My Twitter Feed

October 1, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Los enemigos. Una bestialidad absoluta.

losenemigos

‘Bestieza’ es el título del nuevo trabajo de Los Enemigos; un título que resume perfectamente lo que vamos a encontrar en su interior: caña “enemiga” en un disco bestial en el que recuperan la mejor versión en estudio de una de las mejores (o la mejor) banda del rock estatal.

Empecemos con una pregunta poco original: ¿Por qué ‘Bestieza’? (Risas) Es una palabra que define muy bien la actitud con la que hemos afrontado estas nuevas canciones, metiéndoles bastante caña. Como anécdota, te diré que la palabra está sacada del catalán y en castellano sería algo así como “salvajada” o “animalada” y, como me gustó cuando lo escuché, decidí castellanizarla porque vi que definía perfectamente lo que estábamos haciendo: en el local estábamos dando mucha caña a esas canciones que venían un poco más blanditas de casa, intentando recuperar la línea melódica y unas armonías interesantes, meterles más caña y velocidad… ¡Bestieza!

La verdad es que, a diferencia de vuestro anterior ‘Vida inteligente’, os ha salido un disco muy “enemigo”… Sí, este es más redondo y tiene una personalidad más definida. En Vida inteligente la cosa está un poco dispersa, hay buenas canciones pero no tiene el peso específico que tiene este, que creo que es un disco muy coherente y con diez canciones de las que no sobra ninguna y por eso creo que estamos tan contentos los cuatro.

También es un disco con canciones muy directas casi todas de tres minutos o menos… Sí, por eso encajaba dentro de ese concepto de ‘Bestieza’: canciones sin florituras, directas, al grano y densas… hemos quitado paja y no hay apenas solos, lo que no quiere decir que no haya habido un trabajo muy importante de guitarras, aparte de otros detalles y arreglos muy chulos.

¿Había ya necesidad de canciones nuevas? Claro, si no, apaga y vámonos… si somos un grupo vivo, tenemos que hacer canciones. Además, ya había pasado mucho tiempo desde ‘Vida inteligente’ y, desde entonces, han pasado muchas cosas y, si no lo haces, se te van las cosas de las manos. Ya era hora de juntarnos para hacer nuevos temas.

Teniendo en cuenta que todos tenéis vuestros proyectos paralelos, supongo que será complicado juntaros para hacer nuevas canciones ¿cómo se ha gestado este nuevo trabajo de Los Enemigos? Básicamente, teniendo el material para trabajar. Cuando te juntas con algo interesante y con una idea para hacer un disco, ya sólo es cuestión de currar y currar en el local de ensayo y, en la medida de lo posible, aparcar el resto de proyectos particulares y dedicarnos a “enemiguear”, que es lo que toca este año y, probablemente, el que viene.

Como es habitual en Los Enemigos, en ‘Bestieza’ no hay ningún miedo a seguir investigando diferentes territorios musicales… Pues sí, la verdad es que, para ser un grupo de rock en castellano, tenemos muy pocas manías y nos hemos acercado al blues, al country, al soul… pero ahora quizá estemos en un momento más pop y más punk que otra cosa, olvidándonos de raíces… leía el otro día una cosa de Sánchez Ferlosio que decía que tiene que ser incomodísimo eso de tener raíces y me hizo mucha gracia… pues nosotros hemos hecho eso: nos hemos dejado de raíces y de hostias, nos hemos quedado con el tallo… y palante! Al final, este disco sigue esa línea “bestieza” dentro de ese punk pop o power pop… o llámalo como quieras, y hay menos influencia de músicas de raíz y los temas están más centrados en las melodías y los guitarrazos… es una cosa más visceral.

enemigos

“Ahora quizá estemos en un momento más pop y más punk que otra cosa, olvidándonos de raíces… leía el otro día una cosa de Sánchez Ferlosio que decía que tiene que ser incomodísimo eso de tener raíces y me hizo mucha gracia… pues nosotros hemos hecho eso: nos hemos dejado de raíces y de hostias, nos hemos quedado con el tallo… y palante!”

En cuanto a las letras, en los últimos años, tanto en solitario como con el grupo, tengo la sensación de que cada vez eres más directo en tu forma de escribir, ¿es real esa sensación? Puede ser que esté afinando la puntería y la verdad es que, con el trabajo de letras en el disco, también estoy muy contento porque es lo que suele dar más guerra. Creo que se nota una línea definida a nivel letra con más peso específico en cada canción, va más al grano, no hay tanta obsesión por hilar fino y parece bastante claro lo que se quiere decir, que suelen ser mensajes contundentes que muestran la cara menos amable de nuestra sociedad. Al final, a la hora de escribir, ahí está el folio en blanco para expresar tus inquietudes… está muy bien echar unos bailes y todo eso, pero también está muy bien echar a volar la imaginación y contar cosas… desde luego, a mí, como consumidor de música, me gustan las canciones que me digan cosas con las palabras y que me hagan pensar.

Incluso hay un homenaje a José Luis López Vázquez con esa frase que aparece en ‘Siete mil canciones’… Sí, me acordé de aquella memorable frase y le venía al pelo a la canción; aparte, también es un homenaje a nuestro cine, siempre apetece homenajear la cultura de uno y, en concreto, esa época gloriosa del cine español, así como la literatura de los años 50 y 60, cuando hay una explosión de imaginación impresionante que, supongo que sería por las ganas que había de soñar otras realidades en la época de la dictadura.

¿Cómo ha encajado David Krahe en el grupo? Pues ha sido algo muy natural. Cuando llamé a David para ver si conocía algún guitarra se mosqueó y me dijo “¡Coño, pues yo!” (risas). La verdad es que ha sido todo muy sencillo, nos conocemos desde hace muchos años y la compenetración entre nosotros es total, porque llevamos mucho tiempo tocando juntos y nos hemos pateado la península de arriba a abajo muchas veces. Además, él conocía el repertorio de Los Enemigos de toda la vida, igual que nosotros conocemos lo que hace él con Los Coronas y con Corizonas. Para mí, ha sido un placer trabajar con alguien las guitarras, que es algo que hacía mucho tiempo que yo no hacía y hay un trabajo ahí que se nota también en el trabajo de producción, donde hemos contado con otro viejo amigo como Carlos (Hernández), que era un valor seguro y que también encajaba de nuevo en el concepto de “bestieza” porque, aunque él como productor hace de todo, lo que le pone es esta línea guitarrera, contundente, punk… lo que él llama “zurra” y nosotros “bestieza”.

Para terminar, era inevitable ese homenaje en los créditos a Rafael Fustes, que tanto hizo por la historia enemiga, ¿no? Hombre claro, yo lo tenía guardado porque, en este tiempo, saqué mi directo en solitario y estaba tentado porque la perdida de Rafa estaba muy reciente, pero quise esperar a que sacáramos algo Los Enemigos porque tenía mucho más sentido para todos. Todos le guardamos en nuestra memoria porque fue una persona muy especial y hay que recordarle.

Texto de Sergio Iglesias. Fotografías de Óscar Carriquí.

los_enemigos_bestieza

Deja un comentario