My Twitter Feed

February 3, 2023

NOTICIAS FLASH:

La Bien Querida. El (des)amor es la salsa de la vida. -

jueves, febrero 2, 2023

Rodrigo Cuevas. Al calor de la zarzuela. -

jueves, febrero 2, 2023

Los Chikos del Maíz. Un futuro de pan y rosas. -

jueves, febrero 2, 2023

Pájaro. Remontando el vuelo. -

jueves, febrero 2, 2023

Shinova. Cuando la suerte viene acompañada de trabajo. -

jueves, febrero 2, 2023

Alice Wonder. Sentimiento, emoción y verdad. -

miércoles, febrero 1, 2023

Santero y los muchachos. En clave de bar. -

miércoles, febrero 1, 2023

Anabel Lee. Eclécticos y personales. -

miércoles, febrero 1, 2023

Yarin. Danza entre culturas. -

miércoles, febrero 1, 2023

Inés Hernand. Comedia digerible. -

miércoles, febrero 1, 2023

Arnatz Puertas. Aprendiendo del pasado. -

miércoles, febrero 1, 2023

Las que limpian. Reivindicando desde la sátira. -

miércoles, febrero 1, 2023

25 años de Bilborock según Itxaso Erroteta, Concejala de Juventud y Deporte. -

miércoles, febrero 1, 2023

Los Oscar y la animación, según Joanna Quinn y Les Mills. -

miércoles, febrero 1, 2023

Bodega Beronia Rioja. Ollauri. La Rioja. Cosechando premios. -

miércoles, febrero 1, 2023

Tecnología. -

miércoles, febrero 1, 2023

Moda. Temporada de nieve. -

miércoles, febrero 1, 2023

Arima Soul. Alma afro y euskaldun. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Lukiek. Abriendo camino. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Doctor Deseo. La fiesta de los “maquetos”. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Ana y el apocalipsis. Noche de paz…y zombies.

Anaapocalipsis

¿Cansados de las típicas películas familiares? ‘Ana y el apocalipsis’ es una comedia adolescente-musical-zombi de temática navideña que os alegrará las fiestas. Entrevistamos a John McPhail, director de este simpático filme británico que pudimos ver en Sitges en 2017.

Me pareció que la película tenía un tono similar al episodio de ‘Buffy Cazavampiros’ titulado ‘Otra vez, con más sentimiento’ , ¿fue una de las inspiraciones para el filme?

Sí, al cien por cien. El guionista es un enorme fan de ‘Buffy’. Ama esa serie.

¿Hubo algún número musical difícil de realizar por problemas presupuestarios?

Las coreografías tenían muchos extras y eran un pequeño desafío pero teníamos a una magnífica coreógrafa, un reparto maravilloso y todos eran muy entusiastas y tuvieron un comportamiento muy profesional. Uno de los números más difíciles fue ‘Soldier At War’, una canción de rock, porque si filmas en Escocia entre febrero y marzo el tiempo puede cambiar mucho y muy rápido. En un momento está lloviendo, en otro está nevando, luego hay sol, después viento…Los números musicales no fueron difíciles por el reparto o por las coreografías sino sobre todo por el clima. (Risas)

El reparto es una de las grandes bazas de la película.

Escogimos entre unas 500 personas. Traté de elegir voces diferentes y acentos y que se sintieran naturales a la hora de cantar y traté de asegurarme de que cada persona que seleccionara fuera perfecta para cada rol.

Mi personaje favorito es Steph, la chica lesbiana de carácter excéntrico. La actriz que lo interpreta también hizo de coreógrafa.

Sí. Originalmente no era nuestra intención que una de las actrices fuera la coreógrafa pero cuando ves a Sarah Swire en acción no puedes evitar quedarte asombrado de lo buena que es. Fue muy amable y ayudó mucho. Así que la llevamos a Escocia en noviembre para que pudiera trabajar en las localizaciones y que después pudiera volver a pasar las navidades en Canadá.

¿Cómo surgió el personaje de Steph?

Fue Sara la que impregnó de vida a este personaje. En el guion original Steph era más deportista y era más como la rival de Anna, pero al elegir a Sarah ella le dio un aire más excéntrico y aportó mucha fisicidad al personaje, le daba un toque especial simplemente a la manera de andar o de sostener su móvil. Así que decidimos reescribir al personaje para que fuera más peculiar. No se encierra en sí misma por ser gay, sino que porque es una persona disparatada.

AnaApoc2

“Todo el proyecto se debate entre la idea de amar u odiar la navidad. Personalmente me encanta la navidad,  pero mi madre ponía villancicos en octubre y eso durante un tiempo me hizo odiar también un poco la navidad, por lo que me pareció muy liberador prender fuego al árbol de navidad y romper la cabeza a un muñeco de nieve en la película”.

La película también tiene un toque navideño, lo que hace que me pregunte si amas u odias la navidad.

Todo el proyecto se debate entre la idea de amar u odiar la navidad. Personalmente me encanta la navidad, me parece una época maravillosa del año pero mi madre ponía villancicos en octubre y eso durante un tiempo me hizo odiar también un poco la navidad, por lo que me pareció muy liberador prender fuego al árbol de navidad, romper la cabeza a un muñeco de nieve, matar a Papá Noel y todas esas cosas que hacemos en la película. Fueron experiencias muy catárticas para mí. Esta yuxtaposición entre el horror y la navidad me sirvió mucho para jugar con el color, porque en esas fechas hay adornos muy coloridos. Así que pasamos de colores primarios a un tono más oscuro conforme avanza la película.

¿Cuáles son tus musicales favoritos?

Mi musical favorito es ‘South Park, más grande, más largo y sin cortes’. Los musicales no eran mi género preferido pero para preparar el rodaje vi películas como ‘West Side Story’… vi el musical de teatro de ‘Una rubia muy legal’ que me gustó, ‘La pequeña tienda de los horrores’, ‘Rocky Horror Picture Show’…También descubrí que ya existía un musical zombie que se llama ‘The happiness of the Katakuris’ de Takashi Miike, del que soy un gran fan. La prensa en Reino Unido decía que nuestra película era el primer musical zombie y yo iba a todas partes con mi copia de la peli de Miike preguntando al equipo de producción si la había visto…y no la había visto nadie (Risas).

¿Qué harás ahora?

No sé cuál será mi próximo proyecto. He leído muchos guiones y quiero estar seguro de que mi siguiente película mantenga el nivel de ‘Ana y el apocalipsis’ por lo que ahora es más importante para mí decir ‘no’ que decir ‘sí’.  Texto de Roberto González.

Deja un comentario