My Twitter Feed

April 10, 2020

NOTICIAS FLASH:

Charles Randolph. El juego de la crisis.

the big short

El guionista Charles Randolph (“Amor y otras drogas”) se une al director Adam McKay (“El reportero: la leyenda de Ron Burgundy”) para explicar en clave de farsa cómica la historia de un grupo de individuos que supieron predecir el crack del mercado inmobiliario y sacar provecho de ello, apostando contra los bancos. La cinta, en la que destaca un inmenso Steve Carell, ha obtenido cinco nominaciones a los Oscar.
La película está basada en el libro de Michael Lewis, que a su vez se inspira en personas reales. ¿Por qué algunos de ellos, como Michael Burry, conservan su verdadero nombre y otros tienen un nombre distinto en el filme? Buena pregunta. El director Adam McKay quería darle a los implicados la oportunidad de leer el guión y responder y algunos de ellos quisieron que se retirara su nombre porque les preocupaba el hecho de estar representados en una película y no ser capaces de controlarlo. Algunos estuvieron de acuerdo con mantener su nombre, como Charlie y Jamie, pero decidieron eliminar su apellido por motivos de privacidad. No querían que les buscaran y les enviaran correos electrónicos. Y finalmente otros estuvieron de acuerdo con las decisiones que tomamos y optaron por dejar su nombre en la película. La gran pregunta es cómo se sentirán ahora que la película ya está terminada porque la respuesta al filme ha sido tan buena que quizá algunos se arrepientan de haber quitado el nombre y creo que fuimos bastante generosos con el retrato de todos los personajes.
¿Qué diferencias hay entre el libro y la película? El tono del libro de Michael Lewis es muy diferente. A veces es muy observador pero no pretende hacernos reír. Nosotros incorporamos un tono más cómico, como de farsa, y un ritmo mucho más rápido. Y los personajes también son diferentes. Nosotros tratamos de reflejar el viaje emocional de los protagonistas. En concreto el personaje de Mark Baum en el libro se siente muy incómodo con el hecho de que está ganando dinero gracias al propio sistema del que él mismo se queja. Así que me centré en destacar mucho eso para convertirlo en la clave de su cambio emocional en 2008, que culmina en la escena de la terraza del final de la película en la que debe tomar una decisión. Otro problema es que el libro tenía un montón de páginas para explicar conceptos económicos y nosotros no disponíamos de tanto tiempo así que tuvimos que inventarnos un método para comunicarlos de forma rápida al espectador.
Contáis con una serie de cameos de personajes famosos para explicar esos conceptos de economía. El primero de ellos es el de Margot Robbie, la protagonista femenina de “El lobo de Wall Street”. ¿Fue una forma de adelantaros a posibles comparaciones con el filme de Scorsese? Fue idea de Adam McKay hacer un guiño a esa otra película para después remarcar que nosotros estábamos haciendo algo totalmente distinto. En Estados Unidos Margot Robbie es principalmente conocida por su papel en “El lobo de Wall Street”. Así que sí, fue como un homenaje, pero nosotros queríamos aportar otro enfoque de tipo satírico y autoconsciente.
De todas las citas que se intercalan en la película hay una que me genera curiosidad. “La verdad es como la poesía y todo el mundo odia la puta poesía”, ¿realmente escuchasteis esto en un bar de Washington D.C.? (Risas) No. Esa nos la inventamos. Podría haber sido verdad pero fue cosa de Adam McKay. Por supuesto las otras citas que aparecen sí que están atribuidas a las personas reales que se mencionan.

granapuestapeque

“Los culpables de la crisis, en su mayoría, no han sido perseguidos y han mantenido su trabajo, por lo que en el futuro la corrupción podría volver a aparecer”.

Ni McKay ni tú habíais trabajado previamente en una cinta de temática económica. ¿Cómo fue la colaboración entre ambos? Yo escribí mi versión del guión y luego él redactó la suya, así que la colaboración no fue tanto en el momento de escribir el guión sino más bien en el proceso de producción posterior. Adam es muy generoso y si encuentra una buena idea no le importa de quién venga, siempre la acaba usando. Ha sido la mejor experiencia de mi carrera: trabajar con alguien que es un verdadero visionario y al mismo tiempo maravillosamente humano.
¿Tuviste alguna influencia en la elección del cast? No, eso fue cosa de Adam. Él tenía la idea del reparto y consiguió a todos los nombres que quería.
Una película como esta habrá requerido un montón de investigación. ¿Has acabado sabiendo mucho más sobre economía que cuando empezaste a escribirla? Sí, por supuesto. Tuve el gran privilegio de escribir esta película en el verano de 2010 lo que significa que todos los libros, documentales y artículos que se han realizado sobre la crisis estaban a mi disposición. Montones de periodistas estaban haciendo la investigación por mi. Por ejemplo la stripper que aparece en la película que es propietaria de varias casas…cuatro o cinco personas distintas habían escrito artículos sobre esa mujer.
La cinta combina comedia y drama y también alterna las subtramas de muchos personajes, ¿fue difícil encontrar un equilibrio entre todos estos aspectos? En cierto modo es más fácil ya que lo más complicado a la hora de escribir es simplificar. Esta era una película en la que podíamos abrazar la complejidad de la historia, lo cual resultaba más llevadero.
El final del filme sugiere que algunos bancos aún intentan hacer negocio con las hipotecas basura, incluso después del colapso financiero. ¿No hay límites para la codicia de los responsables de la crisis? ¿Crees que la economía va a mejor como pretenden hacernos creer los gobiernos? Creo que la economía va a mejor en ciertos aspectos. El problema en 2008 y 2009 es que tuvimos la oportunidad de salvarnos a nosotros mismos pero el coste de eso fue que no entendimos ni perseguimos a los verdaderos culpables de la situación. Eso nos hizo imposible aprender una lección sobre lo que había pasado. El peligro que esto conlleva es que los mismos errores pueden volver a repetirse. No existe una presión institucional para solucionar los problemas de fondo. Los culpables de la crisis, en su mayor parte, han mantenido su trabajo y siguen buscando beneficios igual que lo hacían antes, lo que nos deja con una situación que no es del todo saludable ya que más tarde o más temprano la corrupción puede volver a aparecer.
“La gran apuesta” ha sido nominada a cinco Oscar, incluido el de Mejor Guión Adaptado. ¿Te ilusionan estos reconocimientos o estás contento de que el trabajo del guionista sea más o menos anónimo? (Risas) Estoy contento con que sea un trabajo anónimo. Tener un empleo y hacerlo lo mejor posible, eso es lo más importante para mi. Texto de Roberto González.

 

granapuestaposter

“La gran apuesta” se estrenó el 22 de enero.

Deja un comentario