My Twitter Feed

September 26, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Yellow Big Machine. Rock desde el parvulario.

YellowBigMachine

La semilla de lo que hoy es Yellow Big Machine surge en un colegio bilbaíno hace ya varios años. Allí se conocieron Pablo (guitarra), Sergio (bajo), Rober (batería). Más tarde, en 2002, se les unió Álvaro (cantante y guitarra). Esa unión les permitió cultivar la música que en la actualidad pregonan por la geografía nacional y que tocarán en el próximo Kutxa Kultur.
¿Cómo afrontais el próximo Kutxa Kultur? La verdad que estamos locos de ganas de tocar en Kutxa Kultur, es un festival que nos hace especial ilusión. La localización es maravillosa y musicalmente es un festival que apreciamos mucho. Haremos como siempre, cargar bien las pilas para que el monte Igeldo retumbe como nunca lo ha hecho (risas). Intentaremos teñir de amarillo nuestra ciudad vecina.
Allí presentareis vuestro último trabajo “Always with you”. Es un proyecto que surge por una necesidad imperiosa de sacar a la luz alguno de todos los temas nuevos que habíamos compuesto durante 2015. Nuestro último trabajo data del 2014 y ya teníamos el gusanillo de hacer algo nuevo, no nos gusta parar. El pasado diciembre decidimos arrancarnos con lo que ha sido este nuevo trabajo. También es una buena excusa para tocar canciones frescas, con luz y mucha libertad.
Sois un grupo de Bilbao, ¿qué desafíos habéis afrontado? Durante años, uno de los desafíos más grandes ha sido el poder encontrar conciertos fuera y cubrir los gastos que supone el desplazamiento a otros lugares. La economía y los recursos en un grupo que lo gestiona absolutamente todo siempre es una dificultad añadida. Hemos aprendido a hacer lo máximo con lo mínimo posible. Afortunadamente no hemos parado de tocar en BIlbao, pero al final este es un mundillo de redes, o estás dentro de la red o el salir fuera conlleva mucho curro.
A pesar de ello, contáis ya con cuatro trabajos a vuestras espaldas. Empezamos con “I’m Searching for Friends” en el 2009. Es un disco muy anclado en los noventa y que bebe mucho de las bandas que nos motivaron en aquel momento a hacer música: El Inquilino, Pavement, Sonic Youth, Sebadoh, Fugazi, etc. Con él fuimos a nuestro añorado Villa de BIlbao, el cual nos ha abierto muchas puertas. Luego vino UPI-APA. Con “Here Comes the Big Fun” nos consolidamos más como banda. Es un disco bipolar, la nueva Yellow estaba en la primera cara del LP, y la Yellow más agresiva en la segunda. “Always With You”, nuestro último trabajo, es otro paso estratégico. Muy distinto de los anteriores, más simple y directo y al mismo tiempo más complejo.
Además disteis el paso de cantar en inglés, ¿arriesgado? Desde pequeños, nuestros padres y tíos nos empezaron dando de comer con la música de los 60’ y 70’. Suponemos que la inercia de escuchar en inglés desde pequeños nos hizo coger el gusto para cantar en este idioma. Además tenemos un cantante del que podemos decir que el inglés es casi como su idioma materno. No estábamos pensando en si nos podría condicionar en un futuro. Tampoco creemos que lo haya hecho. La gran mayoría de nosotros escuchamos prácticamente toda la música en inglés. Existen excepciones, pero casi todo bebe de ahí.
Y sobre el escenario, ¿cómo sois? La verdadera pasión por la música la demostramos encima de las tablas de las salas y festivales. Todos y cada uno de los conciertos que hacemos nos hacen ilusión, el hacerlo ahí y ahora nos excita y lleva en brazos. Texto de Adrián Blanco.

Deja un comentario