My Twitter Feed

November 22, 2019

NOTICIAS FLASH:

Gin MG RINDE HOMENAJE A EUSKADI. -

lunes, octubre 14, 2019

Alice Waddington. Jaulas de oro. -

martes, octubre 1, 2019

El Universo Marvel, según DANI LAGI. -

lunes, septiembre 30, 2019

Twinterview a Paula Púa. -

lunes, septiembre 30, 2019

El regreso de los facsímiles, según PROEZAS FANZINE. -

lunes, septiembre 30, 2019

Frozen 2. Más allá de Arendelle. -

lunes, septiembre 30, 2019

Zombieland: Mata y remata. ¡De vuelta al Apocalipsis! -

lunes, septiembre 30, 2019

Leticia Dolera. El mundo del revés. -

lunes, septiembre 30, 2019

La canción humorística, según IBON BELANDIA -

lunes, septiembre 30, 2019

Kim Lenz. Tras las huellas de las pioneras. -

lunes, septiembre 30, 2019

Cala Vento. Dos son multitud. -

lunes, septiembre 30, 2019

Nikki Hill. Música de raíces…felinas. -

lunes, septiembre 30, 2019

El Reno Renardo. Hicieron la grulla de Karate Kid. -

lunes, septiembre 30, 2019

Deje su mensaje después de la señal. Como la vida misma. -

lunes, septiembre 30, 2019

El sentido del humor: Dos tontos y yo. La risa siempre está ahí. -

lunes, septiembre 30, 2019

Horror. Nuestros miedos más profundos. -

lunes, septiembre 30, 2019

De Delacroix a Beckmann. Impresionismo alemán. -

lunes, septiembre 30, 2019

Fotopop Weekend. La fiesta de la fotografía en Barakaldo. -

lunes, septiembre 30, 2019

Tecnología. -

lunes, septiembre 30, 2019

Moda. Para él/Para ella. -

lunes, septiembre 30, 2019

Mark Yarm. El sonido que sacudió el mundo.

TEMANC

El escritor Mark Yarm nos da las claves para comprender mejor uno de los grandes acontecimientos culturales y sociales de finales del pasado siglo: la explosión del grunge. Un esfuerzo hercúleo con forma de libro que pretende dar voz a todo aquel que tuvo algo que ver con ese fenómeno global que tuvo su origen en la ciudad de Seattle. 600 páginas y más de 250 entrevistas, ¿podría decirse que este “Todo el mundo adora nuestra ciudad…” es el libro definitivo sobre la historia del grunge? No me siento muy a gusto con la palabra “definitivo”, ¡pero en verdad que…