My Twitter Feed

September 25, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Arden las redes. Tiempos de poscensura.

JuanSotoIvars

El escritor y periodista Juan Soto Ivars publica “Arden las redes”, libro en el que analiza el impacto que el uso de las redes sociales ha tenido en cómo seguimos la actualidad y debatimos sobre ella dando cuenta de alguna de las sonadas polémicas generadas en los últimos tiempos.
¿Cómo surge la idea de escribir un libro como este? Éste era un tema que se había estado tratando en artículos de opinión de prensa. Me fui dando cuenta de que hacía falta unir todo lo que se estaba diciendo, seleccionar y hacer una especie de teoría que sirviera de guía para entender este fenómeno.
Se asiste a un ambiente de cabreo generalizado de las redes, ¿es un reflejo del sentir general de la sociedad o esto de las redes sociales es un lugar aparte donde desahogarse? Hay una diferencia básica entre una discusión en redes sociales y en persona y es que cuando discutimos en persona tratamos de acabar la discusión bien. En las redes sociales, nos desprendemos de la urbanidad y la cortesía y las discusiones suelen acabar con insulto o bloqueando. En la calle no se nota una crispación como la que te encuentras en las redes sociales, pero sí se acaba notando en lo que se vota. Un ejemplo de ello ha sido el ascenso de Trump en Estados Unidos, que solo se entiende por un clima de confrontación en la sociedad americana que sí tiene reflejo en las redes pero no se aprecia en la calle.
Las redes sociales parecían un medio insuperable para ejercer la libertad de expresión. Sin embargo, en ellas se ha originado un fenómeno que denominas poscensura. La censura emana del poder, decide lo que es bueno o nocivo y parte de la base de que la sociedad es manipulable y que ha de cuidar la moral pública. En cambio ahora esa labor la están ejerciendo nuestros vecinos y amigos, salvo algunos que se dan cuenta de que la libertad de expresión ha de estar por encima. La censura necesita leyes y la poscensura no necesita más que colectivos bien organizados en las redes sociales.
¿Qué papel juega, si es que juega alguno, el periodismo de clics en la incesante sucesión de polémicas casi diaria que surgen en torno a cualquier personaje público? Creo que es más bien al contrario. Los linchamientos virtuales suelen surgir en las redes sociales, especialmente en Twitter y es al alcanzar allí relevancia cuando la prensa sensacionalista acude a buscar esos clics haciendo un muy mal trabajo periodístico al llevarlas a sus titulares.
Llama la atención que estas polémicas hayan tenido como protagonistas a personas de muy diversa condición e ideología. De manera simplista podríamos pensar que son los colectivos quienes promueven esos linchamientos, pero son unos pocos los que se arrogan el derecho de ser portavoces y hablar en nombre de un colectivo entero. Y tenemos ejemplos de ello a diario, aunque afortunadamente ya van surgiendo voces que se desmarcan.
¿Cómo crees que evolucionará el uso de las redes sociales? ¿Seguirá habiendo polémicas mientras su uso sea masivo? Ha habido ya una evolución y no ha sido a mejor. El ascenso de Twitter ha fomentado esa vigilancia hasta convertirse en un agitador de furias absolutamente inesperado. Pero quiero creer que sí, que se alcance un consenso y se entienda que la libertad de expresión no ha de entenderse como una agresión. Pero no sé si va a ser así. Texto de David Tijero. Fotografía de Sara Baquero Leyva.

ArdenRedes

Arden las redes.

Deja un comentario