My Twitter Feed

September 24, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Y tú, ¿por qué eres negro? Historias de la negritud en España.

porquenegro

Charlamos con el fotógrafo madrileño Rubén H. Bermúdez sobre su proyecto ‘Y tú, ¿por qué eres negro?’, un fotolibro sobre lo que supone ser negro en España y que en breve tendrá continuidad como documental.

¿Cómo surge el proyecto? Al principio solo sabía que quería hacer un fotolibro y que el título sería ‘Y tú, ¿por qué eres negro?’. Era una excusa para explorar mi negritud. Comencé a acumular imágenes que tuvieran relación con la negritud en España, con su historia y su representación, pero también de mi álbum familiar o del imaginario pop. Abrí un blog, que más tarde se convertiría en una cuenta de Instagram, donde iba subiendo todo. Además comencé a escribir diferentes hitos o anécdotas de mi vida que tuvieran relación con la raza sin saber muy bien qué estaba haciendo.

Con el tiempo me dieron una beca y de alguna manera perdí el control del proyecto: una de las condiciones del patrocinador era que en un año debería publicar el libro. Fue un proceso errático y angustioso. Había acumulado imágenes de todo tipo, de diferentes formatos, públicas y privadas, mías o de otras personas, todas en la misma carpeta. La fecha de entrega se aproximó y tuve que tomar decisiones. Me ayudó mucho pensar para qué y para quién estaba haciendo el libro.

¿Desde un principio tuviste claro que lo construirías a partir de la apropiación de imágenes en vez de utilizar fotografías hechas por ti? No es nada nuevo; el uso de samples en la música es un buen ejemplo. Si la música o el cine pueden, la foto también. El proyecto se fue convirtiendo en un proceso de investigación/acumulación. Rápidamente acudí a Fontcuberta, quien afirma que la fotografía ha perdido sus valores fundamentales de verdad, memoria y archivo y que lo que hacemos ahora, afectados por la tecnología e Internet, es ‘post-fotografía’. En su libro ‘La Furia de las Imágenes’ nos anima a gestionar con sensatez e inteligencia el poder de la imagen. También me ayudó la idea de ‘Imagen Pobre’ de Hito Steryl. Usé las fotografías públicas y las privadas al mismo nivel.

A pesar de haber obviado en el libro la cara más extrema del racismo como es la esclavitud o la violencia, la selección de imágenes y testimonios sobre el tratamiento de la negritud, en Occidente en general y en España en particular, es desoladora ¿Fue uno de los objetivos del libro dejar patente el poder que tiene la imagen como elemento generador de estereotipos? Acumulé muchísimas imágenes violentas, investigué sobre la esclavitud en España, el colonialismo español o lo que ocurre en la actual valla de la frontera española/europea con Marruecos/África. Había muchísimas imágenes terribles de violencia y muerte. Decidí no usarlas.

Toda una generación en España ha nacido y crecido en un entorno racialmente más diverso que en el que teníamos veinte o treinta años atrás, ¿servirá esto para que las múltiples caras del racismo desaparezcan o es una lacra de carácter estructural que será muy difícil de erradicar? En España el racismo hoy se ve como un asunto moral: soy racista, no soy racista. Pero no se hace una lectura del racismo como estructura de poder, ni hablamos de racismo institucional. Se niega sistemáticamente que la cultura occidental se basa, entre otras cosas, en la construcción de las razas y el racismo. No soy muy optimista en cuanto a la efectividad de la lucha antirracista. Texto de David Tijero.

Deja un comentario