. Pero Uma Thurman tiene una energía muy eurocéntrica (mucha gente cree que es británica), sofisticada, compleja, y una belleza elegante de notas eslavas. Durante el proceso de desarrollo y reescritura del guión, fui pensando más y más en ella. Por fortuna, nos conocimos y comprendimos muy pronto que trabajaríamos bien juntos.

¿Qué te sedujo de la novela original, escrita por Lois Duncan, en que os habéis basado? ¿Ha cambiado mucho la historia original en la adaptación? La novela original es una historia de terror para niñas que triunfó en los años 70. Con una premisa muy poderosa que encerraba una enorme crueldad que la novela no explotaba. He cambiado las líneas esenciales de la trama, desinfantilizándola para hacerla implacable. Muchas cosas han cambiado, sí. La principal, el tono.

Se ha cambiado el título original. ¿Por qué? ‘Down a Dark Hall’ tiene una sonoridad en inglés casi poética: el pasillo oscuro que debe atravesarse para emerger a una nueva luz. Sugiere un trance que superar, que es una sensación muy relacionada con la adolescencia. Pero en español sonaría poco evocador, casi a serie B: ‘Al final del pasillo oscuro’. ‘Blackwood’, en cambio —que es el nombre de la academia, del internado donde todo transcurre—, tiene un sonido extrañamente resonante que sugiere algún tipo de misterio de forma sutil y elegante. Simplemente es un lugar. Blackwood. Y suena bien. La primera frase de Uma Thurman en la película es «!Bienvenidas a Blackwood!».

¿Se puede calificar el film de pesadilla gótica? Se puede calificar, claro, como uno quiera. Personalmente, creo que el goticismo está más en la historia que en su diseño. Los decorados no buscan el manierismo propio del género, tienden a las rectas y a la nobleza de lo académico, sin relojes de cuco ni vidrieras de colores. Pero su espíritu es sin duda gótico. Y si no es una pesadilla, es un viaje muy revelador que se le parece mucho.

¿Es una maldición tener un talento, ser diferente, destacar…? Imagino que para muchos puede serlo: hay quien vive sus facultades como dones que complican su vida, dones que no pidió. Pero la verdadera maldición es obtener algo sin la disciplina o el esfuerzo necesarios para obtenerlo. Cuando algo que es precioso se obtiene con facilidad, acaba pagándose su precio de un modo u otro. Como las niñas perdidas de Blackwood comprenden enseguida.

Nombras entre tus referencias a Polanski, Weir y Roeg… ¿Y Chicho Ibañez Serrador? No ha sido una referencia directa, aunque mi respeto y admiración por su trabajo son máximos. ‘La residencia’ (imagino que te refieres a ella) es una película magnífica. ‘Blackwood’, formalmente, busca, sin embargo, composiciones menos barrocas, menos canónicas del gótico, menos abigarradas. Texto de Alfonso Rivera.

Comentarios
2 comentarios a “Rodrigo Cortés. Dirigiendo a Uma Thurman.”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Aux Magazine le conaba que “el goticismo está más en la historia que en su diseño”. Con Europa Press […]

  2. Sport dice:

    sport

    Rodrigo Cortés. Dirigiendo a Uma Thurman. | Aux Magazine



Deja un comentario