My Twitter Feed

September 26, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

091. A la altura de la leyenda.

091_foto 2@Carlos Bullejos

Uno de los acontecimientos musicales del pasado año fue la publicación del nuevo disco de 091 después de casi 25 años sin hacer canciones nuevas. Estos nuevos temas suponen el verdadero regreso de la banda granadina después de que, en 2016, decidieran volver a juntarse para realizar una exitosa gira que demostraba que la máquina estaba perfectamente engrasada, algo que queda patente en este nuevo disco, ‘La otra vida’.

¿Cómo surge la idea de volver a meteros juntos en el estudio, después de tantos años? José Antonio García (JAG): Después del éxito de la Maniobra de Resurrección nos planteamos seguir, pero para continuar no podíamos volver para hacer el mismo repertorio, teníamos que ofrecer algo nuevo, así surgió la idea de grabar este material.

José Ignacio Lapido: La condición para la nueva vuelta era esa, tener canciones nuevas y que éstas estuvieran a la altura. Nos pusimos manos a la obra y eso es lo que hay en ‘La otra vida’.

¿Lo teníais pensado desde que os volvisteis a juntar o fue el ambiente que hubo en esa la gira lo que os motivó a hacer el disco? JAG: Nosotros fuimos los primeros sorprendidos al ver el éxito de la gira, teníamos pensado hacer unos cuantos conciertos y pasarlo lo mejor posible sin hacer planes, pero todo se desbordó y, lo que iban a ser unos cuantos conciertos, se convirtió en doble disco en directo, lleno en todos los lados, dos plazas de toros en Granada…

Tacho González: A eso se añadió que Warner también quería sacar un disco nuestro, y había buena disposición, pues los conocemos desde que algunos de ellos empezaron en Dro en los 80.

¿Notabais que la gente os demandaba que sacarais temas nuevos? Lapido: Supongo que nuestros seguidores estarían encantados con la idea de que existiera una mínima posibilidad de que volviéramos. Pero nosotros tomamos nuestras decisiones por otras razones. Había que tener una buena colección de canciones y la fuerza de voluntad necesaria para hacer el trabajo.

JAG: El hecho de que hubieran pasado tantos años sin tener disponible ningún tipo de material hizo que hubiera mucha hambre de discos, merchandising, etc.

Tacho: También nos apetecía a nosotros. Aunque, a la vez, nos daba un poco de vértigo porque no sabíamos qué podría salir y cómo sería recibido. Al final, creo que hemos hecho un buen disco. En muchos aspectos superior a discos nuestros anteriores.

¿Durante la grabación habéis sentido en algún momento la presión de tener que estar a la altura de la leyenda de los grandes discos de los Cero de los 80 y los 90? JAG: Todo lo contrario, siempre hemos tenido plena libertad en todo lo referente al disco, estudio, productor, imagen… Por eso estamos tan contentos con este disco, porque es el disco que hemos querido hacer ahora, sin nostalgias, ni miedos a nuestra propia sombra.

Tacho: Bueno, yo lo matizaría. No creo que tuviéramos miedo pero, evidentemente, sabíamos que nos iban a juzgar. También tengo que decir que, cuando tienes cierta edad, cada vez te importa menos lo que piensen los demás de ti.

“Siempre hemos tenido plena libertad en todo lo referente al disco, estudio, productor, imagen… Por eso estamos tan contentos con este disco, porque es el disco que hemos querido hacer ahora, sin nostalgias, ni miedos a nuestra propia sombra”.

¿Cuáles han sido las diferencias más notables que habéis notado en el proceso de composición y grabación respecto a lo que hacíais antes? Tacho: Yo hacía 25 años que no grababa. Evidentemente, la tecnología digital hace las cosas más fáciles, pero es curioso que, a la vez, he notado una tendencia en los ingenieros en buscar efectos vintage o retro: sonidos de válvulas, reverb de cintas y cosas así.

Lapido: Yo, en cambio, sí he seguido grabando y editando discos durante los 25 años que han pasado. He ido viendo cómo cambiaban las técnicas de grabación pero, básicamente, lo esencial sigue siendo lo mismo: cinco tíos tocando y unos micrófonos recogiendo lo que tocas. Que se grabe cinta magnética o en un ordenador es lo de menos, lo importante es la interpretación y lo que estás cantando.

¿Por qué habéis elegido a Frandol para la producción? JAG: François es amigo nuestro desde las giras que hicimos a finales de los 80 por Francia. En todos los discos anteriores, los productores eran personas que no tenían amistad con nosotros, que no nos conocían, y François era el hombre ideal para eso.

Tacho: Bueno… en el caso de Joe Strummer sí que había amistad. Joe no ganaba nada produciendo a un grupo desconocido del sur de España, lo hizo porque éramos amigos y le gustaba el grupo y las canciones.

Lapido, en cuanto a la composición, el sonido de las canciones de ‘La otra vida’ está muy cercano al de tus trabajos en solitario. ¿A la hora de componer tienes una especie de cajón con dos departamentos o, si estás componiendo para los Cero, no piensas para nada en el Proyecto Lapido? Lapido: No, lamentablemente no soy tan prolífico como para tener ese tipo de mobiliario en el que guardar muchas canciones. Cuando acabé la gira de presentación de mi último disco, ‘El alma dormida’, ya sabía que los Cero íbamos a grabar si conseguíamos las canciones necesarias para ello, así que me puse a trabajar. Todas las canciones que hay en el disco se compusieron en 2018 y principios del 19. Evidentemente saber que esas canciones eran para el grupo debe haber influido en mi subconsciente, pero son ya muchos años escribiendo canciones y sé que lo importante para que una canción funcione es que la mezcla de melodía, ritmo y letra sea imbatible, que no flaquee por ningún lado.

¿Crees que habéis conseguido hacer uno de los mejores trabajos de la discografía de 091? JAG: Con los discos anteriores nunca salimos contentos del resultado final. Creo que éste es un buen disco, con muy buenas canciones y estamos satisfechos del resultado final. Somos 091 del siglo XXI.

Tacho: Yo también creo que es uno de nuestros mejores discos y creo que esto quedará aún más claro cuando vaya pasando el tiempo. Creo que va a ser un disco de largo recorrido.

Aunque todos habéis seguido con otros proyectos durante todos estos años de parón de los Cero, ¿qué diferencias habéis notado en la industria musical entre los 091 de 1996 (año de despedida) y los 091 de 2019 (cuando volvéis a grabar) JAG: El panorama ha cambiado totalmente, en algunos aspectos ha mejorado. Por ejemplo, en cuanto a las condiciones de trabajo de los artistas, que son algo menos precarias. En otros ha empeorado; la aparición de internet ha hecho que la música se considere como algo gratuito por lo que nadie está dispuesto a pagar. Otro aspecto llamativo es la práctica desaparición de los soportes físicos en la música. Texto de Sergio Iglesias. Fotografía de Carlos Bullejos.

Deja un comentario