My Twitter Feed

January 21, 2020

NOTICIAS FLASH:

Noemí Villamuza. Espadas para Mazoka. -

martes, diciembre 3, 2019

La realización de bandas sonoras, según Aránzazu Calleja. -

domingo, diciembre 1, 2019

Twinterview a Javier Botet. -

domingo, diciembre 1, 2019

Creatividad y producción musical, según Estanis Figueroa. -

domingo, diciembre 1, 2019

100 Recomendaciones culturales con AUX. -

domingo, diciembre 1, 2019

El hoyo. Arriba y abajo. -

domingo, diciembre 1, 2019

Zinebi Express. Lost in Bilbao. -

domingo, diciembre 1, 2019

El Príncipe. El beso del efebo araña. -

domingo, diciembre 1, 2019

Xprest Aux. Corto y cambio. -

domingo, diciembre 1, 2019

Damasco: El Silencio de la Guerra. Ahora que las armas callan -

domingo, diciembre 1, 2019

Viva Suecia. Fe en la música. -

domingo, diciembre 1, 2019

Tamaryn. Bailar en la oscuridad. -

domingo, diciembre 1, 2019

Haxotz. Discos que cuentan historias. -

domingo, diciembre 1, 2019

Lukiek. El idioma no es barrera. -

domingo, diciembre 1, 2019

Pinpilinpussies. Mariposas de garaje. -

domingo, diciembre 1, 2019

Pantomima Full. ¡Hola, canallitas! -

viernes, noviembre 29, 2019

El jovencito Frankenstein. Música para un monstruo. -

viernes, noviembre 29, 2019

Camiselle. Drama onírico sobre hechos reales. -

viernes, noviembre 29, 2019

Zaldi Urdina. Sarraski Isildua Gogoan. -

viernes, noviembre 29, 2019

David Guapo. Frunjir es vivir. -

viernes, noviembre 29, 2019

Samsung S10+: La vara de medir para los móviles de 2019.

GalaxyS10Plus

El pasado 20 de marzo Samsung presentó en San Francisco su nueva gama Galaxy S10, destinados a ser los móviles de gama alta de la compañía coreana para este 2019. Dentro de ella se ordenan de más modesto a más completo el S10e, S10 y S10+. Hemos podido probar durante dos semanas el modelo mayor de la gama y te contamos lo que hemos descubierto.

Al igual que hizo el iPhone X en 2017 con su notch o ceja, el S10 pretende marcar la tendencia en diseño con su orificio en la pantalla de la que asoma su cámara frontal. No ha sido el primer móvil en contar con este elemento de diseño, tampoco lo fue Apple con el notch, pero sin duda alguna será el encargado de popularizarlo. Este orificio, con forma alargada en el S10+, permite extender la pantalla por todos los bordes incluso desbordándola por los bordes laterales con su pantalla curvada. No se han olvidado del puerto de 3,5mm, que está situado en el lateral inferior del móvil, ni de la ranura para la MicroSD, en la parte superior.

La pantalla es la protagonista absoluta del teléfono con 6,4 pulgadas con una proporción de aspecto 19:9 y una resolución de 3040×1440. Samsung la ha denominado Dynamic AMOLED por su capacidad de representar todo el rango del protocolo HDR10+. Según DisplayMate, la pantalla es la más avanzada equipada nunca en un teléfono. A diferencia de en algunos dispositivos anteriores de los coreanos con pantallas chillonas e irreales esta viene calibrada y ajustada a unos colores naturales. Un 89% de su frontal lo compone la pantalla por lo que han tenido que alojar el sensor de huellas debajo de ella. Este es el primer sensor que utiliza ultrasonidos para cruzar la pantalla y rebotar en los surcos digitales del usuario. La experiencia de uso es diferente a los sensores captativos habituales pero no peor, la tasa de aciertos es similar y la velocidad, inferior, es compensada por la habilidad de desbloquear el dispositivo con un solo toque sobre la pantalla apagada. En la práctica la extraña proporción de aspecto y el orificio para las cámaras estropean el que podría ser el mejor móvil para disfrutar contenidos multimedia. No hay prácticamente ningún contenido de vídeo grabado en esa proporción, lo cual asegura barras negras o tener que recortar la imagen para aprovechar toda su pantalla. El sonido potente y nítido, incluso en niveles que saturarían otros altavoces de móviles. Cuenta con dos salidas y ofrece un sonido estéreo con una separación creíble por primera vez en un teléfono.

La mejor imagen.

Si en la parte delantera, la pantalla es la única protagonista, en la trasera lo es su cámara, o mejor dicho, su módulo con tres cámaras y tres lentes. Estos objetivos cubren las necesidades básicas de una cámara con una lente regular, una gran angular y un modesto teleobjetivo. Esta es una combinación ganadora para conseguir siempre la mejor imagen, aunque el procesamiento de las imágenes no esté al nivel de los mejores móviles fotográficos como el Pixel 3 o el iPhone Xs. No ocurre lo mismo con las cámaras frontales, según DxO Mark el Samsung S10+ hace los mejores selfies y en nuestras pruebas lo hemos confirmado. Los selfies tienen una separación del desenfoque óptima, unos colores creíbles y una iluminación perfecta en cualquier condición de luz.

En su interior, las versiones europeas del S10 vienen con el procesador Exynos 9820, este procesador es ligeramente más lento que el Snapdragon 855 de Qualcomm. Una diferencia imperceptible al navegar por la interfaz del teléfono que se muestra ágil y responsiva en todo momento en parte gracias a los 8GB de RAM que equipa. Esta fluidez puede ser también gracias a OneUI la nueva capa de personalización de Samsung para android. OneUI podría no ser del gusto de los amantes de Android puro pero es una capa visualmente atractiva y no se percibe que ralentice el dispositivo en ningún momento. Otro asunto diferente es la infinidad de aplicaciones inútiles o repetidas que los coreanos preinstalan en el S10 y en muchos casos ni siquiera pueden ser desinstaladas.

El Samsung S10 está a la venta desde el día 8 de marzo desde los 759€ del S10e hasta los 1600€ del S10+ de 1Tb.

Deja un comentario