My Twitter Feed

September 20, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Unclose. Fugitivos del pop-rock.

Unclose

La banda de Bilbao compuesta por tres de los cuatro integrantes de Split 77 -Iskandar Rementeria, Ekaitz Hernández y David Rodríguez “Deibol – presenta su primer disco, un EP titulado “Runaways”, que será publicado a través de su propio sello discográfico en plataformas digitales. También podrá adquirirse en formato físico en conciertos como el que ofrecerán el día 12 de febrero en el Kafe Antzokia junto a Mamba Beat.
¿Buscáis una continuidad con vuestro trabajo en Split 77 o preferís que se note que es un proyecto diferente? ¿Por qué os habéis decantado por el inglés? No hay continuidad entre Unclose y Split 77, son proyectos distintos, aunque no renegamos de un pasado que para nosotros tres ha sido muy importante. La cuestión del inglés está relacionada con el cambio de vocalista y la música que escucha.
Comentáis que buscáis una fusión entre el mainstream y lo underground, ¿siguen estos terrenos bien diferenciados o cada vez se aproximan más? Además de cuestiones de producción y distribución nos referimos a estos términos sobre todo en lo musical. En este sentido, hay artistas interesantes por esa ambigüedad en su música, en la que de pronto lo aparentemente convencional deja de serlo. Es interesante trabajar en ese punto porque te hace cuestionar categorías que se presentan cerradas. De hecho, en ocasiones lo “underground” también puede correr el riesgo de convertirse en un cliché.
Tanto en la música como en las letras optáis por un tono sugerente, evocador… ¿os interesa que el oyente haga suyas las canciones y las asocie con sus propias experiencias? Así es. Nuestro propio nombre es una invitación al oyente para reconstruir el sentido de las canciones, aunque algo propio del músico también debe transmitirse para que pueda darse una comunicación.
Aparte de Iggy Pop y Lou Reed también me parece encontrar algo de los Smiths. ¿Os interesan también aunque no los mencionéis entre vuestras influencias? No especialmente, o no de manera consciente. De algún modo todo es influencia, hasta las que cosas que no gustan influyen, te dicen lo que debes evitar. Aunque la influencia de artistas en los que sí reconoces algo es distinta, porque al componer suponen un diálogo intencionado.
Optáis por una distribución gratuita del disco a través de las plataformas digitales, aunque se venderá una edición limitada en formato físico, que contiene un bonus track. ¿Creéis que la opción de escucha gratis es la mejor forma de darse a conocer? Así es, aunque quienes la compran merecen un extra, en este caso una canción que no estará en plataformas digitales, y un diseño muy especial.
¿Cuidáis mucho la imagen de la banda y lo que queréis transmitir? ¿Qué tipo de presentación encontrará el que se decida a comprar el disco en formato físico? De las imágenes del grupo se encarga Ainara Ipiña, y para el formato físico ha hecho un diseño con elementos que no suelen encontrarse comúnmente, además de un packaging especial que lo hace único.
La primera canción que da título al EP es Runaways, ¿por qué elegisteis este tema para comenzar y como título? José Lastra, que ha grabado y mezclado los temas en nuestro local de ensayo, siempre ha pensado que era un tema potente, así que lo pusimos al comienzo por ser nuestro primer disco. Por otra parte Runaways tiene un sentido abierto y sugerente para que todo el mundo pueda entrar a su manera.
Let’s Have Fun! resulta ya desde el título la más festiva y bailable, ¿buscabais que cada canción tuviera un estilo distinto? En realidad no. Solemos decir que a diferencia de muchas bandas para nosotros el estilo no es punto de partida, sino un resultado. Resolver una canción es un equilibrio entre lo que se ha hecho y lo que está por hacerse, y los resultados pueden parecer estilísticamente distintos, aunque todas tienen relación por ser nosotros quienes las hemos hecho. De todos modos Let’s Have Fun! tiene trampa, contrasta un título y una música hedonista con una letra oscura y enigmática.
El tema del bonus track, Bitnik tiene una letra y un título especialmente enigmáticos ¿cómo surgió? El título es una parodia del término beatnik, que era una palabra ya paródica que dejaba las ideas contraculturales de la generación beat a la altura de jóvenes estereotipados que vestían y actuaban de cierta manera. En este sentido, la letra surge al observar hoy contradicciones similares de lo que en los años sesenta se llamó la contracultura.
La presentación del grupo se ha realizado a través de festivales como Mundaka Festival y Bilboloop, con buena acogida por parte de la crítica. ¿Qué podéis contar sobre estos eventos? Bilboloop ha sido siempre una cita ineludible en Bilbao y para nosotros fue un puntazo debutar allí; de Mundaka nos quedaríamos con el lugar, que es una pasada.
Entre vuestras múltiples influencias citáis a David Bowie, ¿qué significó para vosotros su trabajo? Es un artista que tiene mucho de lo que valoramos: es una influencia con la que mantener un diálogo sin fin, supo trasladar la experimentación a la música popular, y lo más importante, hasta el último momento entendió su vida como un proceso artístico en constante evolución. Texto de Roberto González. Fotografía de Ainara Ipiña.

Deja un comentario