My Twitter Feed

February 1, 2023

NOTICIAS FLASH:

Inés Hernand. Comedia digerible. -

miércoles, febrero 1, 2023

Arnatz Puertas. Aprendiendo del pasado. -

miércoles, febrero 1, 2023

Las que limpian. Reivindicando desde la sátira. -

miércoles, febrero 1, 2023

25 años de Bilborock según Itxaso Erroteta, Concejala de Juventud y Deporte. -

miércoles, febrero 1, 2023

Los Oscar y la animación, según Joanna Quinn y Les Mills. -

miércoles, febrero 1, 2023

Bodega Beronia Rioja. Ollauri. La Rioja. Cosechando premios. -

miércoles, febrero 1, 2023

Tecnología. -

miércoles, febrero 1, 2023

Moda. Temporada de nieve. -

miércoles, febrero 1, 2023

Arima Soul. Alma afro y euskaldun. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Lukiek. Abriendo camino. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Doctor Deseo. La fiesta de los “maquetos”. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Señor No. Tres décadas derrochando coherencia y actitud. -

miércoles, noviembre 30, 2022

¡García! ¿Qué es ser patriota? -

martes, noviembre 29, 2022

Antro. El subsuelo está lleno de plataformas musicales. -

martes, noviembre 29, 2022

Carlos Vermut. Mi novio es un monstruo. -

martes, noviembre 29, 2022

Zinebi Express. Bilbao en el quirófano. -

martes, noviembre 29, 2022

Yune Nogueiras. La sociedad segun Delibes. -

martes, noviembre 29, 2022

Forever Young. Eternos canallas. -

martes, noviembre 29, 2022

Hitz Politak. Juegos de palabras y dibujos. -

martes, noviembre 29, 2022

Aritz Trueba. Intimidades. -

lunes, noviembre 28, 2022

Compartir piso con un compañero de mierda, según GIUSEPPE ANGELO FIORI.

Extracto_Companero_de_piso7

Compartir piso puede ser una experiencia enriquecedora… Excepto cuando no lo es. “Il Coinquilino di Merda” nació en internet como una iniciativa para identificar a los compañeros que pueden convertir tu vida en una pesadilla. La página de facebook cuenta con más de quinientos setenta mil seguidores que comparten fotos delirantes de los desastres ocasionados por sus inquilinos. Ahora estos especímenes están recogidos en una guía delirante que incluye las mejores –o peores- situaciones reales y definiciones de todos estos sujetos. Un libro revelador, en ocasiones algo asqueroso –por las explícitas imágenes de suciedad acumulada o comida en mal estado- pero siempre ácido y divertido.

1. ¿Hay algún Compañero de Piso de Mierda (CDM) que consideres más peligroso que los demás? Creo que el más peligroso es el CDM Niño de Mamá: seguramente es el que tiene más mala leche y el más vengativo… Si las cosas no salen como a él le gustan y está acostumbrado, puede transformarse en tu peor enemigo.
2. ¿Crees que olvidaste alguna categoría de CDMs? Por supuesto, las categorías que propongo están en continua evolución. Recientemente, por ejemplo, he encontrado ejemplares suficientes para hablar del que podríamos denominar CDM Pueblerino: aquel que llega directo desde su aldea natal y te llena la casa de pollos que ayer mismo estaban vivos. También están el CDM Vegano, el CDM Conspiranoico…
3. ¿Las categorías de CDM son universales o hay algunas más frecuentes en unos países que en otros? Me han llegado historias de muchos países, desde luego, pero yo conozco sobre todo Italia, España, Inglaterra y Australia. Según las estadísticas, eso sí, los españoles son los que menos se acercan al aspirador y otros útiles de limpieza doméstica compartidos. No lo digo yo, son los datos…
4. ¿Cómo surgió la idea de la página de facebook? Yo tenía una CDM a la que realmente no podía soportar… Pensé que debía encontrar una manera de exorcizar todo el estrés que me provocaba, y entonces lancé un primer grito de ayuda en internet.
5. ¿Fue complicada la selección de anécdotas y fotos para el libro? Me encerré un verano en mi habitación, imprimí todas las imágenes que llegaron a la página de Facebook, las pegué en la pared, y poco a poco fui retirando las que descartaba para el libro. Me hubiera gustado incluirlas todas, ¡las historias que hay detrás de cada imagen son tan maravillosas!
6. El libro dice que si no hay un CDM en tu piso, el CDM eres tú. ¿No hay la más mínima posibilidad de que en un piso no haya ninguno? Debo decirte que ése es el típico razonamiento de un/una CDM. Quizás seas tú el CDM de tu casa…
7. Si vives con tu pareja o con tus padres ¿evitas a los CDM? Recibo muchísimos mensajes que me dicen: ¡mi hijo es el CDM! Y lo mismo con el padre, el marido, la hermana… Nadie se salva.
8. La falta de limpieza parece uno de los mayores problemas con los CDM, pero el exceso también puede serlo, ¿qué es peor? Todos los extremos son malos. Entre el CDM guarrete y el CDM tiquismiquis, realmente no sabría qué elegir.
9. Todos tenemos defectos, ¿cómo evitar ser un CDM? Ve a vivir sólo…

Texto de Roberto González.

 

portadacompanero
“El compañero de piso de mierda”, escrito por Giuseppe Angelo Fiori con ilustraciones de Dario Campagna y portada de David Sánchez, está editado por Errata Naturae, tiene 192 páginas y cuesta 17,50 euros.

Deja un comentario