My Twitter Feed

September 18, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Rubén Guallar. En el bizarro todo vale.

Rubén Guallar 1

Aunque escriba ficción, el escritor se nutre de la realidad. Rubén Guallar es un portentoso autor que logra sorprender con cada nueva obra y nos regala historias dramáticas, divertidas o fantásticas como en su reciente publicación: ‘Nunca fui para ti un hombre, sino un alienígena’ . Una novela que nos adentra en un conflicto tanto carnal como espiritual entre diferentes especies y rangos, una space-opera de engaños y aventuras, leyendas y heroicidades. Hablamos con el autor para conocer las tripas de esta extraña pero maravillosa concepción narrativa.

Tus obras de larga extensión a menudo tienen una parte de ti y en ‘Nunca fui para ti un hombre, sino un alienígena’ con cazadores, desertores, alienígenas y esclavas, también sucede. ¿Sigues algún método para catalizar tu realidad en ficción? Da igual si las palabras las dice un alienígena o las cosas le suceden a una esclava hermafrodita. Son historias que nos pueden pasar a cualquiera. Sólo cambia el escenario. El amor, la soledad, la ira,… son sentimientos que habitan en todos nosotros, en los animales también. Y por qué no en los alienígenas.

Estamos ante tu obra narrativa más experimental, en la que el lector construye la literalidad de la historia a partir de los diferentes capítulos no cronológicos y con diferentes voces, ¿Cómo afrontas una novela así? Como una deliciosa y divertida gamberrada. El bizarro te permite hacer cualquier cosa. En el bizarro todo vale. Así que si te lanzas y no te paras a pensar que lo que estás escribiendo quizás algún día pueda leerlo alguien, haces un viaje inesperado que no sabes a dónde te va a llevar. A mí en este caso me llevó a un universo formado por dos galaxias a punto de congelarse que están gobernadas por la diosa Caliopi.

¿Qué es para ti lo más importante que debería tener una historia? La honestidad de las palabras, supongo. Que cuando leas un relato pienses que ahí hay algo de verdad, una parte del artista, que con mayor o menor fortuna ha intentado abrir una ventana para que veas un poquito de lo que hay en su interior.

¿Qué metas te gustaría lograr con la publicación de ‘Nunca fui para ti un hombre, sino un alienígena’? Creo que la meta es la publicación de la novela en sí misma. Eso ya es un logro. Que una editorial se atreva a sacar una historia de maricas y prostitutas en el espacio ya es alcanzar una cima. Es hacer literatura inclusiva. Y a partir de ahí estoy dispuesto a aceptar todo lo que venga, incluso que este libro signifique el final de mi carrera (risas nerviosas).

La novela se engloba dentro del género Bizarro y es también una novela de ciencia ficción con viajes en el espacio y planetas lejanos que curiosamente habla sobre las relaciones de poder y sexuales entre humanos y/o especies ¿Es la novela una crítica de la alienación de las actuales formas de socializar? Sí, en cierta manera. Creo que aunque se la etiquete como una space opera bizarro queer retrofuturista, no es más que una historia de amor. Un amor mal entendido, que lleva a la destrucción no solo del prójimo sino de uno mismo. Es una novela que habla también de la muerte, de la desaparición de las personas y de las cosas. Y aunque tenga cierto ritmo poético, es también una novela con altas dosis de pornografía. Tras haber publicado un par de novelas con Ediciones Oblicuas y un relato con UnderbrainBooks, ¿has encontrado la horma de tu zapato? Oblicuas me hizo llegar al mundo Underbrain y Underbrain me llevó a la casa Orciny donde me he instalado y estoy muy cómodo. Texto de Bouman. Fotografía de Jota Sk.

Deja un comentario