My Twitter Feed

October 1, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Bea Insa (‘Hipólito’). Fedra desde el salón.

Hipolito

La compañía vasca La Pacheca Collective programa para este fin de semana  (2 y 3 de mayo) nuevas funciones de `Hipólito’, una revisión contemporánea del mito de Fedra, tras haber agotado entradas en las anteriores representaciones. Hablamos con la protagonista, Bea Insa (‘Paradigma’, ‘Camiselle’), sobre esta muestra de “teatro confinado”, que admite 20 espectadores por función a través de la aplicación Zoom.

El teatro confinado surgió como una propuesta del madrileño Teatro La Abadía. ¿Decidisteis uniros pronto a esa iniciativa?

Varios días después de la declaración del estado de alarma empezamos a sentir la necesidad de hacer algo, de imaginarnos el acto teatral o algo parecido en esta situación. Pensábamos en opciones, un espectador y un actor en un espacio abierto, un monólogo o un cuento por teléfono… Hasta que vimos que en Madrid, Londres, Nueva York, ya se empezaban a realizar espectáculos en este formato on line. No lo dudamos un momento y nos sumamos.

Se citan como influencias al poeta Iannis Ritsos y al dramaturgo Per Olov Enquist, así como textos propios, pero habéis decidido titular la obra ‘Hipólito’, como la tragedia de Eurípides, en lugar de ‘Fedra’ o ‘Para Fedra’, pese a que el personaje al que vemos es esta última, ¿a qué se debe?

Toda la obra gira en torno a Hipólito. Hipólito es el motor, el deseo, el conflicto, el objetivo, es la dirección hacia la que va Fedra.

¿En qué sentido se puede considerar a Fedra como una heroína feminista?

Ella reivindica la libertad de amar a quién uno quiera, lejos de prejuicios sociales. Está comprometida con la feminidad y se enfrenta a la sociedad que la cuestiona y juzga por enamorarse de un hombre mucho más joven que ella. Cuando ocurre al revés, está consentido e, incluso, se aplaude. La sociedad patriarcal mata la sexualidad de la mujer una vez es madre. Ella se rebela ante eso.

La versión original de la obra se estrenó en 2011. ¿Ha sido muy difícil adaptarla a un par de domicilios particulares?

Ha ido por etapas. Primero se estrenó como una obra de teatro de sala. Luego, se adaptó a lo que se conoce como “teatro de salón”, es decir, con muy pocos espectadores que juegan el papel de los amigos de Fedra, a quien ella cuenta sus secretos, deseos, su historia de amor con Hipólito. Ahora, en esta versión en “teatro confinado” que presentamos, hemos perdido el trabajo físico de la actriz, pero hemos ganado en intimidad y proximidad con el público, ya que todo ocurre muy cerca de la cámara del ordenador.

En La Pacheca Collective soléis trabajar con una puesta en escena sobria. En este caso, ¿se busca una sensación atemporal o incluso contemporánea aunque parta de un mito griego?

Es una revisión contemporánea, con un lenguaje y referencias actuales aunque también a la mitología griega, claro, pero todo muy clarito y con mucha cercanía. Sigue siendo un montaje sobrio porque con una copa de vino, una camisa y una cadena, sucede todo. Es un trabajo de actor, en este caso de actriz. Se representan varios personajes, escenas, situaciones… El espectador viaja desde un acantilado a la casa de Fedra, desde un bosque a una conversación de una actriz con su público. Es muy rico.

hipolito2

“Es una revisión contemporánea, con un lenguaje y referencias actuales aunque también a la mitología griega,  pero todo muy clarito y con mucha cercanía.  Es un trabajo de actor, en este caso de actriz. El espectador viaja desde un acantilado a la casa de Fedra, desde un bosque a una conversación de una actriz con su público. Es muy rico”.

¿Qué importancia tiene la música de la violonchelista Nerea Aizpurua en la representación? Ya que habéis decidido mantener ese elemento en directo incluso en este formato “simplificado”…

En la versión de sala, era el violonchelo, con una zarabanda de Bach, el que recibía al público. Aquí hemos querido hacerlo igual. Luego hay una melodía que el chelo, Nerea, interpreta, que también canta el personaje. Y también hay atmósferas musicales que marcan tensiones, momentos fuertes de la obra, y también pasajes más calmos. La música en directo enriquece sin ninguna duda la obra, es un personaje más que late con la historia que contamos.

Aunque este “teatro confinado” sea una situación temporal, ¿le habéis encontrado alguna posibilidad expresiva que no permita el teatro convencional?

Hay muchos elementos con los que jugar: la cercanía, la intimidad… Exploramos las máximas posibilidades en el plano que se ha elegido. Aquí, sin ninguna duda, se cumple a rajatabla el menos es más.

Un 50% de la recaudación va a parar a la fundación #YoMeCorono. La cultura, más allá de su valor intrínseco, ¿debe mostrar conciencia social en momentos como este?

Este proyecto surge de una reacción a la pandemia. Queremos mantener viva la cultura en momentos tan duros como este, aportar nuestro granito de arena. Por otro lado, el mundo de la cultura siempre se muestra solidario en momentos de crisis. Aunque nosotros siempre estemos en crisis, jaja… En este caso queremos reivindicar la importancia de la investigación científica que tantos recortes ha sufrido en este país.

¿Crees que el teatro puede sufrir más esta crisis que otros sectores culturales? ¿Confías en la fidelidad de la audiencia y/o en posibles apoyos institucionales?

En España nunca se ha tratado bien a la cultura, no importa al mando de qué partido hayamos estado. No creo que el teatro esté más castigado que el cine, la danza, la escultura…, por ejemplo. Estamos todos en el mismo saco. Podremos mantener a la audiencia siempre y cuando las instituciones no se olviden de nosotros, que son las que tienen que ayudar a que este vínculo y esta relación con la audiencia no se rompa. Y luego las instituciones tienen que ayudar, defender con garras y dientes la importancia de la cultura, y también abrir su campo de visión y no ayudar sólo a los peces gordos. También hay peces medianos y pequeños. Texto de Roberto González.

hipolito1

 

Puedes adquirir entradas para ‘Hipólito’ , dirigida por Antonio Morcillo López, con Bea Insa y Nerea Aizpurua, aquí:  https://www.eventbrite.es/e/entradas-hipolito-teatro-confinado-quedateencasa-101799988506

Deja un comentario