My Twitter Feed

January 22, 2021

NOTICIAS FLASH:

Iván Miñambres. Animando otros mundos. -

miércoles, diciembre 9, 2020

Juanma Bajo Ulloa. En terreno inexplorado. -

jueves, diciembre 3, 2020

30 Monedas. Los Evangelios Apócrifos de Álex de la Iglesia. -

lunes, noviembre 30, 2020

Historias Lamentables. Así (no) son las cosas. -

lunes, noviembre 30, 2020

Dear Werner. Una odisea cinéfila. -

lunes, noviembre 30, 2020

A media voz. Amiguísimas para siempre. -

lunes, noviembre 30, 2020

My Mexican Bretzel. Las verdades de Vivian. -

lunes, noviembre 30, 2020

Twinterview a Inés Hernand. -

lunes, noviembre 30, 2020

Living Postureo. Muy válidos. -

lunes, noviembre 30, 2020

A Tale of Paper. Un cuento de éxito. -

lunes, noviembre 30, 2020

Gatibu. En la música está la salvación. -

lunes, noviembre 30, 2020

Soleá Morente. Evolución natural. -

lunes, noviembre 30, 2020

Nøgen. Debajo de todo. -

lunes, noviembre 30, 2020

Hesia Urraturik. Xabier Lete In Memoriam. -

lunes, noviembre 30, 2020

Cayetana Guillén Cuervo. En los zapatos del otro. -

lunes, noviembre 30, 2020

Brodas Bros. Bailando por el mundo. -

lunes, noviembre 30, 2020

Mercedes deBellard. Retratando a la guardiana de Mazoka. -

lunes, noviembre 30, 2020

Antimanifesto. El movimiento ciudadano ante el poder autoritario. -

lunes, noviembre 30, 2020

Álvaro Siza. El maestro de la luz. -

lunes, noviembre 30, 2020

Xbox Series X, la madurez llega a las consolas. -

lunes, noviembre 30, 2020

Bodega K5. Maridando mar y montaña.

Bodega

Como si de un escenario teatral se tratase, divisado desde las cercanas localidades de Orio, Getaria y Zarautz, la bodega se encarama en la montaña y se acomoda a ésta desarrollando su actividad ‘entre bambalinas’, presentando una cara opaca compuesta por muros de hormigón curvados y escalonados con huecos horizontales como hendiduras, dejando sus flancos laterales para los accesos y las permeabilidades.

No resulta fácil acceder al lugar (hay que hacer acopio de entusiasmo), y esto evidentemente condicionó a buen seguro el desarrollo del proyecto.

Considerando que el proceso de fabricación en la bodega se desarrolla de forma lógica por gravedad desde la recepción de la uva en la parte alta, además del carácter semienterrado natural de las bodegas, y la propia adaptación orográfica, queda perfectamente justificada la solución dada al proyecto.

El programa es en su mayoría privado, relacionado con la elaboración, fabricación, embotellado y almacenaje de los Txakolis. Dejando el cuerpo inferior para una zona más pública de catas y expositiva de productos, eso sí para pequeños grupos.

El edificio es de una sobriedad arquitectónica rayando en el ‘brutalismo’. Hay algo de imagen de Torre de Babel por el escalonamiento de los muros. Y quizás también cierta imagen de búnker defensivo, sobre todo por la configuración de los huecos rasgados.

Se puede intuir como referencia más clara y de buen gusto, la obra arquitectónica de Tadao Ando (p.e. grandes similitudes con los muros curvos de la casa Kidosaki o del Templo del Agua), o por citar otro edificio con una imagen en algo similar, la iglesia Jubilee Church en Cleveland de Richard Meier, eso sí, salvando las distancias, que no son pocas.

El logo de las bodegas reproduce esas curvas de nivel, y solo aparece en los vinilos pegados a los acristalamientos de las entradas, si bien, en el resto adolece de un leitmotiv que pudiera justificar el diseño de acabados interiores xerigrafíados, o de determinados detalles decorativos.

Interiores igualmente sobrios en pavimentos de hormigón continuos, forjados vistos de placa alveolar con instalaciones igualmente vistas, es decir, con un marcado criterio funcional, adoleciendo de elementos de remate y embellecimiento.

Tampoco el tratamiento del entorno en cuanto a la urbanización es objeto de pormenor, siendo especialmente desafortunado el remate de bordillo y gravas contra el muro curvo.

En su conjunto el edificio no es nada desdeñable, a pesar de su sobriedad en cuanto a la falta de pormenor en el diseño tanto del entorno como de los espacios interiores. En todo caso, es recomendable visitar la abundante obra de este estudio de arquitectura tanto en nuestro país como en el extranjero.

Por último, y dicho sea de paso, mi modesto agradecimiento a Karlos Arguiñano uno de sus propietarios, por sus recetas, que me han servido de guía en algún que otro fin de semana de cocina en familia.

Deja un comentario