My Twitter Feed

September 20, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Ylenia Baglietto. Vasca de laboratorio.

ylenia

La actriz de Eibar encarna a la primera vasca creada de manera artificial en “Desoxirribonucleico”, comedia de Glu Glu Producciones que mezcla humor, ciencia y el teatro musical.
La ciencia es un campo que suele considerarse muy serio. ¿Eso la hace propicia para la comedia? Pues sí. Podríamos decir que esta es una comedia científico-musical. Trata sobre un laboratorio químico en el que se está intentando crear un ser humano, que ellos llaman “la vasca perfecta”. Le meten todo tipo de genes de personajes vascos míticos. Ese es el hilo de la función. Somos cinco actores: Martxelo Rubio, Itziar Ituño, Susana Soleto, Ugaitz Alegría y yo. Dentro del laboratorio ocurren otro tipo de enredos y relaciones personales. Hay diferentes tramas y sorpresas que le dan varios colores a la función.
Me recuerda un poco a The Rocky Horror Picture Show. Quizás Galder Pérez que es el que ha escrito el guión se ha podido basar un poco en esa historia. Aunque la trama no tiene demasiado que ver.
Y eso de hacer de la vasca perfecta, ¿es mucha responsabilidad? Mucha, imagínate. Es un personaje que comienza la función “sin hacer”, así que empieza como un bebé que va descubriendo el mundo poco a poco hasta hacerse adulta al final de la función. Realmente no sabemos lo que sería crear un ser humano en un laboratorio químico así que nos lo estamos inventando.
Galder Pérez dice que la obra responde a la pregunta de si se puede alterar genéticamente la pasión vasca. ¿Aparece de nuevo la frialdad de los vascos a la hora de ligar? Jugamos con los tópicos pero la intención también es cambiarlos un poco. Creamos otra manera de ser vasco. Aunque es cierto que la creación es una vasca llena de tópicos.
¿Qué cuentas sobre el apartado musical? Lo bueno que tiene esta función es que todas las canciones son versiones de temas muy conocidos. Es muy bonito porque la gente enseguida las va a reconocer. Se lo ponemos muy fácil al espectador para que se siente y disfrute de lo que ve. Nosotros también disfrutamos mucho cantando estos temas con una letra un tanto distinta.
¿Cómo ves la salud del teatro en Euskadi? Tengo la suerte de trabajar con Glu Glu Producciones. Normalmente llenamos los teatros. Hay de todo. Hay que animar a la gente a que vaya al teatro. Sobre todo a la gente joven. Tiene un poco que ver con lo que nos enseñan en el colegio y en el instituto, que muchas veces son funciones que son aburridas para esa edad. El teatro es algo muy interesante, no es un coñazo. Es cultura y hay que ir a verlo.
Debutaste como directora con “Mi última noche inestable”, ¿cómo fue la experiencia? Muy buena. Ponerte al otro lado no es tan fácil como yo esperaba. El día del estreno de “Mi última noche inestable” creo que pasé más nervios que en cualquier estreno en el que yo haya estado como actriz. No me lo esperaba porque tú estás fuera y crees que va a ser más fácil pero al final es tu creación y estás pensando si has hecho bien o mal el trabajo. Encima no está en tus manos porque es otra persona la que está en el escenario. Estás entre el público viendo lo que hacen los actores que has dirigido y con el culo prieto (Risas). Pero he aprendido muchísimo. Texto de Roberto González.

Deja un comentario