My Twitter Feed

October 1, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

LA ADOLESCENCIA, según Jaume Funes

Jaume Funes

Entrevista respondida por email el 12 de mayo de 2014

LA ADOLESCENCIA, según Jaume Funes

“Álex no entiende el mundo” de Jaume Funes está editado por Montena, tiene 317 páginas y cuesta 15,95 euros

“Si algo tengo claro es que no hay que pasar por la vida sin enterarse, que a ratos hay que pensar en ella”, escribe Álex en su blog personal. Por medio de una estructura que combina el relato ficcionado con consejos pedagógicos, el psicólogo y educador Jaume Funes (Calatayud, 1947) intenta dar respuesta a los grandes interrogantes de la adolescencia. Las nuevas tecnologías, las chicas o las diferencias sociales son algunos de los temas que plantea “Álex no entiende el mundo”. Pero ¿qué saben los adultos sobre los adolescentes? ¿Se relacionan adecuadamente con ellos? El autor nos da su visión al respecto.

El libro comienza con una invitación a la lectura. ¿Leen poco los jóvenes o hay que saber llamar su atención? Igual que pasa con sus adultos estaría bien que leyeran más. Pero no podemos hacer comparaciones. El mundo de internet y de las pantallas ha incrementado otras formas de “lectura” y, por lo tanto, tienen más actividad lectora. Mi invitación es a leer (como sea) para pensar y construir una visión propia del mundo.

También se mencionan pronto las nuevas tecnologías. ¿Crees que para ellos es más atractivo el ebook que el libro en papel? No se trata de soportes sino de para qué se lee y con qué pautas. Una pantalla aburre exactamente igual que el papel si el adolescente no encuentra entre esas letras su vida.

Se tiende a ver las redes sociales como algo negativo que favorece la incomunicación en la vida real, ¿hay que desmontar ese mito? En nuestra relación con los adolescentes los adultos solemos alarmarnos ante cualquier novedad. La amistad virtual es real y para nada excluye la relación presencial. No se trata de moderar el uso de las redes sino de construirse como personas en un mundo global, digital y en red.

 ¿Qué hay de cierto en la clásica imagen de que un adolescente problemático surge de un entorno familiar desestructurado? No deja de ser una explicación para no pararnos a pensar que todos los adolescentes siempre entran en crisis cuando descubren el sinsentido que les rodea. No obstante, no es lo mismo llegar a la adolescencia habiéndose sentido querido que habiendo experimentado abandono y maltrato.

¿Te parece que la adolescencia es un período cada vez más alargado? ¿Los padres actuales están, a su vez, menos preparados? Buena parte de los interrogantes adolescentes pueden estar respondidos cuando llegan a los 17, 18 años, pero se les mantiene en el limbo cuando no pueden tomar decisiones autónomas sobre su vida. Pero ser algún día mejor que los padres actuales no requiere grandes esfuerzos…

¿Cómo se debe hablar al adolescente? Hay que pararse a mirar y escuchar. Solemos dar respuestas a problemas que no tienen y olvidarnos de lo que realmente les preocupa.

El libro incita a no conformarse con la situación del mundo, ¿es ahora más importante que nunca? Creo que sí. Hoy el márquetin global intenta que sean educados como buenos consumidores para ahora y para el futuro. Además, el discurso conservador dominante, como no puede justificarles los absurdos del mundo, les traspasa el mensaje de que nada puede cambiarse.

Muchos de los consejos que se dan en el libro serían aplicables a cualquier persona, adolescente o adulta. Los tutores del adolescente que lea el libro se pueden encontrar con que se incrementa el número de preguntas “impertinentes” que les hacen. Es mejor que ellos también lo lean. Tanto nosotros como los adolescentes pedimos a una lectura otros horizontes y explicaciones que luego , en parte, aplicamos.

Deja un comentario