My Twitter Feed

September 23, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Basamento vítreo. Ampliación del Colegio Mayor Jaizkibel en Donostia.

COLEGIO

Emplazado en un lugar de privilegio y como ampliación del Palacio neorrenacentista de principios del S. XX, de Aldama (o Eva Enea) en la cuesta de Aldapeta, actual sede del Colegio Mayor Jaizkibel, se proyecta sobre la bahía de La Concha un nuevo volumen majestuoso a modo de edificio zócalo o basamento del propio Palacio.
Así pues, la cubierta plana de la ampliación se convierte en la terraza prolongada del Palacio, o lo que es lo mismo, en su balcón a la bahía. Por hacer referencia a parecidos razonables y salvando las distancias, a mí me recuerda a la intervención de Mansilla y Tuñón en el edificio del Museo de Las Colecciones Reales en Madrid (por cierto, Premio Nacional de arquitectura de este año), sirviendo en este caso de basamento perspectivo a la mismísima catedral de La Almudena y en diálogo directo con el Palacio Real.
Resulta relevante la imagen nocturna, proyectando luz a través de su fachada en muro cortina en vidrio de color aguamarina (muy apropiado por su ubicación y como reflejo del Cantábrico) hacia la bahía, lo que favorece la imagen de una nueva postal de postales.
En las fachadas hacia los patios interiores el edificio presenta una profusión de huecos estrechos verticales de forma seriada, casi más bien como perforaciones en el muro en iguales dimensiones hueco-macizo, creando un ritmo buscadamente monótono, pero adecuado para iluminar la escalera y el pasillo de acceso a las habitaciones de la planta inferior, favorecido por la presencia de una doble altura paralela a éste. Es decir, son fachadas muy neutras, con la pretensión de no suponer competencia alguna al Palacio lo que es de agradecer.
La fachada principal se concibe a su vez como un elemento autónomo de los propios muros de cerramiento laterales y de forma volumétrica, nada plana, gracias al abocinamiento de sus huecos, lo que contrasta con su acabado vítreo. Se convierte así en un gran telón de fondo que asume todo el protagonismo de la intervención.
Resulta de reseñar la cuidada respuesta al hecho de que la cubierta plana es a su vez una singular y visitada terraza para apreciar las vistas y por otro lado, por estrictas necesidades funcionales, la que recoge ciertos elementos de instalaciones, sobre los que se interviene minimizando su efecto.
En definitiva, el edificio responde con suficiencia y contención (lejos de exageraciones formales) a lo comprometido de su ubicación, e incluso a su diálogo con el edificio histórico, si bien, se encorseta ligeramente en reiterados ritmos de huecos. Por otro lado, el ensimismamiento en lo que supone el postularse como edificio de fachada única, es una respuesta adecuada para potenciar la neutralidad pretendida, minimizando e incluso negando los huecos en sus fachadas cortas laterales. Más allá de solucionar de forma adecuada, diría académica o aleccionadora, un programa funcional específico en una orografía asímismo singular.
Quizás lo más contrastante sea que los basamentos no suelen ser vítreos sino más bien pétreos, serán cosas de los tiempos…
Para finalizar, dos breves apuntes; el primero, obligado zorionak a la ciudad de Bilbao que ha recibido en Londres el galardón a la “Mejor Ciudad Europea 2018” que anualmente concede la organización sin ánimo de lucro ‘The Academy of Urbanism’.
Y el segundo no es otro que animaros a participar en la I Bienal Internacional de arquitectura de Euskadi MUGAK en Donostia-San Sebastián del 6 de noviembre hasta el 31 de enero. Texto de Leonardo Ignacio González Ferreras.

Deja un comentario