My Twitter Feed

August 3, 2020

NOTICIAS FLASH:

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Vetusta Morla. Mismas Historias, Distinto Final. -

domingo, junio 7, 2020

Los Coronas. El surf más ecléctico.

LosCoronas

‘Señales de humo’ es el último y más ambicioso disco de Los Coronas, que mantiene su esencia a la vez que introduce nuevas influencias musicales. Hablamos con David Krahe.

Con ‘Señales de humo’ seguís fieles a vosotros mismos pero se trata de un doble álbum con 17 temas que abarcan más estilos que nunca (música árabe, balcánica, western, flamenco…) ¿Teníais el propósito de superaros? Sí, por una razón muy obvia. Llevamos más de veinticinco años tocando. Cuando llevábamos ya varios años de gira con nuestro anterior disco, ‘Adiós Sancho’, sentíamos una cierta sensación de agotamiento, pero no de agotamiento creativo, sino del hecho de que somos un grupo que no para nunca. Siempre estamos en la carretera y con varios proyectos en activo. Decidimos parar un tiempo y cuando pusimos en común las cosas que habíamos estado pensando por separado salieron algunas ideas que estilísticamente se alejaban un poco de lo que hacíamos Los Coronas. Pensábamos que podríamos repetir la fórmula o dar un giro radical y optamos por el camino del medio: ser ambiciosos pero con prudencia y con sentido.

Hay ciertos temas en los que ese ‘juego’ es muy explícito, como ‘Error 404’, con sonidos de ordenador, o ‘Mr. Reed’ con golpes como de dibujo animado. Es el disco que más nos ha exigido a nivel creativo a la hora de hacer los arreglos. Hemos variado mínimamente el proceso de creación. Fuimos un poco más reflexivos con las canciones. Los temas podían haber quedado más crudos como otras veces o podíamos hacer un trabajo post grabación. La mezcla la ha hecho Craig Schumacher, nuestro productor desde hace tiempo. Entre la mezcla y la grabación tuvimos tiempo suficiente para escuchar las canciones y pensar lo que nos pedían cada una de ellas.

Después de todos estos experimentos, ¿aún os queda mucho por hacer en el terreno de la música surf? Seguro. De eso no tengo ninguna duda. La canción instrumental es el género frívolo por excelencia. Te lo puedes llevar al ritmo contagioso del rock and roll instrumental más primitivo y todo va a tener sentido, desde el reguetón al pasodoble, el bolero, el tango o el ska. Yo siempre he dicho que vivir la vida en una tabla de surf es apasionante aunque hagas lo mismo todos los días. Estar tocando rock instrumental en su sentido más ortodoxo desde que coges una guitarra por primera vez hasta que la dejas no tiene el mismo grado de excitación para un guitarrista. Ser atrevido es muy saludable para cualquier grupo de este estilo.

Coronas2

“La canción instrumental es el género frívolo por excelencia. Te lo puedes llevar al ritmo contagioso del rock and roll instrumental más primitivo y todo va a tener sentido, desde el reguetón al pasodoble”.

El título ‘Señales de humo’ hace referencia al lenguaje no verbal de las canciones de Los Coronas, pero también a la necesidad de ‘vender humo’ para llegar al público con temas instrumentales. ¿Qué técnicas habéis empleado para defenderos con este género en España durante todos estos años? Llevamos toda la vida practicando una especie de juego de antagonismos. La imagen de los indios con la de los vaqueros, la música instrumental y la vocal, canciones que se apoyan en el baile y otras en el argumento…Es un ejercicio de equilibrismo que hacemos para compensar una balanza que viene desequilibrada de fábrica, que es la música instrumental y el desconocimiento que antes había sobre ella. A pesar de la gran tradición de música instrumental que hay en España, empezando por nuestro himno, que ha sido instrumental hasta que Marta Sánchez decidió ponerle una letra que ha durado dos semanas. Tuvimos que hacer una especie de evangelización del público, echándole mucho morro, a veces apoyándonos en otros grupos que teníamos. Nos teloneábamos a nosotros mismos. A partir del estreno de ‘Pulp Fiction’ este género empezó a hacerse más conocido y la gente aunque no conociera los grupos decía ‘Esto suena a Tarantino’.

También usáis un contraste entre lo español y lo anglosajón, incluso en los títulos de las canciones. En este disco tenéis títulos inspirados en el surrealismo como ‘Mulas huyendo de una hostia consagrada’. Ese título a mí me gusta mucho. De hecho llegamos a plantear que fuera el título del disco pero lo descartamos porque podía afectar a la pequeña proyección internacional que puedan tener Los Coronas en lugares como Australia o Alemania, porque era un título largo y difícil de pronunciar. A mí me gusta mucho el universo de Buñuel y conocí bastante a su hijo, Juan Luis, que ya falleció. A otro de nuestros discos lo llamamos ‘El baile final’ por una escena de ‘Simón del desierto’.

¿Y qué tal esa pequeña proyección internacional de Los Coronas? Hay sitios en los que la escena del rock instrumental ha crecido mucho o no ha desaparecido nunca, como en la escena musical anglosajona, en especial en América y en Australia. En México nosotros hemos tocado en salas pequeñas que estaban hasta arriba y también en festivales como Vive Latino.

Algunas veces habéis coqueteado con el hecho de que vuestros temas se conviertan en bandas sonoras de productos audiovisuales. Nos ayudó mucho que Juanma Bajo Ulloa incluyera un tema nuestro en ‘Airbag’ que en su momento fue la película más taquillera del cine español. Usaron el tema ‘Getrunken Express’. Luego nos pidieron la misma canción para ‘Abre los ojos’ de Amenábar y decidimos hacer un par de temas nuevos. Hemos hecho bastantes cosas para cortos. La colaboración más reciente que hemos hecho en el cine ha sido para la película ‘Estirpe’ de Adrián López.

¿Pensáis continuar con Corizonas? Corizonas está un poco en un estado latente para dar paso a ‘Señales de humo’ de Los Coronas, pero seguimos con el proyecto. Creemos que Corizonas es una banda que funciona mejor en festivales que en salas por lo que tiene más actividad en verano que en invierno.

En el dosier de ‘Señales de humo’ se habla de ‘la sombra de la despedida’. Cuando os han preguntado por esto respondéis de manera ambigua… A lo mejor teníamos que haberlo aprovechado de manera más explícita. Quien sabe si eso hubiera animado a los que tuvieran dudas a venir a cualquiera de nuestros conciertos. Llevamos ya un tiempo ‘despidiéndonos’. En ‘Adiós Sancho’ parecía que ya nos estábamos despidiendo. Y el anterior disco era ‘El baile final’. No tomamos decisiones a largo plazo. No miramos a horizontes muy lejanos porque tampoco nos lo podemos permitir. Texto de Roberto González. Fotografía de Anxela Baltar.

Deja un comentario