My Twitter Feed

September 22, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Copernicus Dreams. Dulce luna de miel.

Copernicus

Tras la pérdida de uno de sus miembros y nuevas incorporaciones a la banda, el grupo cántabro se consolida en su segundo disco, “The Honeymoon”, en el que las personales letras vuelven a acompañarse de un sonido norteamericano.

¿Cómo surgió la idea de comenzar el disco con dos canciones tituladas The Wedding Day y The Honeymoon? Siempre suelo escribir sobre cosas personales que me han ocurrido y esas canciones las compuse después de casarme y vivir mi luna de miel. Empecé a darle forma al disco partiendo de esa base y me pareció que era una especie de luna de miel para el grupo. Nos han pasado muchas cosas, desde pérdidas de algunos compañeros hasta cosas buenas. Es como un viaje musical.

¿De qué otros temas habláis en el disco? La pérdida de Luis nuestro bajista que falleció de leucemia a la hora de grabar nuestro primer disco, y de cómo le echamos de menos (How We Miss You). Cheers to Those Days es una forma de dar las gracias a mis padres que siguen afortunadamente vivos. Hay un homenaje a Big Star que es una banda que pasó de puntillas para la crítica y que después ha pasado a ser de culto. También hay una canción dedicada a mi abuela que falleció de alzheimer, en Even Roses Die. Es una despedida pero no triste sino tranquila.

A pesar de alguno de los temas que tratan, vuestros temas son optimistas. No tienes por qué hacer una canción muy triste porque trates de un tema que pueda ser dramático para ti.

¿En qué sentido habéis evolucionado desde vuestro anterior disco, Sunrise? Al final la enfermedad de Luis marcó un poco el primer disco y lo grabamos tal y como nos lo marcaba el día a día. Después he planificado más las canciones y les he dado el sonido que quería. He pensado más en global que cuando hicimos Sunrise. Además hemos estado buscando gente nueva y hemos pasado de ser tres a ser cinco, lo que también se nota en el disco.

¿Os sale de manera natural utilizar un idioma como el inglés para expresar vuestras experiencias? A mí sí. Desde pequeño lo he mamado con los Beatles o los Stones. A día de hoy hay bandas que me encantan en castellano o en otros idiomas pero no he encontrado la forma de expresarme de otra forma. Nunca digo “De este agua no beberé” y puede que el día de mañana me encuentre cómodo escribiendo en castellano o en otro idioma pero actualmente el inglés me parece el idioma universal para el rock.

¿Qué grupos os han influenciado en vuestro estilo musical? Yo vengo de una banda ,Gramophone Man, que hacía música progresiva, todo lo contrario de lo que hacemos en Copernicus. Me han influenciado bandas como Crimson, Pink Floyd, Yes, los Genesis iniciales con Peter Gabriel… Otras bandas como Golden Smoke, Black Crowes, Wilco…Oigo mucha música y cada uno tenemos nuestras influencias, a Pablo por ejemplo Bad Religion o Faith No More. A mi de joven me gustaban mucho Guns N’ Roses.

¿Os resulta difícil acceder a determinados locales o festivales? No me quejo porque podemos tocar. The Honeymoon acaba de salir hace apenas un mes y ya hemos tocado en Castro y en el Antzoki…Queremos ir a Madrid, Oviedo, Barcelona, Valencia, Santander…El objetivo es ir generando más interés por la banda y que eso nos permita dar el salto a festivales importantes. Texto de Roberto González.

Deja un comentario