My Twitter Feed

August 14, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Beth Hart. Fuego y alma.

BethHart

La cantante y compositora estadounidense da muestras de su versatilidad en Fire on the Floor, su trabajo más reciente, grabado en tan solo tres días tras las difíciles circunstancias de su anterior disco, Better Than Home. En julio llegará al Mundaka Festival para ofrecer un recital de soul, blues y rock.

Escribiste y grabaste Fire on the Floor antes de que se mezclaran las canciones de tu álbum anterior, Better Than Home. ¿Fueron muy distintas las circunstancias a la hora de grabar este disco con respecto al anterior? Fue muy, muy diferente. Estuve escribiendo mucho para Better Than Home y fuimos una semana a Nueva York para grabarlo. Pero fue una experiencia muy dura porque uno de los productores, Michael Stevens, se estaba muriendo de cáncer. Estábamos todos descorazonados y fueron momentos muy duros. Antes de que el disco estuviera mezclado estaba grabando Fire on the Floor porque necesitaba hacer más música para liberarme de todo ese dolor. Oliver Leiber produjo Fire on the Floor y reunió a un montón de músicos fabulosos: Michael Landau, Waddy Wachtel, Jim Cox, Dean Parks, Brian Allen, Rick Marotta …Eran fenomenales y grabamos Fire on the Floor en tan solo tres días. Fue muy rápido, divertido y ligero.

El resultado es diferente. Este disco parece más libre y tiene mayor diversidad en sus estilos musicales. Sí, totalmente de acuerdo contigo. Siempre que vas a trabajar con músicos diferentes y especialmente con diferentes productores va a tener un enfoque diferente. Creo que por eso muchos músicos trabajan siempre con los mismos productores durante años porque quieren mantener un estilo. Si no está roto, no lo arregles… pero para mí una de las cosas que me ha permitido crecer mucho en el estudio es trabajar con diferentes productores. Personalmente me encanta.

¿Puedes contarme algo sobre tu manera de componer? He leído que a menudo escribes demasiadas canciones y después tienes que trabajar para darle un toque cohesivo al álbum. No me interesa dar un toque cohesivo al álbum. Me importan una mierda esa clase de cosas. Me gusta que las canciones sean diversas. Pero he notado que a algunos productores sí les importa. Cuando hice Better Than Home los dos productores estaban muy interesados en que fuera coherente. Me gusta trabajar en diferentes direcciones y escribir un montón de canciones porque te da más oportunidades para conseguir mejores canciones para ese álbum. Simplemente funciona bien para mi forma de trabajar.

Muchas de tus canciones tratan sobre el amor. Algunas tienen un tono más ligero como “ Coca Cola” y otras más oscuro como “Love is a Lie” o “Fire on the Floor”. ¿Crees que el amor se define por esos extremos? Por supuesto que sí. Y estoy seguro de que tú opinas lo mismo. A veces el amor te rompe el corazón y otras veces te hace sentir fabulosa, a veces te hace sentir ligero y otras veces te hace sentir como que no puedes respirar. Claro que tiene todos esos extremos. La vida tiene esos extremos. Tenemos que nacer y morir, y todo lo que ocurre en medio.

Ella Fitzgerald, Janis Joplin, Aretha Franklin o Etta James son citadas a menudo como tus influencias. ¿Crees que las mujeres son más reconocidas en el soul y el blues frente a otros géneros musicales? No creo que las mujeres estén más reconocidas en el género del soul y el blues. Hay muchos más hombres famosos en el soul y el blues. Miles Davis, Otis Redding, Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Robert Johnson…la lista sigue y sigue. Pero no prefiero a las artistas femeninas frente a los hombres en absoluto. De hecho probablemente hay más artistas masculinos que me gustan. En cualquier caso existen un montón enorme de artistas que adoro, Bob Marley, Robert Plant, Ozzy Osbourne, Otis Redding…pero también amo a muchas artistas femeninas como las que has mencionado o Carole King, y podría mencionar muchas más.

¿Y qué artistas femeninas te gustan en la actualidad? Me gusta Florence de Florence and the Machine. Creo que ella y su banda son geniales. Adoraba a Amy Winehouse. Ella era una bomba. Me encanta Melody Gardot. Pienso que es una escritora de canciones fantástica, una música increíble y una maravillosa vocalista. No soy necesariamente la mayor fan de la música de Rihanna, pero me encanta su voz.

BethHart04__1133MonaNordøy

“No creo que las mujeres estén más reconocidas en el género del soul y el blues. Hay muchos más hombres famosos en el soul y el blues. Miles Davis, Otis Redding, Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Robert Johnson…la lista sigue y sigue. Pero no prefiero a las artistas femeninas frente a los hombres en absoluto. De hecho probablemente hay más artistas masculinos que me gustan. En cualquier caso existen un montón enorme de artistas que adoro, tanto hombres como mujeres”.

Tu colaboración con intérpretes tan variados como Joe Bonamassa, Jeff Beck o Slash parece indicar que tienes tanto interés por el soul y el blues como por el rock y el hard rock. ¿Están esos estilos más relacionados de lo que parece? Sí, creo que lo están. Personalmente pienso que todo empezó con el gospel en los Estados Unidos porque tenías a los esclavos negros, que era gente que estaba muy maltratada y tenía su música gospel que reflejaba un montón de emociones. De ahí salió el blues, el jazz… y el rock and roll surgió del blues. Todo vino de la gente negra. Para mí está todo conectado y amo todo tipo de música. Todo viene del alma, de la necesidad de ser escuchado y tratar de sentirte mejor durante esa lucha y es increíble. Me encanta la variedad. No me gusta repetirme como compositora o como cantante. Me aburriría muchísimo si hiciera siempre la misma cosa. Sin embargo hay artistas que adoro como Fionna Apple que tiene su propio sonido y es muy coherente consigo misma. Es tan maravillosa que no tiene que tener diferentes estilos. Es Fionna Apple, es simplemente fabulosa.

Has vivido algunos momentos difíciles en el pasado, ¿la música te ayudó?. Oh, sí. Pero déjame que sea muy clara cuando digo que la música me ayudó. Dios es quien me ayudó realmente. Dios me dio la música, me dio a mi marido, a mis padres, la medicina para mi bipolaridad, a la gente que me ayudó con el alcoholismo y la drogadicción…todo lo bueno que me ha ocurrido incluida la vida viene de Dios, y lo digo de corazón. Cuando empecé con el piano de pequeña, a los cuatro años, mi padre era adicto al juego y estaba en el proceso de dejar a mi madre por otra mujer. En mi casa había mucho dolor. Recuerdo ir al piano y sentir en él a Dios. Ese sentido de poder, protección, amor, gracia, misericordia y fuerza. Y hasta el día de hoy cuando me siento descorazonada, perdida o asustada acudo al piano o a cualquier otro instrumento y pienso que Dios está ahí al igual que ocurre cuando doy un paseo y veo las flores y los animales y pongo mis pies desnudos sobre la tierra y siento a Dios. Siento a Dios cuando conozco a gente que está luchando y tiene esperanza a pesar de todo lo que han sufrido. Veo a Dios ahí. Es realmente Dios quien me ayuda en todo y la música es sólo una parte de lo que me da para ayudarme.

¿Tienes algún recuerdo de tu anterior paso por España? Como estamos trabajando y vamos en la carretera no tenemos mucho tiempo para conocer la cultura de cada sitio. Sólo llegamos a conocer los lugares cuando volvemos una y otra vez a un país. Una de las mejores formas que conozco de integrarme es ir allá donde los lugareños suelen comer y escuchar a la gente hablar sobre lo que es importante para ellos. Esa es la mejor manera de conocer una cultura, comiendo lo que ellos comen, conociendo a su familia y escuchándoles hablar sobre lo que les importa. Cuando fui de vacaciones a Grecia traté de ir específicamente a aquellos sitios donde iban los propios griegos, no a donde iban los turistas. Hacer música es un gran honor pero conseguir ir a todos los lugares de este maravilloso mundo y conocer a la gente alrededor del mundo es una manera estupenda de abrir la mente. Yo fui criada en América con una forma de ver las cosas y lo maravilloso de mi trabajo es que me permite ver otras maneras de entender la vida.

¿Qué tienes planeado para tu concierto en Mundaka Festival? ¿Sabes algo sobre el festival o sobre el País Vasco?  Incluirá temas de toda mi carrera y podéis esperar tanto momentos tranquilos como hardcore. No sé mucho sobre el festival o sobre el País Vasco pero estoy deseando conocerlo, por supuesto. Texto de Roberto González. Fotografías de Mona Nordøy.

Deja un comentario