My Twitter Feed

December 4, 2020

NOTICIAS FLASH:

Juanma Bajo Ulloa. En terreno inexplorado. -

jueves, diciembre 3, 2020

30 Monedas. Los Evangelios Apócrifos de Álex de la Iglesia. -

lunes, noviembre 30, 2020

Historias Lamentables. Así (no) son las cosas. -

lunes, noviembre 30, 2020

Dear Werner. Una odisea cinéfila. -

lunes, noviembre 30, 2020

A media voz. Amiguísimas para siempre. -

lunes, noviembre 30, 2020

My Mexican Bretzel. Las verdades de Vivian. -

lunes, noviembre 30, 2020

Twinterview a Inés Hernand. -

lunes, noviembre 30, 2020

Living Postureo. Muy válidos. -

lunes, noviembre 30, 2020

A Tale of Paper. Un cuento de éxito. -

lunes, noviembre 30, 2020

Gatibu. En la música está la salvación. -

lunes, noviembre 30, 2020

Soleá Morente. Evolución natural. -

lunes, noviembre 30, 2020

Nøgen. Debajo de todo. -

lunes, noviembre 30, 2020

Hesia Urraturik. Xabier Lete In Memoriam. -

lunes, noviembre 30, 2020

Cayetana Guillén Cuervo. En los zapatos del otro. -

lunes, noviembre 30, 2020

Brodas Bros. Bailando por el mundo. -

lunes, noviembre 30, 2020

Mercedes deBellard. Retratando a la guardiana de Mazoka. -

lunes, noviembre 30, 2020

Antimanifesto. El movimiento ciudadano ante el poder autoritario. -

lunes, noviembre 30, 2020

Álvaro Siza. El maestro de la luz. -

lunes, noviembre 30, 2020

Xbox Series X, la madurez llega a las consolas. -

lunes, noviembre 30, 2020

Moda: hoy me quedo en casa. -

lunes, noviembre 30, 2020

Malena Alterio. En busca de la luz.

Malena

En ‘Los universos paralelos’ Malena encarna a una mujer que intenta reconducir su vida tras la muerte de su hijo pequeño. Ella y su pareja lucharán por recuperar sus fuerzas en esta adaptación de una obra de David Lindsay-Abaire en la que también interviene Belén Cuesta.

La obra parte de una premisa muy dramática pero tiene elementos de comedia y tú la calificas como una historia “luminosa”. Es cierto que parte de un tema muy dramático, la pérdida de un hijo, pero tiene luz y es muy humana en el sentido de que en la vida no es todo drama ni todo comedia sino que es una bonita ensalada de muchas cosas y creo que el autor lo plasma muy bien, y el director de la versión española, David Serrano, también ha hecho mucho hincapié en esto. Lo bonito de esta historia es que tiene muchos colores.

Afrontas un papel por el que Cynthia Nixon, la protagonista del montaje original, ganó un premio Tony. Para mí es un reto y defenderlo en el escenario es un desafío. Esta mujer que pierde a su hijo pasa por muchos estados. La historia arranca seis meses después del fallecimiento y vemos todo el arco en el que ella va superando su duelo partiendo de un estado bastante arisco y molesto con el mundo y como poco a poco se va levantando de ese golpe tan duro. Es muy bonito.

¿Qué tal os habéis compaginado los miembros del reparto durante los ensayos? Fenomenal. Hemos empatizado y enganchado muy bien desde el principio. A todos nos conmovía y entendíamos muy bien la historia. Ha sido un proceso de ensayo largo en el tiempo pero lo hemos ido dosificando un poco cada día para no sobrecargarnos en este duelo. El director nos ha guiado y los actores que intervinimos hablamos el mismo idioma.

Con David Serrano ya habías trabajado en el cine. Es un tipo que ama y quiere muchísimo a los actores. Hace todo porque estemos cómodos, pero no en plan apachingados. Él prioriza mucho la autenticidad, que seamos verdaderos. Así que si tiene que sacrificar algo del texto o de la puesta en escena o cualquier otra cosa en beneficio del actor no duda en hacerlo, y eso es un lujo.

La escenografía y vestuario son de la prolífica Elisa Sanz. Elisa es una maga. Todo nos acompaña y todo cuenta. Es una escenografía de dos plantas y está muy presente el dormitorio del niño que no está, porque lo ves todo el rato. El vestuario también es muy elegante.

Comentas que los personajes son muy reconocibles, ¿se traslada eso del montaje original a la adaptación española? Yo creo que sí. Es por eso que la gente se emociona y lo entiende. Es muy reconocible y no es necesario pasar por un trance tan terrible como la muerte de un hijo. Esta función también habla del duelo, de la separación, de los cambios…Puede ser extrapolable a la pérdida de una pareja, de un padre, de un amigo…y no necesariamente porque se mueran, sino porque te separas de ellos y tu vida cambia. El autor lo cuenta muy bien desde un punto de vista muy cotidiano en el que parece que no pasa nada, pero pasan muchas cosas. Texto de Roberto González. Fotografía de Javier Naval.

¡Si quieres leer lo que Malena Alterio piensa sobre Nuria, su personaje en ‘Verguenza’ y sobre otros de sus proyectos pincha aquí y ve a NUESTRA ENTREVISTA DE PORTADA!

Deja un comentario