My Twitter Feed

September 28, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Perplejo. Buscando una identidad.

perplexo

Cuatro personajes se entregan a un vertiginoso juego de roles en “Perplejo”, una obra que combina comicidad y reflexión y que ha recibido cinco premios María Casares en Galicia. Hablamos con su director, Tito Asorey, de la joven compañía ilMaquinario Teatro.
¿Cómo conocisteis la obra de Marius Von Mayenburg en la que os inspirasteis? A través de las publicaciones del Goethe Institut que tienen en su página web toda una biblioteca de autores teatrales contemporáneos que puedes solicitar gratuitamente. Es un modelo a seguir a nivel de difusión. Aparte de poder acceder a cientos de obras de autores que escriben en lengua alemana el Goethe nos apoyó una vez que quisimos poner en marcha este espectáculo. Creo que las instituciones deberían apoyar que se hiciera algo parecido con la dramaturgia española.
¿Cómo se hizo la adaptación? Mayenburg habla de una sociedad alemana que es bastante diferente de la nuestra. Son personajes de una burguesía acomodada de unos cuarenta años. Nosotros lo hemos colocado en un punto de una juventud de unos treinta años perdida en el maremagnum de la precariedad. De lo que habla realmente Mayenburg es de una sensación de perplejidad ante un mundo permanentemente cambiante. Nosotros lo hemos adaptado a la sociedad española y a la edad que tienen los actores.
¿Qué puede esperar el espectador que acuda a ver “Perplejo”? Yo siempre cuento el principio porque creo que es lo más sencillo. Una pareja entra en su casa después de volver de vacaciones. Esa casa la han dejado a cargo de otra pareja de amigos. Cuando llegan descubren que hay cosas cambiadas con respecto a cómo ellos lo habían dejado. Entonces empiezan a suceder cosas extrañas porque las dos parejas se comportan como si la casa fuera completamente suya. A partir de ahí se inicia un juego de cambios de roles entre los personajes. La trama de la obra podríamos resumirla como cuatro personajes que intentan por todos los medios mantenerse en escena, mantenerse en vida, para lo cual tienen que cambiar obligatoriamente su rol con respecto a los demás. Dentro de esta comicidad la obra tiene un poso potente de reflexión sobre la veracidad del mundo contemporáneo.
El argumento implica una complejidad en la puesta en escena. Es el segundo montaje de la compañía y sí, ha sido un proceso duro, mucho tiempo de ensayos, de experimentación… el texto no da prácticamente ninguna clave. Nuestra función era clarificar, si el espectador se pierde en algún momento es porque los personajes también lo están, por lo cual hay una gran complicidad con el público.
El vestuario también es llamativo. Sí, fue premiado en los premios del teatro gallego. El vestuario funciona como un elemento clarificador para el público y jugamos mucho con el disfraz.
Ya habéis visitado anteriormente el País Vasco, ¿por qué habéis elegido Kultur Leioa para el estreno de la obra en castellano? El año pasado tuvimos un muy grato recuerdo y una gran experiencia en el País Vasco con “El hombre almohada”. Este año decidimos volver ahí con nuestro segundo espectáculo. Quizá por ser todos del norte hay una mayor afinidad.
¿Cuál es la filosofía de ilMaquinario Teatro? Las tres claves de nuestra compañía son un cuidado por el uso de la palabra en escena, una querencia por autores que estén aún vivos y un interés por textos que desde una visión lúdica traten de explicar al ser humano en el mundo contemporáneo. Nos interesa que los espectadores se planteen preguntas y tengan que completar las obras en su cabeza con su bagaje personal. Texto de Roberto González. Fotografía de Aitor Uve.

Deja un comentario