My Twitter Feed

September 26, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Rober Garay. No es sólo rocanrol.

roque_star_portada1

El inquieto dibujante bilbaíno recopila en el libro “Roque Star” sus tiras sobre una estrella de rock de andar por casa publicadas originalmente en el diario El Correo.
Véndenos el libro. La recopilación abarca ocho años de tiras. Sobre esto se hizo una selección en base a la actualidad de los temas y demás. Como a mí no me da la vida lo dejé en manos de Sergio, el editor de Siarte, que ya sabía que lo iba a hacer bien. Es un tocho en papel gordo, con 160 páginas.
A pesar de que Roque es un músico aparecen otros temas en las tiras. Uno muy frecuente son las nuevas tecnologías. Yo seguía el patrón de muchos amigos que tengo que están en el rock and roll pero llevan ya tantos años que su condición de roqueros, y de tipos que ensayan y hacen bolos, pasa a segundo plano. Son auténticos viejóvenes eternos. Tanto Roque como todo su séquito de acompañantes son treinteañeros que actúan como si tuvieran veintitantos. Así que en una tira igual hablan de que les ha llegado desmontada la guitarra del Ikea pero luego durante veinte tiras más hablan más de whatsapps, de selfies y chorradas que casi no les corresponden porque la gente de su edad está en bares jugando al mus. Incluso he dibujado una nueva tira para el libro que aborda la caza de Pokémons. Tienen su cabeza en el rock pero eso me sirve de salvoconducto para explorar todas las tonterías que tiene la vida juvenil.
Antes de “Roque Star” también en El Correo publicaste la serie “Andrés y Néstor” ¿les tienes el mismo cariño? Sí que les tengo. Llega un momento en que son tus hijos. Cuando dejas de publicarlos por las circunstancias que sean es como si se hubieran ido de casa. Les ves poco pero siguen estando allí. La gente me dice “qué pena que ya no saques a Manurro, a Kaoporrex o a Andrés y Néstor” y yo les digo “pena ninguna” porque yo siento que siguen vivos y que en un momento dado, si me da la gana, puedo hacer una historia nueva.
Tu estilo de dibujo es muy detallado, ¿te costó pasar de la media página de “Andrés y Néstor” a la tira de “Roque Star”? Al principio me costaba más pero llegó un momento en que tenía muchas caras de Roque y de los figurantes. Las cien primeras tiras me llevaron más trabajo que las que vinieron a continuación. La meta de “Roque Star” era el gag, el mensaje que iba a lanzar a un lector que iba a dedicar a mi tira dos segundos y medio. Así que regodearme en un fondo o una perspectiva era algo que descartaba.
Suelen aparecer muchos secundarios, ¿algunos son caricaturas de personas reales? Hay muchos guiños. En algún caso tuve pequeñas turbulencias por poner a un personaje en una circunstancia ridícula y que la gente le ha reconocido y se lo ha dicho pero en general son homenajes a gente que conozco y a la que le hace mucha ilusión aparecer. En el libro hay a lo mejor diez o quince personajes que están basados en personas reales.
¿Cómo ha sido la relación con Siarte? Siarte ha sido el motor de la recopilación. Aunque la tira se publicó en El Correo costaba llegar a un acuerdo para editarlo con ellos. Muchísima gente no ha seguido la serie y les va a parecer un empacho de material nuevo y otros habrán leído sólo una parte. Texto de Roberto González.

Deja un comentario