My Twitter Feed

April 2, 2020

Love of Lesbian. Recuperando las sensaciones perdidas.

LoveofLesbian

Love of Lesbian vuelven a visitarnos. En esta ocasión vienen a presentar su último trabajo en el BBK Live de Bilbao. Este nuevo trabajo ha supuesto un giro radical del registro habitual de los “lesbianos”, que han dirigido su mirada hacia nuevos ámbitos musicales y temáticos en trece largas canciones que enganchan desde el primer tema hasta el último, el que da título al disco y en el que han contado con la colaboración de Joan Manuel Serrat. Para hablar de esto y de muchas cosas más nos hemos juntado con Santi Balmes, Joan Ramón Planell y Oriol Bonet, que nos han contado sus impresiones y sus sentimientos ante este nuevo reto.

Comencemos por el título, ¿Quién es El Poeta Halley?

Joan Ramón: Pues el poeta Halley es, básicamente, el “superyo” que tenemos cada uno, la parte de la creatividad que va y vuelve y que, cuando desaparece, te preocupa. El disco trata de la búsqueda de la creación y habla, sobre todo en el primer y el último tema, sobre eso. Yo creo que son temas que enlazan con el momento que vivíamos cuando hicimos “Maniobras de escapismo”, cuando estábamos como más alejados de la vida de carretera, de lo que es promo, concierto y todo el jaleo. Buscando recuperar aquello decidimos parar un año y pico para volver a encontrar nuestra musa y el porqué estamos en esto. Cuando llevas tanto tiempo en la carretera parece que toda la magia de la composición y del estudio se pierde un poco.

¿Os ha venido bien ese período de descanso que os habéis tomado para volver con más energía?

J.R.: En realidad tan sólo ha sido un descanso de cara a los medios porque a los tres meses ya habíamos empezado con los ensayos.

De nuevo habéis vuelto a trabajar con Ricky Falkner que ya es casi parte de la banda.

J.R: Llevamos mucho tiempo con él, ya que empezamos a colaborar en el “Ingravity” Para mí es el mejor músico que hay en España. Da a mil palos, produce grupos muy distintos y con nosotros lo bueno es que, cada vez que nos volvemos a encontrar, han pasado tres años entre disco y disco en los que él ha aprendido un montón de cosas nuevas como productor y nosotros también hemos crecido como banda. Para Ricky también es muy fácil trabajar con nosotros aunque siempre intentamos sorprenderle con cosas nuevas.

Santi: Lo cierto es que este disco era un reto para todos, incluso para la producción. Cuando Ricky oyó la demo nos dijo: “tenéis una hornada de canciones para hacer algo grande, no la jodáis; grupos como vosotros tenéis una obligación generacional de hacer algo que, dentro de unos años, la gente diga que valió la pena hacerlo”. Me impactó mucho aquel comentario y ver que de verdad éramos responsables de contribuir a generar nuevos caminos.

Y también habéis contado con la colaboración de otro sospechoso habitual como Dani Ferrer…

J.R. David ya es de la familia. Love of Lesbian somos nosotros pero hay mucha gente detrás de los cinco. Dani es de la banda aunque él no quiere estar en primera fila, es un genio y, para mí, es de los mejores teclistas de España y es el sexto lesbiano en la sombra porque ensaya y está en las giras igual que todos.

¿Estáis de acuerdo con Iván Ferreiro en que este es vuestro disco más maduro?

J.R. Creo que sí. Además, en estos últimos diez años, la banda ha crecido mucho desde “Maniobras de escapismo”, el primero en castellano, que era como más inocente. Este ha sido más meditado, sobre todo la parte de Santi que ya lo estaba trabajando durante la gira de “La noche eterna”.

S: Está claro que es un disco que no tienes los huevos de hacerlo hasta que no has creado cierto tipo de estructuras en discos anteriores en los que, rompiendo un poco la dinámica pop, ves que ha funcionado. Es entonces cuando decides apretar por ahí, porque ves que la gente igual está esperando escuchar algo distinto a lo de siempre. Aparte de esto, como músico ya estás un poco de vuelta de todo porque ya has vivido el éxito y tienes que replantearte por qué sigues aquí. Era como una declaración de principios: primero, un homenaje a la profesión con canciones que hablan sobre el propio proceso de crear y segundo, una manera de recuperar ese juego que igual se había perdido por diferentes presiones o auto presiones. Ha sido una manera de aislarnos de todo ese ruido y, a raíz de un año sabático, hacer un disco con lo que a nosotros nos gustaría escuchar en nuestra radio, sin menospreciar al público que creo que quiere estímulos nuevos. Haciéndolo así, con que aciertes sólo en la mitad del disco ya merece la pena.

Oriol: Así es. Merece más la pena esa recompensa a largo plazo, ese saber que estamos haciendo canciones que se van a recordar dentro de unos años. Cuando haces concesiones y tienes que recortar al hacer canciones sabes que no te va a gustar tanto tocarlas en diez años.

En el disco destaca también la duración de las canciones, con temas de más de 9 minutos…

J: De hecho, a Ricky le hemos engañado un poco porque, después de los últimos trabajos que eran discos con muchas canciones, le dijimos que estuviera tranquilo que iba a ser una cosa sencilla de 13 canciones más ligero… hasta que vio las letras larguísimas. En “El poeta Halley” la norma era no recortar nada las letras, aunque las canciones tuvieran que durar más que en las maquetas y al final… 73 minutos de disco.

Reconociendo el riego que habéis asumido con este disco, ¿Qué tal han recibido este giro los fans de la banda?

O: Siempre hemos hecho lo que nos ha dado la gana. Hemos salido de esa zona de confort y es un disco muy sincero, con intención de recuperar sensaciones de banda que, a lo mejor se habían perdido. Como te decía antes Joanra, se une mucho a esa esencia de “Maniobras de escapismo”, algo que nos apetecía mucho después del pelotazo de “1999” y la resaca de “La noche eterna”. Es un álbum que supone el inicio de algo, nos planteamos abrir puertas para ver donde nos llevan, algo que siempre aparece en nuestros discos para preparar el camino a seguir en el siguiente.

J.R: Eso es. Sabemos que vamos a empezar una gira de unos dos años y tenemos que saber que después de terminarla ya tenemos algo para empezar a trabajar.

S: De todas formas, a estas alturas, ya te da igual un poco todo, ya no te importa lo que diga el crítico de turno o el fan festivalero. A muchos les quedó grabado “1999” y lo sigue pidiendo, pero lo peor que le puede pasar a una banda es que, aunque esté tocando ante 50.000 personas, tenga la sensación de que está viviendo de réditos del pasado. Lo bonito de esta profesión es que tú creas tu propio futuro y esa inestabilidad la conviertas en algo positivo. Con “El Poeta Halley” es bonito que, después de tantos años, nos digan que es nuestro mejor trabajo o que estemos ganando nuevos seguidores… No puedes estar condicionado por la opinión del fan, y mucho menos, por la del fan talibán que es una persona impulsiva que no le da muchas oportunidades a las cosas diferentes. Este disco tienes que escucharlo con mucha calma.

O: Además yo pienso que siempre tienes que evolucionar antes de que el fan o la crítica te lo pida. Pero, en general, parece que los fans se lo han tomado bien, salvo el fan festivalero, que es un fan de playlist que se ha encontrado con que no le encaja lo que escucha en este disco.

LoveofLesbian2

“A muchos les quedó grabado “1999” y lo sigue pidiendo, pero lo peor que le puede pasar a una banda es que, aunque esté tocando ante 50.000 personas, tenga la sensación de que está viviendo de réditos del pasado. Lo bonito de esta profesión es que tú creas tu propio futuro y esa inestabilidad la conviertas en algo positivo”.

¿Cómo fue la experiencia de colaborar con una leyenda como Joan Manuel Serrat?

J.R: Yo no te voy a decir eso de que soy un mega fan de Serrat y todo eso, pero la verdad es que en casa sí que siempre he visto discos suyos. Pero como personaje es alucinante y, como dices tú, una leyenda. Así que imagínate cómo estábamos cuando vino al estudio, fue una locura total. La grabación fue increíble, escuchó un par de veces la canción, hizo su recitado a la primera y lo clavó.

Supongo que sería especialmente emocionante para ti, ¿no Santi?

S: Es muy heavy todo…el poema está bien pero en su voz tiene otra dimensión, ha quedado muy bonito porque es la representación de lo que es para nosotros “El poeta Halley”. Para nosotros hacer esto con Serrat era la manera de unir en una canción padre y madre que, en nuestro caso, el padre sería toda la música británica y la madre todos los letristas que han dignificado en este país esto de hacer canciones. No es una colaboración al uso pero estábamos en un punto lírico tan exacerbado que era la guinda del disco. En cuanto a lo de las letras de este disco es una sensación rara, pero muy bonita, ver que algunos amigos lloran cuando lo escuchan. Es más, a nosotros nos paso algo parecido ya que, cuando acabamos de escucharlo, nos quedamos como “¿Y ahora qué?”.

Hablando de la parte lírica, a mí me ha encantado una frase que cantas en “Los males pasajeros” y que dice: “A los atormentados sin motivo que hacen arte, que les parta un rayo, de verdad, y que les calle”. ¿Sobran dramas (y amargados) en la música?

S: Sí, hay mucho atormentado falso y creo que esto, al final, se acaba percibiendo. “Los amantes pasajeros” trata de esa mínima manera positiva de encarar la vida, de tomar los males como eso, como algo pasajero, saber que compras un billete solo de ida y se irán, fluirán…una manera de deshacerte de todo lo reiterativo y obsesivo que hay en tu vida.

Un tema repetitivo y que os persigue desde hace diez años pero, menudo acierto lo de dejar de cantar en inglés…

S: Realmente yo creo que llegas un límite con una lengua extranjera con la cual no tienes ninguna vinculación afectiva más allá de las canciones que hayas podido escuchar. Porque, por ejemplo, cuando utilizas un “honey”, lo haces porque lo has oído en alguna canción, no porque de pequeño tu madre te dijera “ven a cenar, honey” (risas). Al final, ese idioma que no es el tuyo se convierte en un vehículo neutro y el justo o escaso dominio del lenguaje hace que, de repente, te encuentres en una habitación sin puertas ni ventanas de la que tienes que escapar.

J.R: Yo me considero un ex fumador del inglés. Evidentemente lo veo bien en los grupos anglosajones pero esos grupos del estado que se ve que no dominan el inglés… les respeto pero prefiero que canten en catalán, en gallego o en euskera. Al final todos tienen un regusto a ese mimetismo de los 90, a las bandas que cantábamos en ingles y tan sólo éramos un calco desfasado de cosas que pasaban a miles de kilómetros de tu casa.

Hablábamos antes de los Festivales y este año vais a tocar en unos cuantos. ¿Os gusta tocar en estos recintos grandes?

O: Lo increíble es que nos contrataron antes de sacar el disco. Alguno se habrá llevado las manos a la cabeza cuando lo haya escuchado (risas).

S: Al final la diferencia entre el festi y el bolo en sala es como jugar la liga o jugar la champions y, en ese sentido, los festivales son duros y te encuentras ante mucha gente diferente. De todas formas también hay festivales y festivales… un Sonorama, por ejemplo, te permite expandirte más con “El Poeta Halley” y otros no tanto. Pero lo que sí vamos a hacer es tocar “Psiconautas” porque sí, porque nos encanta y porque pensamos que es un temazo. De momento lo hemos tocado sólo una vez y ya lo flipamos. Tiene que sonar acojonante en un escenario grande…

Pero supongo que, más que esas participaciones en festivales, os hará más ilusión lo de haber agotado dos noches seguidas en Madrid y Barcelona…

J.R: Claro. Lo de los festis no deja de ser circunstancial, somos conscientes de que podemos ayudar a que vaya más gente, pero se va a llenar de todos modos. Pero lo de estos bolos ha sido la hostia. Las entradas volaron a tres meses vista de los conciertos, fue un acto de fe por parte de la gente que ni siquiera había escuchado el disco.

El disco también ha sido editado en México, donde tenéis legiones de fans. ¿Cuál es el motivo de este éxito?

S: Lo que tiene el fan mexicano es que, cuando te adopta ya eres parte de la familia. Tienen un punto importante y es que no están impregnados del cinismo europeo. No gustas…te quieren. Y si no te gustas te ignoran.

O: Hay mucha cultura, son muy selectivos y críticos. Por eso sabes que, cuando te aceptan, es porque realmente les ha gustado lo que haces y no te sueltan. Y también perdonan cuando haces un disco no tan bueno, no como aquí que, cuando un grupo hace un disco malo, ya se le pone la cruz para todo lo que hace posteriormente. Texto de Sergio Iglesias.

PoetaHalley

Love of Lesbian actuarán el 8 de julio en BBK live y el 6 de agosto en Santander Music.

Deja un comentario