My Twitter Feed

October 20, 2020

NOTICIAS FLASH:

Akelarre. Mujeres que bailan. -

viernes, octubre 2, 2020

Ane Pikaza. Turismo (de) interior. -

viernes, octubre 2, 2020

25 años de Zinemakumeak Gara!, según ANA GUTIÉRREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

A propósito de Allen, según JORDI LABANDA. -

viernes, octubre 2, 2020

La música de Rafaella Carrà, según NACHO ÁLVAREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

Twinterview a Alex O’Dogherty. -

viernes, octubre 2, 2020

El Drogas. No hay tregua. -

jueves, octubre 1, 2020

Emma Suárez. Los que se atreven. -

jueves, octubre 1, 2020

Lois Patiño. Fascinantes (Sub)mundos gallegos. -

jueves, octubre 1, 2020

Relicta. Magnetismo por la luna. -

jueves, octubre 1, 2020

Grises. Llenos de ritmo. -

jueves, octubre 1, 2020

Romancero gitano. Y Federico escogió a Nuria Espert. -

jueves, octubre 1, 2020

Aitana Sánchez-Gijón. Mujeres valientes y luchadoras. -

jueves, octubre 1, 2020

Lee Krasner. La gran mujer detrás de Jackson Pollock. -

jueves, octubre 1, 2020

Iñaki Zubizarreta. El baloncesto me salvó la vida. -

jueves, octubre 1, 2020

Txani Rodríguez. Vida de esta chica. -

jueves, octubre 1, 2020

Restauración de la Ikastola Kurutziaga. Hacer de la necesidad, virtud. -

jueves, octubre 1, 2020

Tecnología. -

jueves, octubre 1, 2020

Moda. Tendencias otoño. -

jueves, octubre 1, 2020

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Frontón cubierto en Antxo, Pasaia. “La cajita mágica”

molinao

Uno de los edificios singulares que nos resulta muy propio en nuestra tierra es el del frontón, es por esto que existen innumerables ejemplos y tipos.

La singularidad de este caso es que se pretende, al igual que en otros, minimizar lo que suele resultar un gran volumen, pero el resultado es más que apreciable, lo que no se consigue siempre. Además de aprovechar, lógicamente la diferencia de cota en el extremo sur, para su ubicación, como remate de taludes naturales del terreno, uno de los recursos para huir de un edificio de grandes dimensiones es facetar sus caras o planos de cubierta, casi confundiéndose en algún caso los planos de fachadas al ser éstas también inclinadas.

Se consigue también, gracias a una estructura muy bien concebida, con forma de paraboloide hiperbólico, que consigue que exista una adecuada escala en lo que se refiere a la zona de juego y a la de público, bien diferenciada para cada caso, huyendo de la imposición de una cubierta en gran altura en la zona de espectadores.

La iluminación natural, desde la cubierta en un plano casi vertical, rompiendo la continuidad de la cubierta, resulta ser otro acierto.

Lejos de pretensiones mayores, aquí la estructura y la forma se interrelacionan sin grandilocuencias o imposiciones funcionales y/o formales, como puede ocurrir en otros edificios de la que fue llamada en su día bioarquitectura y que tuvo su máximo representante en el tan denostado, a día de hoy, Santiago Calatrava. Por el contrario, aquí se pretende apoyar la función ayudando a la configuración formal buscada o deseada por los arquitectos desde su concepción.

En este sentido, se podría haber sido más ambicioso si no se hubiera optado por un cambio tan claro de material entre la cubierta y las fachadas, eso sí, el resultado hubiera sido más abstracto, como en el caso del edificio del Museo dentro del Pabellón Cultural de La República en la Ciudad de Los Cabos, Baja California Sur – México- del equipo de Serrano Monjaraz Arquitectos.

Desde el punto de vista urbano, se trata de dar continuidad lineal del Bulevar arbolado a lo largo del parque fluvial, rematando el mismo con el frontón y la plataforma del graderío que a su vez genera una lengua verde transversal que une el frente de la ría con las laderas del parque hacia el camino de San Markos.

Creo que la tendencia que nos viene marcando el devenir en arquitectura en estos tiempos revueltos, resulta ser un producto mucho más comedido y controlado, definitivamente, ha quedado muy atrás los tiempos del despilfarro y la megalomanía. Algo vamos ganando, dentro de las pérdidas…

Texto de Leonardo Ignacio González Ferreras. Fotografía de Aitor Ortiz.

Deja un comentario