My Twitter Feed

March 28, 2020

Como si pasara un tren. Triángulo de emociones.

Comosipasara

Susana (María Morales) vive con su hijo (Carlos Guerrero), un chico con retraso madurativo. Las cosas cambian con la llegada de la adolescente Susana (Marta Castellote). Una mezcla de comedia y drama, por la que Carlos Guerrero ha sido nominado en los premios de la Unión de Actores. Hablamos con su directora, Adriana Roffi.

La obra está escrita por una argentina, Lorena Romanin, y tú te encargas de la dirección, pero contáis con actores españoles. El título hace referencia a una expresión “Como si pasara el tren”, que viene a ser un equivalente en el argot español de “como quien oye llover”. Por lo demás, ¿habéis hecho un esfuerzo porque la obra sea lo más universal posible en su lenguaje? Parafraseando, “Habla de tu aldea y hablaras del mundo”. Es lo que intenté con “Como si pasara un tren”. Ese fue mi planteamiento con los actores. Es hablar desde nosotros. Creo que cuando uno es personal en su relato, el otro puede verse en ese espejo, y eso es lo que sucede con este tren.
La premisa es casi cinematográfica, bien podría dar para una película. ¿Es fácil de representar en teatro? La obra es teatral, así la leí por primera vez y me la imaginé. La imaginación es infinitamente rica y ella es la que nos puede transportar a los lugares más remotos. La función nos transporta a esos lugares con la ayuda de lo que nosotros nos imaginamos. Es verdad que la función es muy cinematográfica, tal vez ese sea el próximo desafío….
¿Qué buscabais en cada uno de los tres roles principales? ¿Cómo fue la elección de los actores y qué os han dado cada uno de ellos? Los tres personajes principales son muy diferentes entre sí. El contrapunto de edades y roles es también lo que enriquece la función. Lo que busco en cada uno es encontrarlos; esto quiere decir entenderlos, desde la emoción a la intelectualidad, eso es lo que nos enriquece. Como directora lo que busco en los actores es la entrega, confianza y trabajo, tengo la fortuna de encontrarme con este tipo de artista, eso hace que podamos trabajar libremente con respeto y en la búsqueda del crecimiento personal.
La historia se mueve entre la comedia y el drama, ¿era complicado encontrar un equilibrio entre ambas partes para que no resultara muy exagerada en ninguno de los dos campos? Sí, es una comedia dramática, pero en ningún momento buscamos hacer reír o llorar, sólo elegimos contar atravesando nosotros la historia, de esa manera llegamos a lo que es la función.
En particular, ¿hubo especial cuidado en la manera de representar al personaje de Juan, interpretado por Carlos Guerrero? Siempre trabajo desde el cuidado con cada actor. En el comienzo del proceso de ensayo nos costó encontrar a Juan en Carlos, pero con trabajo, constancia y la ayuda de Esther Ortega, quien también nos acompaña detrás de escena, empezamos a descubrir en Carlos a este precioso ser al que interpreta. Como dije antes tengo la fortuna de estar con grandes artistas y eso también lo hace más fácil.
¿Qué os gustaría que el espectador extrajera de la obra? Mi deseo es que salga movilizado, que salga diferente de cómo entró, esto puede ser positivo o negativo. Lo que creo es que el arte no nos tiene que dejar indiferente. Esa es una de sus principales funciones.
¿Os ha sorprendido la respuesta del público? Fue lo que buscamos y deseamos como grupo y se materializó. Siempre es gratificante el reconocimiento.
Además de dirigir también has escrito alguna obra como “Ámame”, ¿prefieres la dirección o también te gusta la creación de libretos? Son trabajos muy diferente, que me dan igual placer. Seguiré trabajando en ambas formas, para seguir creciendo, nutriéndome. Texto de Roberto González.

Los días 5 y 6 abril en la Sala Club del T. Victoria Eugenia (Donostia). El día 7 de abril en T. Jesus Ibañez de Matauco en el Centro Cívico de Hegoalde (Vitoria).

Deja un comentario