My Twitter Feed

December 3, 2020

NOTICIAS FLASH:

30 Monedas. Los Evangelios Apócrifos de Álex de la Iglesia. -

lunes, noviembre 30, 2020

Historias Lamentables. Así (no) son las cosas. -

lunes, noviembre 30, 2020

Dear Werner. Una odisea cinéfila. -

lunes, noviembre 30, 2020

A media voz. Amiguísimas para siempre. -

lunes, noviembre 30, 2020

My Mexican Bretzel. Las verdades de Vivian. -

lunes, noviembre 30, 2020

Twinterview a Inés Hernand. -

lunes, noviembre 30, 2020

Living Postureo. Muy válidos. -

lunes, noviembre 30, 2020

A Tale of Paper. Un cuento de éxito. -

lunes, noviembre 30, 2020

Gatibu. En la música está la salvación. -

lunes, noviembre 30, 2020

Soleá Morente. Evolución natural. -

lunes, noviembre 30, 2020

Nøgen. Debajo de todo. -

lunes, noviembre 30, 2020

Hesia Urraturik. Xabier Lete In Memoriam. -

lunes, noviembre 30, 2020

Cayetana Guillén Cuervo. En los zapatos del otro. -

lunes, noviembre 30, 2020

Brodas Bros. Bailando por el mundo. -

lunes, noviembre 30, 2020

Mercedes deBellard. Retratando a la guardiana de Mazoka. -

lunes, noviembre 30, 2020

Antimanifesto. El movimiento ciudadano ante el poder autoritario. -

lunes, noviembre 30, 2020

Álvaro Siza. El maestro de la luz. -

lunes, noviembre 30, 2020

Xbox Series X, la madurez llega a las consolas. -

lunes, noviembre 30, 2020

Moda: hoy me quedo en casa. -

lunes, noviembre 30, 2020

Akelarre. Mujeres que bailan. -

viernes, octubre 2, 2020

Charles Randolph. El juego de la crisis.

the big short

El guionista Charles Randolph (“Amor y otras drogas”) se une al director Adam McKay (“El reportero: la leyenda de Ron Burgundy”) para explicar en clave de farsa cómica la historia de un grupo de individuos que supieron predecir el crack del mercado inmobiliario y sacar provecho de ello, apostando contra los bancos. La cinta, en la que destaca un inmenso Steve Carell, ha obtenido cinco nominaciones a los Oscar. La película está basada en el libro de Michael Lewis, que a su vez se inspira en personas reales. ¿Por qué algunos de ellos, como Michael Burry, conservan su verdadero nombre…