My Twitter Feed

September 26, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

BBK Live 2017. Un resumen en imágenes.

Este año en BBK Live hubo platos para todos los gustos, quizá hasta el punto de descolocar un poco al espectador medio. Especialmente en la jornada del sábado pudimos escuchar desde clásicos del pop rock como los temas de los Beach Boys al rap alternativo de la rave de Die Antwoord. No obstante hay que destacar el acierto de la organización al programar los conciertos que este año sí eran acordes al horario en el que cada uno actuaba, con mejor criterio que en otras ediciones anteriores. Las infraestructuras también mejoraron notablemente, especialmente en el caso de los servicios, algo que ya vimos en la última edición de Azkena Rock. El sistema cashless tendrá sus defensores y detractores pero en general no funcionó mal. Como tantas otras veces la lluvia no perdonó y empañó algunos buenos conciertos, aunque no llegara a los niveles del año de R.E.M. y The Police.

En la primera jornada Depeche Mode y Justice no decepcionaron a sus seguidores, a pesar de que los segundos se enfrentaron a un fallo técnico que espantó a una parte del público. Podemos destacar también el bolo de Spoon.  El viernes Phoenix, Royal Blood y Trentemoller ofrecieron buenas actuaciones aunque no contaban con el respaldo o las expectativas de algunos cabezas de cartel como los más comerciales The Killers, que también estuvieron correctos y ofrecieron un recital de todos sus famosos temas, si bien perdieron algo de fuelle por el camino. En una línea muy diferente también disfrutamos de los conciertos de Los Punsetes y Explosions in the Sky.

El sábado pudimos ver a los prometedores Kokoshca y también a Brian Wilson, que repasó Pet Sounds y algunos éxitos de los Beach Boys en compañía de Al Jardine en un concierto que resultó entrañable y triste a la vez por el estado de salud del célebre cantante y compositor que se apoyó mucho en sus compañeros con un resultado desigual pero agradable para los fans de algunas de las canciones más míticas de la historia del pop rock.  A lo largo de la noche los enérgicos !!! (Chk Chk Chk) defendieron un movido concierto en su línea habitual. Two Door Cinema Club resultaron algo distantes para los no aficionados y sufrieron las consecuencias de tocar en el momento en el que cayó más lluvia.

Primal Scream, una propuesta prometida para el Azkena Rock el año pasado, se salvó gracias a la calidad de sus temas, aunque Bobby Gillespie comenzó muy desganado, tal vez por no encontrar apoyo entre el mojado público. Hacía el final remontó con sus canciones más míticas.  Ya de madrugada fue el turno de Die Antwoord que no dejaron a nadie indiferente para bien o para mal. La diferencia de su sonido y de su espectáculo consiguió al menos que el público despertara y se moviera un poco y se hicieron entretenidos incluso para aquellos que discutan su calidad musical. Esta edición también ha supuesto la consolidación del agradable espacio Basoa, donde la fiesta se prolongaba de madrugada. Fotos de Janire Goikoetxea.

Deja un comentario