My Twitter Feed

October 28, 2020

NOTICIAS FLASH:

Akelarre. Mujeres que bailan. -

viernes, octubre 2, 2020

Ane Pikaza. Turismo (de) interior. -

viernes, octubre 2, 2020

25 años de Zinemakumeak Gara!, según ANA GUTIÉRREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

A propósito de Allen, según JORDI LABANDA. -

viernes, octubre 2, 2020

La música de Rafaella Carrà, según NACHO ÁLVAREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

Twinterview a Alex O’Dogherty. -

viernes, octubre 2, 2020

El Drogas. No hay tregua. -

jueves, octubre 1, 2020

Emma Suárez. Los que se atreven. -

jueves, octubre 1, 2020

Lois Patiño. Fascinantes (Sub)mundos gallegos. -

jueves, octubre 1, 2020

Relicta. Magnetismo por la luna. -

jueves, octubre 1, 2020

Grises. Llenos de ritmo. -

jueves, octubre 1, 2020

Romancero gitano. Y Federico escogió a Nuria Espert. -

jueves, octubre 1, 2020

Aitana Sánchez-Gijón. Mujeres valientes y luchadoras. -

jueves, octubre 1, 2020

Lee Krasner. La gran mujer detrás de Jackson Pollock. -

jueves, octubre 1, 2020

Iñaki Zubizarreta. El baloncesto me salvó la vida. -

jueves, octubre 1, 2020

Txani Rodríguez. Vida de esta chica. -

jueves, octubre 1, 2020

Restauración de la Ikastola Kurutziaga. Hacer de la necesidad, virtud. -

jueves, octubre 1, 2020

Tecnología. -

jueves, octubre 1, 2020

Moda. Tendencias otoño. -

jueves, octubre 1, 2020

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

B Vocal. Música y humor a capela

b vocal

¿En qué consiste “Diversiones originales”? ¿Cómo decidís las canciones que vais a usar? El título es bastante descriptivo. Las “diversiones” hacen alusión a que hay versiones divertidas de canciones que están en la memoria colectiva de todo el público. El concepto “originales” va entroncado al hecho de que hay temas propios y también a que les damos una originalidad especial, todo ello envuelto en ese papel de regalo que son nuestras voces que adornan todo sin necesidad de ningún instrumento musical.

¿Por qué a veces parece que se une la canción a capela con el humor? También hay muchos grupos a capela que no emplean la técnica del clown. Todo depende de lo que al artista le salga de dentro. En nosotros fue una reacción natural de carácter. Empezaron a salir pequeños gags que surgían de forma natural y vimos que al público les gustaban. El humor ha aportado más cosas al espectáculo en lugar de restarle. No solamente en España o en Europa, sino que también, por ejemplo, el público asiático conecta mucho con ello. Nos gusta evocar a la memoria musical y visual del público. Solemos recrear pequeñas escenas de algunos musicales. Pero no sólo eso, llevamos unos payasos increíbles dentro y en cuanto podemos nos caracterizamos para darle un toque más histriónico al número.

¿En qué países habéis actuado? En cada sitio que tocamos intentamos sumergirnos en la cultura del lugar. Hemos hecho canciones en japonés, en coreano, en chino, en francés, en inglés, en alemán, en italiano, en euskera, en catalán… El público lo agradece. No sabría enumerar todos los países pero al menos hemos estado en tres continentes y en unos veinte países.

Aunque sea en clave de humor tendréis que cuidar mucho las voces. Se ha dado la circunstancia de que alguno estuviéramos resfriado o con una afonía leve, pero también hemos aprendido a diversificar los recursos y las capacidades de cada uno en nuestro show. Usamos mucho los ritmos vocales, para los que recurrimos a la técnica del beatbox, simular una batería con la música. Eso es un recurso que sirve cuando uno está un poco más tocado.

También habéis hecho de locutores en la radio. Hemos colaborado en RNE y en Cadena 100. Hemos aparecido en casi todas las cadenas de televisión. A nivel comunicativo el grupo tiene mucho que decir y es muy flexible en sus formatos.

¿En el último disco le dais un toque distinto a las canciones propias? Sí, nos hemos reivindicado un poco a nosotros mismos porque hay gente que dice ‘la música a capela son todo versiones, es muy fácil’. Mentira. Hacer un espectáculo basándose en cinco voces y la técnica y compenetración es muy difícil, añadiéndole la dificultad de hacer un show, interactuar con el público, abordar los diversos géneros musicales… A eso le quisimos añadir el punto de originalidad de nuestras propias creaciones. También nos gusta darle un toque divertido a nuestras versiones, que van un poco en la línea de maestros como Les Luthiers, que apuestan por juegos de palabras que sorprenden al espectador. Texto de Roberto González.

Deja un comentario