My Twitter Feed

September 19, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Getxo Antzokia. Un luminoso faro cultural sobre el Abra.

GetxoAntzokia

Puede resultar precipitado el traer a esta sección esta obra inconclusa, o a medio terminar. Y es que se hace esperar este complejo edificio con tintes megalómanos que tanta polémica suscitó y me temo seguirá suscitando. Tras haberse ejecutado años atrás, la parte de la Musika Eskola y el exterior del conjunto del edificio, parece ser que están muy avanzadas las obras en el interior.
Situado en el corazón urbano de Algorta, en pleno caserío y en colindancia con la Iglesia de San Nicolás, a la que da moderna réplica, mientras que, a duras penas se abre paso entre los voluminosos bloques de viviendas de alrededor para asomarse al Abra e iluminarlo cual poliédrico faro.
Si bien resulta poco habitual en la tipología del auditorio moderno un edificio no exento, volumétricamente el edificio resuelve bien las condiciones de su implantación, haciendo de la necesidad virtud y a mayores, es de admirar la cuidada relación con un entorno tan comprometido, de forma que el edificio funciona como eje estructurante de la compleja trama urbana, liberando además una mayor superficie de espacio libre público que la preexistente.
Uno de los recursos que se emplea para ello es el prominente cuerpo ascendente en vuelo del foyer escalonado en su fachada sur, unido a una permeabilidad acusada de su planta baja. Viene siendo habitual este gesto y lo hemos visto en esta sección en números anteriores (p.e. oficinas municipales en Bilbao y en otros casos como la Universidad a Distancia de Madrid de José Manuel Sanz), al igual que el empleo de planos quebrados o faceteados y los revestimientos de lamas. En este sentido, permítanme decir, que no todos los revestimientos tienen que ser de lamas (de madera maciza en este caso), independientemente que se quiera rememorar o evocar a los buques que otrora se vendieran en Europa. En mi modesto entender, una fachada más lisa y neutra quizás de prefabricados de hormigón (incluso serigrafíado), como la planteada en fases previas hubiera sido más acertada. Sería bueno no renunciar a aspectos más abstractos, que caer en acercar la imagen a nuestros propios límites, en cuanto a la referencia local, tanto más cuanto se trata de un Teatro lo que supone cultura, y por ende vanguardia. El gesto escenográfico de la fachada principal del volumen que se destina a la Musika Eskola, resulta tremendamente atractivo y dota de carácter singular al conjunto. A modo de fachada fugada y/o encuadre fotográfico enmarca el punto referencial de la sala de audiciones. Quedaría por ver el resultado de los efectos del vidrio ondulado que se proponía y parece ser que no se ha colocado.
En definitiva, muchos y diversos han sido los caminos recorridos con intervención vecinal incluida desde el concurso hasta el resultado final que se vislumbra. Nunca antes un proyecto ha estado más vivo. Quizás alguna imagen previa, resultaba más atractiva por su potencia y grado de abstracción y el resultado de la obra ha perdido esa fuerza y ha quedado nadando en un mar de elementos a la moda y recursos al uso. A ello seguramente ha podido contribuir el acusado lapso de tiempo que ha transcurrido ya y casi seguro los presupuestos finales de la obra.
Particularmente creo que el avance de la arquitectura no es un fin en sí mismo, sino un modo de mejorar la calidad de vida de las personas. Sinceramente pienso que en este caso se produce esto último, si acaso la duda queda en saber si el precio es demasiado alto. Con todo y con eso, una vez concluidas todas las obras, será apasionante su visita interior, a la par que para apreciar su impronta sobre el Abra… saldremos a la mar. Texto de Leonardo Ignacio Ferreras.

Deja un comentario