My Twitter Feed

September 25, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Freedonia. Soul independiente y sin tapujos.

1FREEDONIA_def

Llevan casi una década sobre los escenarios con una apuesta clara por el soul. Fran Panadero, bajista de Freedonia, atiende a Aux.Magazine para contar sus experiencias sobre los escenarios y la gira especial que realizarán para celebrar el décimo cumpleaños, una fecha tan marcada. En Euskadi estamos de enhorabuena, dicha celebración comienza en los conciertos de Vitoria y Bilbao. ¡Qué empiece el show!
En breve cumplís diez años juntos, ¿cómo surge el proyecto en 2006? De forma casual, coincidimos en una escuela, nos hicimos amigos y empezamos a compartir intereses musicales, en todo este tiempo no hemos parado de crecer en ambos sentidos.
¿Cómo funcionáis en el día a día? ¿Cuáles son vuestros roles tanto dentro como fuera del escenario? No tenemos algo tan marcado como “roles”, en escena cada uno hace su parte contando con los demás, y en la gestión de la banda solemos tomar las decisiones juntos. Tratamos de aprovechar lo mejor de cada uno y repartir la carga de trabajo de forma dinámica.
Sois nueve músicos en Freedonia, y lleváis mucho tiempo sobre los escenarios, ¿cuál es el secreto? Somos buenos amigos con un objetivo común: tratamos de aportar lo mejor de cada uno y repartir la carga de trabajo para hacer las tareas tediosas más llevaderas. Por supuesto, no es un camino de rosas, pero al ser muchos siempre hay alguien que echa una mano o tiene una idea.
¿Sentís que el soul es un género con buena acogida? ¿Os habéis encontrado con dificultades? Soul, funk, R&B… son géneros que hemos incorporado culturalmente a través del cine o artistas que nos llegaron, lo que es realmente dificil es hacer sostenible un proyecto musical independiente en España, sea cual sea la naturaleza estilística del mismo.
Por eso mismo, por ser un proyecto independiente, ¿en qué lugar habéis disfrutado más o habéis recibido una mejor acogida? Hemos tenido muy buena acogida en todos los sitios donde hemos tocado, somos muy afortunados en eso, la gente suele repetir y es el público el que nos apoya llenando las salas cada vez más, es emocionante.
Por otro lado, el soul nace en Estados Unidos y es un género muy característico en determinados estados, ¿todas vuestras referencias provienen del otro lado del charco? Todo nos influye musicalmente, aparte de Estados Unidos tenemos referencias africanas, inglesas… incluso de los estilos de aquí, somos lo que escuchamos.
¿Cómo describirías el panorama del soul en España y en Europa? En Europa está mucho más enraizado. Aquí en España hubo en su momento cosas que llegaron, pero por circunstancias históricas no llegó a ser algo tan presente como en otros países. En cualquier caso, cada día hay más bandas y mejores músicos que aportan su grano de arena para que este estilo se disfrute más.
Debido a esas dificultades que comentas, ¿os gustaría dar el salto al otro lado del Atlántico? Que duda cabe que queremos que nuestra música sea escuchada en cualquier parte, y cruzar el charco es algo que tenemos en planificación.
Sois de los pocos grupos que apostáis por licencias Creative Commons y registro Copyleft, ¿por qué? En nuestro caso por un lado el sistema de licencias copyright que ofrece SGAE no reflejaba la realidad de la autoría compartida de nuestros temas. Nos forzaba, por ejemplo, a que el letrista fuera una persona cuando simplemente no es así. Tampoco compartimos su sistema opaco de recaudación/reparto en el que no se nos concretaba qué criterios se usan para decidir cuánto te corresponde; no hay tarifas y ellos deciden. Por otro lado, creemos que la música es un bien de la humanidad y, por tanto, nos parece correcto que su uso no comercial sea libre, otro factor que las licencias SGAE no nos permiten.
Por eso apostasteis por difundir vuestra música con licencia Creative Commons… La protección de los derechos de autor y percibir un devengo justo por los mismos es algo esencial fuera de toda discusión. Lo curioso es que siendo Creative Commons un sistema perfectamente legal e internacionalmente aceptado SGAE se desentienda de éstas licencias, máxime cuando es la única entidad gestora de derechos de autor a la que el ministerio de cultura permite actuar, dejándonos así desamparados. Nosotros permitimos el uso libre de nuestra música cuando el fin es sin ánimo de lucro, no hemos renunciado jamás a nuestros derechos de autor cuando se usa nuestra música con fines comerciales, y se ha usado, pero no los percibimos a causa, creemos, de una dejación de funciones del estado en esta materia.
Dicen que vuestros conciertos son especiales. Primero, porque no es un género muy extendido en nuestro país y, además…. Hacemos nuestra música desde el corazón y ponemos todas nuestras energías para conseguir que sea una experiencia enriquecedora, tenemos un show muy trabajado.
Hasta ahora habéis publicado dos álbumes, ¿qué diferencias pueden encontrarse entre los álbumes Freedonia y Dignity and Freedom? Cuando grabamos un disco se plasma una especie de “foto fija” del momento de la banda, han pasado muchas cosas entre nuestro primer álbum y el segundo, y eso se ve forzosamente reflejado, mantenemos el espíritu pero también crecemos con nuestra música en lo personal.
Comenzáis a celebrar vuestro cumpleaños en Vitoria y Bilbao ¿Qué puede esperar el público que se acerque al Antzokia en Bilbao? Creemos que volveremos a hacer bailar al público como ya hicimos el año pasado, la sala tiene una acústica estupenda y vamos a ir con las pilas muy cargadas, esperamos emocionarnos juntos y disfrutar mucho. Texto de Adrián Blanco.

Deja un comentario