My Twitter Feed

September 21, 2021

NOTICIAS FLASH:

Yerma. Un Lorca bilbaíno y actual. -

miércoles, agosto 4, 2021

Twinterview a Elena de Lara. -

miércoles, agosto 4, 2021

Vida y muerte en instagram, según ROC HERMS. -

miércoles, agosto 4, 2021

Ramón Barea. La compañía ambulante. -

miércoles, agosto 4, 2021

Luis Merlo. Actor del método. -

miércoles, agosto 4, 2021

La habitación de María. La jaula de oro. -

miércoles, agosto 4, 2021

Loles León. Enredo vodevilesco. -

miércoles, agosto 4, 2021

Maika Makovski. Un viaje emocional. -

martes, agosto 3, 2021

Una vida en el boxeo, según DUM DUM PACHECO. -

martes, agosto 3, 2021

Corizonas. Terceras partes sí son buenas. -

martes, agosto 3, 2021

Amparanoia. Pasar la vida bailando. -

martes, agosto 3, 2021

Icíar Bollaín. Viaje a emociones dolorosamente profundas. -

martes, agosto 3, 2021

Vertigo. Pendulo se inspira en Hitchcock. -

martes, agosto 3, 2021

Leire Lekuona. La lamina y el pescador. -

lunes, agosto 2, 2021

Sara Soler. Amor, humor y empatía. -

lunes, agosto 2, 2021

La barca de Hanielle. Desde el lado privilegiado del mundo. -

lunes, agosto 2, 2021

Lekuona Fabrika. “Horneando” arte y cultura. -

lunes, agosto 2, 2021

Tecnología. -

lunes, agosto 2, 2021

Moda. Ganas de verano. -

lunes, agosto 2, 2021

Martirio. Copla y jazz unidos por la amistad y el amor a la música -

jueves, junio 3, 2021

Zetak. Bailaremos en las plazas.

PELLOampliado2

Con un par de discos y un tema muy optimista ‘Zeinen Ederra Izango Den’ -que da título a su segundo trabajo y a un enigmático proyecto de festival- Zetak han dado que hablar antes y después del confinamiento. Pello Reparaz, antiguo miembro de Vendetta, es la cara visible de esta propuesta de música electrónica en euskera que lucha por mantener las actuaciones en directo.

 ¿Cómo fue madurando el proyecto Zetak tras tu paso por Vendetta? ¿Cómo te decidiste por cuestiones como que fuera de electrónica o que las canciones estuvieran en euskera?

Al terminar Vendetta me enfrentaba a un papel en blanco. Tenía muchas ganas de tener esa sensación y disfruté muchísimo haciéndolo. Llevaba muchos años escribiendo para un proyecto ya muy establecido, lo cual es bueno por una parte (en lo que a seguridad respecta), pero es verdad que te limita por otra parte. Creo que supe dejarme llevar y esto es lo que naturalmente confluyó en un proyecto de música electrónica en euskera.

Alguno de vuestros videoclips tiene subtítulos en castellano. ¿Hay una intención de atraer también al público más castellano parlante, o incluso de otros países, y de difundir o acercar el euskera al que no lo habla?

Considero que decir que una mera traducción pueda servir para aprender euskera es excesivo. Pero sí es verdad que detrás de los subtítulos existe la clara intención de ir más allá. Nos encantaría llegar a un público que no sabe euskera cantando en euskera. Es verdad que existe una estrategia de activismo lingüístico detrás de todo esto y también la intención de que un proyecto en euskera pueda romper ciertas barreras que parecen infranqueables.

En los tiempos de Vendetta tenías unos 17 años y llevas interesado en la música desde pequeño. Si no hubieras sido músico, ¿qué crees que estarías haciendo?

Comencé a estudiar música a los cinco años, a los ocho con el trombón y me subí por primera vez a un escenario a los doce, en el gaztetxe de Altsasu. Aquella noche me hizo querer dedicarme a esto de por vida. Han pasado unos cuantos años y me reafirmo en esa idea. También es verdad que si no fuera músico, tengo muy claro que sería profesor. De hecho lo fui hasta que pude dedicarme profesionalmente a la música. Ejercí en la escuela pública de Etxarri-Aranatz, donde previamente fui alumno y la verdad es que la enseñanza es algo que me apasiona y que tampoco descarto para otra época de mi vida.

El primer disco, ‘Zetak’, tiene letras más oscuras (incluso un tema sobre la pederastia). El segundo, ‘Zeinen Ederra Izango Den’, no sé si surgió en su mayoría o por completo tras el confinamiento y la pandemia. ¿Eso os impulsó a darle un aire más positivo?

Zetak es un proyecto extremadamente vivo, hemos creado un equipo de gente muy joven con muchísima inquietud y con ganas de experimentar. Es por eso por lo que cuando llegó el confinamiento, el proyecto siguió estando vivo y siguió trabajando a diario para crear contenido tanto musical como audiovisual a través de los medios que nos permitía la situación en aquel momento. De ahí surgió la canción ‘Zeinen Ederra Izango Den’, y después vinieron canciones como ‘Hitzeman’, ‘Hegan’, ‘Akelarretan’…absolutamente todas las canciones que componen este álbum tratan directa o indirectamente sobre la situación actual, por lo que podemos decir que se trata de un disco conceptual sobre esto que nos ha ocurrido en los últimos meses.

Vuestros videoclips están bastante cuidados y cuentan una historia a modo de una película. ¿Os preocupáis mucho por todo lo que rodea al proyecto? También contáis con merchan y una web con un diseño muy definido.

Entendemos Zetak como un proyecto artístico multidisciplinar, Iratxe Reparaz (directora de arte del proyecto) y yo discutimos sobre todo lo que rodea al proyecto. Todos los miembros de Zetak ponemos en duda absolutamente todo y esa actitud es la que nos hace ir más allá. Cuidamos mucho el audiovisual, el diseño y la estética general del proyecto. Creemos que todo lo que proyectamos debe decir algo y nos parece que es importante para que la gente sienta verdaderamente lo que queremos hacer sentir.

PelloR

Hemos creado mucho contenido a lo largo de estos meses y nos hemos dejado el alma en ello.  Por eso hemos conseguido ampliar nuestra audiencia y esto no ha hecho más que incrementar nuestras ganas de salir a la carretera y comernos cientos de escenarios”.

Citas como referencias a Moderat, The Blaze o Stromae. ¿Puede que también un poco de Crystal Fighters en temas como ‘Akelarretan’? O quizás sea por la combinación vasco-británica por su parte y por la tuya, que has estudiado en Inglaterra. En cuanto a los instrumentos también apostáis por la txalaparta en algunos temas, ¿os parece importante ese toque folk dentro de la electrónica y el dance?

Me gusta mucho Crystal Fighters pero nunca había pensado en ese trueque. Mi acercamiento hacia su cultura y su acercamiento hacia la mía es algo que nos une. La verdad es que bebo de muchas fuentes y ya casi me cuesta identificarlas, lo cual es interesante. Lo que sí me parece importante es preservar mi identidad dentro del marco de Zetak, es por eso que sonoridades como la txalaparta tienen su lugar en Zetak. No es folk. Es electrónica del 2021 hecha en Euskal Herria.

¿Y cómo surgió lo de colaborar con el grupo catalán Oques Grasses en ‘Hitzeman’?

Es muy común escuchar a diferentes artistas reivindicar que sus colaboraciones las han hecho con artistas que conocen personalmente o con artistas que se han encontrado en el camino. En este caso fue distinto, admiro personalmente a Josep Montero como melodista y me encanta Oques Grasses. Es por eso que decidí pedir su teléfono, pegarle un toque e invitarle a colaborar sin más dilaciones. Él estaba dispuesto. Escribí y estructuré el tema, cogí el coche, me fui a Cataluña y de ahí sale ‘Hitzeman’.

En las canciones de vuestro segundo disco añoráis los conciertos en vivo pero mientras tanto habéis obtenido mucho éxito a través de las redes e internet, ¿es vital saberlas usar adecuadamente de cara a la promoción?

Creo que las redes sociales son una herramienta muy poderosa que hay que saber utilizar. Nosotros supimos identificar desde el primer día de confinamiento que serían éstas las que nos mantendrían unidos con nuestra fanbase. Hemos creado mucho contenido a lo largo de estos meses y nos hemos dejado el alma en ello. Creemos que por eso hemos conseguido ampliar nuestra audiencia y esto no ha hecho más que incrementar nuestras ganas de salir a la carretera y comernos cientos de escenarios.

En los directos tocáis cuatro personas, aunque a menudo tú te presentas como la imagen del grupo.

En este momento podemos decir que hay más de veinte personas en el equipo de Zetak, entre ellas Leire Colomo, Iban Larreboure y Gorka Pastor son clave. Es un auténtico lujo subirse al escenario con músicos como estos. De los veintidós conciertos que hemos anunciado y estamos haciendo, tres son acústicos y en el resto no nos dejamos nada ni nadie en casa. Vamos con el set completo e intentamos que el show no pierda ni un ápice de energía por mucho que veamos al público sentado y con mascarilla.

He visto que a menudo abordáis de frente las críticas, ya sea poniendo un comentario de las redes al comienzo del vídeo de un directo o dejando claro el mensaje de #LaCulturaEsSegura cuando se cuestionó que dierais un concierto con más de mil personas entre el público.

Estas respuestas públicas al hate no dejan de ser parte de nuestra estrategia comunicativa. En principio no entramos a responder las críticas pero hay casos en los que consideramos que responder de manera pública aportando argumentos e información puede ayudar a la gente a entender qué es lo hay detrás de un proyecto como Zetak y quizás yendo más allá, en algunos casos, qué hay detrás de la cultura en general.

Zeinen Ederra Izango Den’ será también el nombre de un festival que tenéis pensado para junio, entiendo que totalmente presencial, aunque la información que he encontrado es algo misteriosa, ¿podéis contar algo sobre ello?

El secretismo ha formado parte de Zetak desde sus inicios, nos gusta poner todo en duda e ir a contracorriente, por lo que cuando todos los festivales estaban cancelando decidimos crear uno nuevo. ‘Zeinen Ederra Izango Den Fest’ es un proyecto que tenemos muy presente. Estamos trabajando mucho en él y queremos que sea una gran fiesta. Vamos a optar por mantener su ubicación y demás información en secreto hasta ver cómo se desarrolla la pandemia en los próximos meses. Texto de Roberto González. Fotografías de Jaime Venegas.

Deja un comentario