My Twitter Feed

August 3, 2020

NOTICIAS FLASH:

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Vetusta Morla. Mismas Historias, Distinto Final. -

domingo, junio 7, 2020

ACHINOAM NINI “NOA”. Música, compromiso y mensaje

Noa

Entrevista respondida por correo electrónico el 16 de mayo de 2014

ACHINOAM NINI “NOA”
Música, compromiso y mensaje

Noa actúa el miércoles 16 de julio a las 21 horas en el polideportivo de Menditzorroza. La entrada cuesta 35 euros.

Noa vuelve a Vitoria cuando se cumplen veinte años de su primera actuación en la capital alavesa. Por aquel entonces, la joven artista comenzaba a dar sus primeros pasos en el mundo del jazz. Hoy ya es una cantante consagrada, además de una persona comprometida con la sociedad. En su nuevo disco “Love medicine”, financiado gracias a la aportación de sus seguidores a través de una plataforma de micromecenazgo, expresa “las cualidades curativas de la música y su capacidad de evocar contemplación, compasión,  aceptación e infinita emoción”.

“Es mi otra mitad, la más provechosa de mí”, así se expresa la artista israelí Achinoam Nini, más conocida como Noa, cuando se refiere a Gil Dor. Es, al fin y al cabo, quien completa su voz vigorosa y melódica con los acordes elaborados en la guitarra. Del dúo que forman sobre los escenarios disfrutará el público que se acerque a la XXXVIII edición del festival de Jazz de Vitoria.

“Es también mi soporte. Gracias a él me convierto en viento, en fuego”, prosigue metafórica. Pero su relación no queda ahí: “Es mi amigo, mi psicólogo y mi gran profesor de música”. Todos esos elementos, en conjunto, componen la química que ambos emanan sobre los escenarios. Noa refleja esa simbiosis en la idea de que sin él “no podría sobrevivir en esta jungla”.

Han pasado dos décadas desde que ofreciese su primer concierto en Vitoria. Todavía recuerda algunos detalles: “el tiempo era gris, el auditorio enorme, tocamos junto a Steve Rodby y el día anterior había actuado Nathalie Cole”. Bromea con que todavía no se explica cómo alguien les dejó subirse al escenario después de Cole.

En esta edición, sobre las tablas gasteiztarras, les acompañara el cantaor Miguel Póveda. Reconoce que quedó prendada de su arte la primera vez que colaboraron. De hecho señala que la voz de Póveda “alcanza sin piedad las profundidades del alma”.

En una actuación de Noa, bajo el velo de su voz, pueden percibirse la influencia de los años 60 y de los artistas más reconocidos de entonces como Paul Simon, Joni Mitchell o Leonard Cohen. A ellos hay que añadir unos matices del jazz de Ella Fitzgerald, del soul de Stevie Wonder, de la fuerza de Maria Callas o del folk de Joan Baez. Muchas y diversas influencias que “son sólo la punta del iceberg”.

Noa posee más de un registro, y no sólo en su voz. De origen israelí, pero con raíces yemeníes, ha colaborado con artistas palestinos durante su carrera. Es una forma de que “la gente cambie su punto de vista y rompa las barreras de los prejuicios y el miedo”. De hecho, y aunque reconoce que la realidad es muy diferente en el país en función de en qué lado de la valla estés, para ella “nada puede parar la música”.

Destaca también su faceta como embajadora de Naciones Unidas para la alimentación (FAO). Dice que “es una oportunidad más para contribuir a la sociedad”. La música junto a su comportamiento solidario han hecho que Noa adopte el mantra de que “no hay nada más maravilloso que estar al servicio de la gente”. En julio, estará en Vitoria para ofrecer su voz e interpretar canciones de su nuevo álbum, de título revelador, “Love Medicine”.

Esta artista israelí creció en Estados Unidos pero fue el amor lo que le hizo regresar a Israel. Allí se desarrolló como música. Durante el último cuarto de siglo, siempre ha estado acompañada sobre los escenarios de, otro de sus amores, el guitarrista Gil Dor. Juntos han creado más de una decena de álbumes, entre los que destacan “Noa”, “Calling” o “Blue torches blue”.

 

Ficha:

Deja un comentario