My Twitter Feed

August 11, 2020

NOTICIAS FLASH:

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Vetusta Morla. Mismas Historias, Distinto Final. -

domingo, junio 7, 2020

Camiselle. Drama onírico sobre hechos reales.

Loli Astoreka encarna a una monja que bebe y canta boleros en el karaoke de un bar de alterne. A partir de ahí se desarrolla esta producción de La Pacheca Collective que discurre entre lo cotidiano y lo onírico para hablarnos de una dura realidad, la de los bebés robados.

¿Cómo te metes en la piel de este personaje al que te cuesta entender ?

A base de mucho trabajo y mucho ensayo. Sor Teresa es un bloque de hielo. Intentar darle cuerpo y alma a ese personaje, humanizarlo un poco, ha sido costoso. Pero estoy muy satisfecha con el resultado.

Tu personaje está basado en uno real, el de Sor María.

Sí, está basada en ella. Sor Teresa es una mujer que bebe y canta boleros en un bar de alterne que se encuentra con un camionero que la reconoce por haberla visto en un programa de la tele y le propone un negocio mientras una camarera/enfermera observa todos los tejemanejes que se traen. Cuenta una historia en la que se entremezclan la realidad y la ficción. Es un viaje emocional de los tres partiendo de hechos reales en el que el denominador común son los niños robados y donde se mezclan la realidad con la ficción, el naturalismo con el absurdo y las pesadillas con el gozo. No se sabe si lo que ocurre es real o son las pesadillas que están teniendo por tomar morfina en un centro oncológico.

La obra ‘Paradigma’ del mismo colectivo tenía una puesta en escena sobria. Es el mismo caso…

Está basada en la interpretación de los tres personajes en escena y en lo que quiere contar Ángel más que en una puesta en escena grandiosa. Imagínate un puticlub con claroscuros, es todo muy sobrio. Para las escenas oníricas te acompañas de los elementos teatrales: la luz, el sonido…

¿Es difícil eso de cantar boleros de Pedro Infante?

Pues sí, bastante, (Risas) porque soy un poco cazallera pero como es un karaoke se me permite, o me permito, mejor dicho, hacerlo lo mejor que puedo.

¿Cómo ha sido trabajar con Bea Insa, Juanjo Otero y el autor Ángel Mirou?

Ha sido un placer trabajar con los tres. Con Ángel , el autor, que estuvo siempre al lado para darnos indicaciones. Y ess la primera vez que trabajo con Bea y con Juanjo y ha sido un placer. Yo he hecho mucha comedia pero los temas sociales y el drama no me son nuevos. Ha sido muy enriquecedor para mí trabajar con una compañía como esta, que aporta mucha frescura.

Bea Insa, además de ser directora, es una actriz que lo da todo.

Los tres damos todo. No hay medias tintas. Cuando se apagan las luces y empieza la acción estamos los tres al cien por cien hasta que acaba la obra.

“Desde las primeras funciones que hicimos en su día nos encontramos con varias asociaciones que nos venían a ver y cada uno contaba su historia”.

El título, ‘Camiselle’, es peculiar.

Camiselle es el cuarto personaje que se nombra constantemente en la obra pero no aparece. Es una metáfora de los poderes fácticos que están ahí para que la verdad no salga a la luz.

¿Qué reacciones tenéis por parte del público?

Después de las funciones que hicimos en su día en Arimaktore y demás nos encontramos con varias asociaciones que nos venían a ver y cada uno contaba su historia. Algunos se sentían identificados con las historias y otros no. Es muy difícil contar la historia de cada uno. En el fondo creo que con ‘Camiselle’ estamos tocando el tema fundamental, de una forma genérica.

¿Y ha habido alguna reacción por parte del clero?

Por lo menos no se han identificado, que yo sepa. Nadie de esos “poderes fácticos”, por así decirlo, se ha pronunciado.

Esta propuesta lleva un largo recorrido por diferentes salas y ahora llega al Arriaga, ¿goza de buena salud el teatro vasco?

Yo creo que tenemos la salud de siempre. Somos el hermano pequeño de las artes que estamos en eterna crisis pero sobrevivimos.

No es la primera vez que encarnas a una monja.

Sí, he hecho varias monjas la verdad. Será que los hábitos me van bien o me favorecen…(Risas). Yo agradecida, mientras me den trabajo, intentaré dar lo mejor de mí y a cada monja en las características que me pida el director.

¿Cómo ha sido trabajar con Lara Izagirre en ‘Nora’?

Un placer también. Es otra nueva creadora, encima de mi pueblo. Otra nueva adquisición de savia fresca en mi vida. El resultado ya lo veré pero me ha encantado trabajar con Lara Izaguirre y con la actriz Ane Pikaza.

Texto de Roberto González.

Deja un comentario