My Twitter Feed

August 11, 2020

NOTICIAS FLASH:

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Vetusta Morla. Mismas Historias, Distinto Final. -

domingo, junio 7, 2020

Rodrigo Sorogoyen. Buscando la incomodidad del respetable.

sorogoyen

El director madrileño, de 35 años, sorprende con su segunda película en solitario tras la brutal “Stockholm”: en este caso ha contado con Antonio de la Torre y Roberto Álamo para que encuentren a un asesino en serie en un vibrante thriller que ha ganado el Premio del Jurado al Mejor Guión en San Sebastián.

El escenario de tu nueva película, “Que dios nos perdone” es un Madrid sucio, desconchado y sudado… Era mi obsesión: conseguir retratar esta mierda de ciudad, que es a la vez fascinante. Yo vivo aquí y soy profundamente madrileño. Amo Madrid pero me pregunto por qué lo hago, pues es cruel e incómoda. Yo no he vivido en otros sitios, sólo de Erasmus en una ciudad francesa de provincias, en Nantes, y he pasado cuatro noches en Berlín, pero siempre he pensado vivir en otros sitios y nunca me he terminado de ir, bueno, quizás porque tengo aquí mucha gente querida… pero alguna vez lo haré.

Tu anterior film, “Stockholm” -el primero en solitario tras compartir dirección con Peris Romano en “8 citas”- empezaba como una comedia romántica y acababa de forma tremenda: allí ya estaba la maldad del género humano que tanto te atrae, como se puede ver en “Que dios…”. Me fascina ese lado oscuro que todos tenemos: somos capaces de hacer cosas preciosas y también horribles. Lo válido es saberlo, controlarlo y pedir perdón en caso de hacer daño a alguien. Hay gente que tiene un lado oscuro muy desarrollado y, como soy muy peliculero, potencio eso, para que los personajes sean más fascinantes.

Entonces, ¿todos podemos ser psicópatas? De eso va un poco el film: se es asesino en serie por nacer aquí o allí, con unas circunstancias, porque ¿quién es más psicópata: ese policía o ese otro ciudadano tan normal y corriente?

Mejor no desvelar las sorpresas de la película, pero el equilibrio entre dureza y ternura está logrado. Éramos conscientes de eso: los momentos de ternura tenían que ser potentes, bien interpretados y tratados de forma especial. Hay tres escenas así en el film. Quiero recalcar la humanidad de la película: son humanos esos personajes, se empatiza con ellos. Me gusta poner al espectador en esa tesitura: ver en la pantalla cosas horribles alejadas a priori de lo que uno cree de sí mismo, pero que gracias a la trama o al actor-personaje, llegues a pensar “quizás yo podría hacer algo parecido”. Eso en “Stockholm” estaba, y aquí también: esa incomodidad me pone mucho.

En “Stockholm” me descubriste a una magnética Aura Garrido y aquí tienes un casting brutal, donde no desentona ni el intérprete más anecdótico, pero es que la pareja estelar está de Goya. Aunque había hecho de policía en la obra de teatro “Lluvia constante”, que yo no había visto, escogí a Roberto Álamo porque hizo una prueba espectacular. Además posee una gran presencia física, pero a la vez muy normal y española, y también esa sensibilidad como actor y ser humano, cosa que necesitábamos para el personaje. Comprendió el rol muy bien. Y Antonio de la Torre es para mí del Olimpo: él estuvo desde el principio y los productores dieron el ok sin dudarlo.

Viendo tu película, uno se acuerda de “Seven”. Sí, claro, cualquier thriller de hoy tiene algo de “Seven”: es un referente, un películón muy oscuro, con la figura del asesino, y es a la vez una “buddy movie” (film de colegas). La mía tiene en común con ella la oscuridad y la opresión de la ciudad, y esos personajes antagónicos que se acaban encontrando. Texto de Alfonso Rivera.

Deja un comentario