My Twitter Feed

November 29, 2022

NOTICIAS FLASH:

¡García! ¿Qué es ser patriota? -

martes, noviembre 29, 2022

ANTRO. EL SUBSUELO ESTÁ LLENO DE PLATAFORMAS MUSICALES. -

martes, noviembre 29, 2022

CARLOS VERMUT. MI NOVIO ES UN MONSTRUO. -

martes, noviembre 29, 2022

ZINEBI EXPRESS. BILBAO EN EL QUIRÓFANO. -

martes, noviembre 29, 2022

YUNE NOGUEIRAS. LA SOCIEDAD SEGÚN DELIBES. -

martes, noviembre 29, 2022

Forever Young. Eternos canallas. -

martes, noviembre 29, 2022

Hitz Politak. Juegos de palabras y dibujos. -

martes, noviembre 29, 2022

Aritz Trueba. Intimidades. -

lunes, noviembre 28, 2022

Isaac Sánchez. Memorias piadosas. -

domingo, noviembre 27, 2022

Twinterview a Inés de León. -

domingo, noviembre 27, 2022

El poder gráfico en la música, según INGE CONDE y CAROLINA QUEIPO GUTIÉRREZ. -

domingo, noviembre 27, 2022

30 años de ‘Batman: la serie animada’, según ÁNGELA ITURRIZA -

sábado, noviembre 26, 2022

Tecnología. -

sábado, noviembre 26, 2022

Escuela Superior de Tecnologías Industriales Avanzadas (ESTIA). Poniendo proa al futuro. -

sábado, noviembre 26, 2022

Moda. De la pasarela a la calle. -

sábado, noviembre 26, 2022

Reseñas AUX 118 -

sábado, noviembre 26, 2022

Pilar Palomero. Madres luchadoras. -

viernes, octubre 7, 2022

Carlota Pereda. Crónicas-sangrientas-de un pueblo. -

viernes, octubre 7, 2022

Unicorn Wars. Osos poco amorosos. -

viernes, octubre 7, 2022

Manel. Sin prejuicios en la música. -

viernes, octubre 7, 2022

Asier Etxeandia. El artista total.

asier-blanco-y-negro

Asier Etxeandia vuelve a su casa con “El intérprete XXL”, la versión ampliada de la obra con la que lleva más de cuatro años cosechando éxitos por todos los lugares donde se ha representado, un emocionante y trepidante trabajo autobiográfico en el que el artista bilbaíno se desnuda interiormente.

¿Qué diferencias vamos a encontrar en este “Intérprete XXL”? Yo, con El intérprete, he estado casi cinco años, he crecido con él y ahora soy muy diferente, así como la forma desde donde quería vivirlo ahora. Una de las cosas de las que más he disfrutado ha sido la música y los músicos con los que me he ido encontrando y quería que “El intérprete” sonara como las grandes bandas que me he imaginado siempre. En este caso se llama “XXL” porque somos nueve personas en escena con un diseño de luces y sonido más potente, tal y como el niño lo soñó. Digamos que hay un cambio interno y también externo de cara al público, pero la historia es la misma. Pero lo que cuenta es lo mismo porque “El intérprete” en sí mismo ya es redondo.

¿Cuesta mucho desnudarse interiormente como tú lo haces en “El intérprete”? Sí cuesta, pero yo considero que es mi responsabilidad como artista. No sólo soy actor, yo me defino como artista porque estoy en búsqueda constante del arte. Creo que, si decido dedicarme a esto, tengo que hacer una prolongación de mí mismo de la forma más honesta y ser más yo mismo que nunca porque, si no, el público descubre que está en un engaño. Lo más honesto es desnudarte, jugar con tu ridículo y exponerlo.

¿Y no acabas agotado después del esfuerzo físico que realizas en cada función? Sí, es maratoniano y termino destrozado. Pero mis grandes referentes tienen que ver con la danza, la performance, el rock and roll, la música y la puesta en escena, así que no entiendo separar un elemento del otro. Creo que el cuerpo, la voz y el alma tienen que ir de la mano. Sobre todo, “El intérprete” es un canto a la libertad y a desatarse hasta encontrarte con quien eres realmente. Ese niño está buscando su paz, que es ser él mismo y poder expresarse en todos sus registros. Lo digo en tercera persona porque, a pesar de ser yo mismo, es un personaje que pongo ahí y hay que contarlo hacia afuera. Pero la verdad es que termino el concierto agotadísimo pero muy pleno.

Cine, televisión, teatro… ¿Cómo consigues compaginar toda esta actividad? Ja ja ja… Me descojono porque es muy jodido, lleva bastantes comeduras de tarro y no es fácil. Tengo la suerte de tener un gran representante que me ayuda mucho con todo pero es que, en este país, los actores tenemos que hacer esto. Con lo que cobramos tenemos que hacer muchas cosas a la vez y, si encima te dedicas al teatro… ni te cuento, porque, llenando escenarios como con “El intérprete” nos da justo para mantener la empresa. Yo tengo la suerte de que me encanta mi trabajo y no me importa hacer cinco cosas a la vez porque es donde está la diversidad y la manera que más disfruto pero, aun así, creo que tampoco me queda más remedio porque, si no, no llegaría a fin de mes.

Supongo que, incluso, habrás tenido que decir que no a cosas… Yo digo que no a cosas que no las siento, que no me palpitan por dentro. Pero también ha habido proyectos maravillosos que he tenido que rechazar con un dolor terrible por imposibilidad de fechas o por contratos previos que no podía cambiar. Aun así, intento ponerme contra las cuerdas, cuando veo que hay mucho trabajo no me importa ponerme más.

¿Entre el cine, el teatro o la televisión, tienes alguna preferencia? No, disfruto mucho de la televisión, de descubrir un personaje a fondo, sobre todo, si tienes un buen equipo; el cine es totalmente diferente, está lleno de magia y, para mí, es como formar parte de una enciclopedia universal, es un privilegio. Y el teatro es un aquí y ahora, un ritual psicomágico necesario para el ser humano. Pero todo forma parte del mismo oficio. Es más, creo que especializarse es un error.

¿Crees que estás viviendo tu mejor momento? No, mi mejor momento todavía tiene que llegar.

De todos los premios y nominaciones que has recibido estos últimos años, ¿cuál es el que más ilusión te ha hecho? Me hacen mucha ilusión y me emocionan todos los premios, sobre todo los que te dan tus compañeros. Pero mi premio es ver un teatro lleno, ver que lo que hago sirve de algo para los demás, no sólo de entretenimiento. Mi premio es que, después de ver “El intérprete” se me acerque alguien y me diga que, después de años de depresión se atreve a salir de casa porque entonces veo que mi profesión sirve para algo.

Para terminar, cuéntanos cuáles son tus proyectos inmediatos. Ahora me voy a Santo Domingo a hacer “Nadie muere en Ambrosía” donde interpreto a un filibustero. También quiero terminar “El final del camino”, una serie que estoy rodando en Galicia y, sobre todo, terminar bien y por todo lo alto los últimos conciertos de “El intérprete XXL” en Bilbao, ya que para mí es muy especial actuar aquí. Texto de Sergio Iglesias. Fotografía de DANiMANTis.

Deja un comentario