My Twitter Feed

February 3, 2023

NOTICIAS FLASH:

La Bien Querida. El (des)amor es la salsa de la vida. -

jueves, febrero 2, 2023

Rodrigo Cuevas. Al calor de la zarzuela. -

jueves, febrero 2, 2023

Los Chikos del Maíz. Un futuro de pan y rosas. -

jueves, febrero 2, 2023

Pájaro. Remontando el vuelo. -

jueves, febrero 2, 2023

Shinova. Cuando la suerte viene acompañada de trabajo. -

jueves, febrero 2, 2023

Alice Wonder. Sentimiento, emoción y verdad. -

miércoles, febrero 1, 2023

Santero y los muchachos. En clave de bar. -

miércoles, febrero 1, 2023

Anabel Lee. Eclécticos y personales. -

miércoles, febrero 1, 2023

Yarin. Danza entre culturas. -

miércoles, febrero 1, 2023

Inés Hernand. Comedia digerible. -

miércoles, febrero 1, 2023

Arnatz Puertas. Aprendiendo del pasado. -

miércoles, febrero 1, 2023

Las que limpian. Reivindicando desde la sátira. -

miércoles, febrero 1, 2023

25 años de Bilborock según Itxaso Erroteta, Concejala de Juventud y Deporte. -

miércoles, febrero 1, 2023

Los Oscar y la animación, según Joanna Quinn y Les Mills. -

miércoles, febrero 1, 2023

Bodega Beronia Rioja. Ollauri. La Rioja. Cosechando premios. -

miércoles, febrero 1, 2023

Tecnología. -

miércoles, febrero 1, 2023

Moda. Temporada de nieve. -

miércoles, febrero 1, 2023

Arima Soul. Alma afro y euskaldun. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Lukiek. Abriendo camino. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Doctor Deseo. La fiesta de los “maquetos”. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Muchachito. Otra vuelta de tuerca.

Muchachito_Tire1

Por si faltaba algo en el, ya de por sí, peculiar y variopinto estilo de Muchachito Bombo Infierno, el músico catalán ha decidido añadir a sus nuevas composiciones ritmos ochenteros con pinceladas funk y disco. El resultado de toda esta mezcla lo podemos ver en “El jiro” (sí, con “J”), el nuevo disco del alter ego de Jairo Perera.

El jiro”. El título del disco es una declaración de intenciones? Háblanos del cambio o evolución en el sonido de Muchachito. Efectivamente hay un ‘jiro’, un cambio en el sonido. Si en los trabajos anteriores las bases eran más en clave rumbera, y más rock tamizado por el swing; en este álbum hay un cambio hacia mis fuentes más ochenteras, tanto del funk, como el disco, sin perder de vista el reggae, el rock’n’roll ,la rumba y el swing…¡ o el pop!

¿Qué tal se lo están tomando los fans?¿Cómo está funcionando el directo? Desde los conciertos que hice en formato “solo-muchachito”, el tour de “La Maqueta” con mi “cocina” instrumental al completo en el escenario, pude comprobar que la evolución hacia un sonido más seco, eléctrico, funk funcionaba, la gente respondía. Aunque tuve un momento de crisis después de entregar el disco, ahora pienso que ha valido la pena arriesgar, el feedback está siendo buenísimo y gratificante para mí y mi equipo artístico. El disco, además de un trabajo inmenso en las canciones, tiene una aportación espectacular de varios artistas que me han regalado su arte en el diseño de esta caja-disco-juego-cómic de “El Jiro”, me siento muy satisfecho y afortunado de haber podido llevar a cabo un trabajo así.

¿Por qué sólo cuatro discos en diez años? ¿Eres muy perfeccionista? Hoy en día muy pocos cuentan con una maquinaria para poder hacer el trabajo, tenemos un oficio para el cual tenemos que diversificarnos muchísimo, estar en todo, en todas partes y a todas horas; somos la oficina, los productores, los técnicos, discográfica, inventores, diseñadores,…y además hacemos canciones…¡y música! ¡Y bolos! Me parece muy complicado poder producir más en estas condiciones… Aparte, con la demanda de directos, es utópico intentar grabar mientras estás en la energía de una gira, son energías muy distintas, horarios de trabajo distintos, es complicado, y lento.

¿Qué influencia ha tenido Ale Acosta en este nuevo sonido? Ale ha sido muy importante y un verdadero amigo, me ayudó en la última fase donde estaba más perdido y eso que él estaba hasta arriba de curro, es un músico increíble y un productor genial, por su entrega y empatía. Esto fue antes de que todo pasara por las mezclas del gran Dani Alcover importantísimo también para ese sonido. Pero no me puedo olvidar el importante arranque rockero en Jerez con el Ratón y Lele Leiva, estos dos maquinas se esforzaron de lo lindo en la producción, mientras que mi amigo David Carrasco El Niño, aconsejaba, arreglaba y hasta grababa a los controles, han sido cinco angelitos y cinco buenos compañeros.

Háblanos de las colaboraciones de gente como Diego Pozo o Aurora. Todas las colaboraciones que hago y con las que cuento son siempre de una forma natural y donde se unen admiración y amistad.  El Ratón y yo hemos estado girando mucho juntos, me conoce a leguas y utilizamos la palabra compadre en el esplendor de su término. A Aurora la he visto crecer como artista dejándome embobado y créeme que aún nos sorprenderá más, es una verdadera jefa y pura verdad.

En cuanto a las versiones ¿por qué “En mi cabeza” de Kevin Johansen y “Aeropuerto” de Caníbala? Adoro a la gente que tiene la capacidad y la sensibilidad de hacer una canción redonda, tanto Kevin como Josele son dos artistas que me gusta escuchar y que en mi casa versioneo, y a veces esto trasciende a los discos.

¿Volverá a haber reencuentro de la pandilla voladora o del G5? ¿Te gustan este tipo de colaboraciones o prefieres trabajar solo en tus proyectos? Tocar en compañía de otros músicos forma parte de nuestro trabajo. Una de las mejores cosas de la música es compartir, es una parte imprescindible de nuestro oficio. Todos mis proyectos “corales” siguen en marcha, siempre que se pueda y haya cosas que decir.

Ahora que empieza la temporada de festivales, ¿prefieres estos macroconciertos o tocar en garitos pequeños? Los dos tipos de espacio son súper necesarios, en ambos intento siempre tener un contacto total y único, cada bolo es un mundo, afortunadamente.

Este verano estarás tocando precisamente en un festival como Expogrow. ¿Qué opinas de este tipo de iniciativas? Lo conozco y me parece que la celebración y normalización de este tipo de eventos nos hace mejor sociedad. Texto de Sergio Iglesias.

Deja un comentario