My Twitter Feed

April 10, 2020

NOTICIAS FLASH:

Charlie Kaufman. Una voz diferente.

Anomalisa

El guionista de “Cómo ser John Malkovich” y “¡Olvídate de mi!” nos trae su primera película de animación para adultos que ha codirigido junto a Duke Johnson (“Moral Orel”). La sorprendente “Anomalisa” cuenta la historia de Michael, un escritor de libros de autoayuda desencantado con las relaciones personales que parece encontrar una salida a su hastío existencial en una chica llamada Lisa. La cinta ganó el Gran Premio del Jurado en Venecia, el Noves Visions One en Sitges y ha sido nominada como mejor película animada en los Globos de Oro y en los Oscar.
“Cómo ser John Malkovich” trataba sobre un marionetista y “Anomalisa” está protagonizada por muñecos, ¿sientes alguna fascinación especial por las marionetas, no solo por su estética, sino por el concepto de que son personajes manipulados por alguien? CHARLIE KAUFMAN: Me gustan las marionetas pero el hecho de que esta película fuera rodada con marionetas fue una especie de accidente. Pero sí, creo que hay algo en las marionetas que nos dice algo sobre la condición de la naturaleza humana.
La película muestra una secuencia onírica que finalmente también tiene su reflejo en la vida real de Michael, el protagonista. ¿Por qué decidisteis que una parte fuera mostrada como un sueño y otras como su vida cotidiana? C.K.: Su vida real puede ser interpretada como su visión subjetiva del mundo. Los sueños son una elaboración de tu experiencia subjetiva, por lo tanto creo que no hay ninguna diferencia. El protagonista llega a conclusiones en sus sueños que no se manifiestan como una realidad en la película, hay cosas de sus sueños que ni siquiera recuerda. Así es como funcionan los sueños.
En tus películas sueles presentar a personajes aislados a los que les cuesta comunicarse con el mundo, ¿es así como ves tú la realidad? C.K.: Mis historias y yo mismo hemos sido descritos en ocasiones como misántropos pero no veo a Michael u otros personajes que he escrito como misántropos. En este caso creo que es una persona socialmente torpe pero algo que aparece de manera recurrente en mis películas es un deseo de conectar con otras personas, que es algo que un misántropo ni siquiera intentaría. Mis personajes quizá son incapaces de hacerlo, pero al menos lo intentan.

Anomalisa

“Mis personajes y yo mismo hemos sido definidos en ocasiones como misántropos. Sin embargo, en mis películas siempre aparece una necesidad recurrente de conectar con otras personas, algo que un misántropo ni siquiera intentaría”.

La idea de varios personajes con el mismo aspecto y la misma voz también apareció de alguna manera en el sueño de “Cómo ser John Malkovich”. C.K.: Cierto, no había caído en ese parecido. No sé por qué me gustan determinadas cosas, pero acaban apareciendo de manera recurrente en mi trabajo.
¿Creéis que en el futuro el cine de animación para adultos podría llegar a tener éxito comercial? DUKE JOHNSON: Ciertamente hay un público para este tipo de animación. Quizá no es un porcentaje tan grande como el de los espectadores que van a ver películas de superhéroes. Supongo que haría falta que una película de animación para adultos fuera un gran éxito de taquilla y entonces se abriría más el espectro de público que podría acudir a ese tipo de filme.
C.K.: Si esta película funciona suficientemente bien no me importaría hacer otra cinta de animación.
Esta película tuvo que realizarse con ayuda del crowdfunding, ¿creéis que podría haberse hecho dentro de la industria?
C.K.: No, en absoluto. Por eso la hicimos por crowdfunding, era la única manera. Nadie nos dijo qué teníamos que hacer y no teníamos ningún compromiso, en ese sentido fuimos afortunados.
D.J.: Pero también asusta un poco hacer una película así porque en ciertos momentos no sabes si vas a tener presupuesto para poder terminarla.
C.K.: Muchas películas se ruedan y luego nunca llegan a estrenarse. Eso podría habernos pasado a nosotros, después de tres años de dura lucha. Es arriesgado.
¿Hubo mucha discusión sobre el aspecto que debían tener los personajes? C.K.: Michael y Lisa están basados en personas reales. Los otros personajes tienen exactamente la misma cara y son una combinación de caras de mucha gente, que mezclamos con ayuda de un ordenador, y ese fue el resultado.
Aunque tus películas tengan componentes dramáticos normalmente no puedes evitar incluir algunos chistes. ¿Te parece necesario introducir algo de sentido del humor? C.K.: No lo sé. Me gustan los chistes. En algunas películas pongo más chistes que en otras, a veces son simplemente situaciones divertidas, otras apenas las tienen, depende de la obra. Empecé escribiendo comedia. La sitcom “Búscate la vida” fue mi primer trabajo en la tele.
¿Trabajas mucho para que tus guiones contengan siempre algo diferente, que no se haya visto antes? C.K.: No es tanto que intente hacer algo nuevo para el espectador sino que yo mismo intento no repetirme y no volver a hacer lo que ya he hecho antes. Si me viene a la cabeza una idea como ésta de que los personajes tengan todos la misma voz y me gusta, me quedo con ella y trato de imaginar cómo puedo usar ese recurso en una historia. Ese es mi proceso de trabajo.
Si tienes una idea que no es tan original pero te gusta, ¿la usas igualmente? C.K.: Me ha ocurrido alguna vez que he trabajado en una historia y luego me he encontrado algo similar y me he asustado mucho. Recuerdo que cuando estaba trabajando en “¡Olvídate de mí!” se anunció otra película sobre el borrado de la memoria, que ni siquiera es una idea muy original, pero se iba a estrenar el mismo año que mi película. No sabía cómo iba a ser el argumento de ese otro filme pero salió esta imagen de Ben Affleck con una máquina sobre su cabeza que era prácticamente la misma que usaba Jim Carrey en nuestra cinta. Michel Gondry y yo nos acojonamos. Llamamos al productor y le dijimos “No vamos a hacer la película”. Obviamente nos dijo que no podíamos dejarle colgado. Acabamos haciéndola y resultó muy bien para nosotros, pero no me gusta copiar a otras personas. Incluso si sé que no es así, no me gusta que parezca que lo estoy haciendo. Me pongo muy nervioso en esas situaciones.
También hay un libro llamado “Remainder”, de Tom McCarthy, que tenía algunos parecidos con “Synecdoche, New York” y la gente decía que yo había sacado la idea de ahí. Tenía que esforzarme en demostrar que había escrito el guión para Sony unos años antes de que se publicara el libro y que jamás lo había leído.

Anomalisa

Un animador de la película frente a un set.

“Si me pidieran escribir el guión de una película de Pixar  sólo aceptaría si me aseguraran que no habría reescrituras, y esa no es la manera en la que se trabaja en los grandes estudios”.

¿En qué sentido colaboró Dan Harmon, el creador de “Community” y “Rick y Morty”, en la película? D.J.: Al igual que Dino Stamatopoulos, Dan es un donante del estudio de animación Starburns Industries. También fue una de las personas que estaban entre el público cuando se representó la obra en teatro en 2005. Dan es un gran fan de Charlie y como todas las personas que eran donantes del estudio de animación quiso apoyar el proyecto para que se llevara a cabo.
Antes de ser una película animada “Anomalisa” se representó como una obra de teatro, ¿qué diferencias hay entre las dos versiones? C.K.: La obra no era visual. Eran sólo los actores leyendo con la música, así que era algo más ambigua. Por ejemplo en la obra no sabíamos que hacía a Lisa físicamente diferente, eso lo tuvimos que decidir en la película.
La escena de sexo también era muy diferente. En la obra David Thewlis estaba sentado en una esquina y Jennifer Jason Leigh en la otra y estaban gimiendo hasta el clímax, sin estar siquiera físicamente juntos, de manera que resultaba muy gracioso para el público. En cambio en la película se convierte en una escena muy íntima y muy emotiva.
Colaboraste en el guión de “Kung Fu Panda 2”, ¿en qué medida contribuiste a esa película? C.K.: Todos los chistes buenos eran míos (Risas). Bueno, en realidad, puede que trabajara un poco en algún chiste, en algún personaje, pero sobre todo eran temas de estructura del guión.
Esto me hace preguntarme si te interesaría trabajar para una película de animación de gran presupuesto. C.K. Bueno, ese fue un trabajo que hice por dinero. No me lo pasé mal haciéndolo pero si realmente me pidieran escribir una película de Pixar o algo así, creo que sólo aceptaría si me aseguraran que se mantendría mi guión sin reescrituras, y esa no es la manera en que trabajan normalmente en las películas de animación de los grandes estudios.
¿Y te gustaría realizar una serie animada para televisión? C.K.: No estoy seguro, creo que si hiciera un programa de televisión sería con actores reales. Lo he propuesto anteriormente pero ninguna cadena me lo ha comprado. Texto de Roberto González.

“Anomalisa” se estrena el 19 de febrero.

Deja un comentario