My Twitter Feed

January 19, 2020

NOTICIAS FLASH:

Noemí Villamuza. Espadas para Mazoka. -

martes, diciembre 3, 2019

La realización de bandas sonoras, según Aránzazu Calleja. -

domingo, diciembre 1, 2019

Twinterview a Javier Botet. -

domingo, diciembre 1, 2019

Creatividad y producción musical, según Estanis Figueroa. -

domingo, diciembre 1, 2019

100 Recomendaciones culturales con AUX. -

domingo, diciembre 1, 2019

El hoyo. Arriba y abajo. -

domingo, diciembre 1, 2019

Zinebi Express. Lost in Bilbao. -

domingo, diciembre 1, 2019

El Príncipe. El beso del efebo araña. -

domingo, diciembre 1, 2019

Xprest Aux. Corto y cambio. -

domingo, diciembre 1, 2019

Damasco: El Silencio de la Guerra. Ahora que las armas callan -

domingo, diciembre 1, 2019

Viva Suecia. Fe en la música. -

domingo, diciembre 1, 2019

Tamaryn. Bailar en la oscuridad. -

domingo, diciembre 1, 2019

Haxotz. Discos que cuentan historias. -

domingo, diciembre 1, 2019

Lukiek. El idioma no es barrera. -

domingo, diciembre 1, 2019

Pinpilinpussies. Mariposas de garaje. -

domingo, diciembre 1, 2019

Pantomima Full. ¡Hola, canallitas! -

viernes, noviembre 29, 2019

El jovencito Frankenstein. Música para un monstruo. -

viernes, noviembre 29, 2019

Camiselle. Drama onírico sobre hechos reales. -

viernes, noviembre 29, 2019

Zaldi Urdina. Sarraski Isildua Gogoan. -

viernes, noviembre 29, 2019

David Guapo. Frunjir es vivir. -

viernes, noviembre 29, 2019

Jokin Oregi. ¿Tú también, hijo mío?

jamil_slider

Jokin Oregi codirige junto a Patxo Tellería esta obra en euskera que cuenta en clave de thriller la historia de un cuidador, Jamil, y un enfermo, Xabier, presuntamente asesinado por el primero. Una trama sobre conflictos éticos y prejuicios raciales.

Aunque esté por medio Patxo Tellería es una obra de tono muy serio ¿no? Sí, se trata de un thriller con un poso social muy interesante y muy actual. Trata de un chico de origen marroquí que ha sido arrestado porque se supone que ha matado al hombre del que cuidaba. Llevaban tres años juntos y ese hombre aparece muerto en su cama. A partir de ahí se sucede una reconstrucción de los hechos.

¿Está inspirado en el cine negro? Tiene algo de eso. Jugamos con dos personajes aunque el que está realmente vivo es el propio chico que está detenido en una comisaría a la espera de que le lleven al juzgado y tiene una multitud de gente fuera gritándole por lo que acaba de hacer. Él está sufriendo una amnesia y lo que le va a hacer recuperar la memoria es la presencia de Xabier, la víctima, que no hace más que preguntarle por qué lo ha hecho. Entre los dos van desenredando la madeja en este oscuro planteamiento. Al margen de este envoltorio se trata de una historia que trata temas profundos y que plantea conflictos éticos de cierto calado.

¿Tiene un mensaje acerca de los prejuicios? Sí. En nuestra realidad estamos viendo a un montón de gente que proviene de países extranjeros cuidando de nuestros mayores. Aquí ocurre algo más, una muerte violenta y hay que descubrir por qué se ha producido. El hecho de que esté chico tenga un origen marroquí y además con una vida un tanto conflictiva marca un perfil que en primera instancia puede provocar recelo e ira. El mayor conflicto lo tiene él porque vamos a ir descubriendo que ese hombre tenía sus razones para odiar a Xabier pero también para quererlo.

¿Qué puedes contar sobre los actores protagonistas? Mikel Martínez es un fijo de la compañía. Ha trabajado muchísimo junto a Patxo. Eneko Sagardoy hace el papel de Jamil. Es un chico joven con muchas tablas que está muy en boga últimamente trabajando muchísimo en cine, televisión y teatro. Físicamente tiene esos rasgos que nos hacen pensar que pueda ser marroquí. En Goenkale tenía un personaje que era iraní y era perfectamente creíble.

¿Qué nos dices sobre el trabajo con Patxo? Patxo Tellería es un maestro del humor. En los trabajos que hace con Mikel Martínez en euskera hace virguerías con el idioma, obras que no pueden traducirse al castellano. Sin embargo, ahora se ha hecho una adaptación de “Páncreas” en castellano. Con “Zergatik, Jamil?” Patxo ha querido hacer una cosa de otro calado. De todos modos, aunque parezca mentira también hay espacio para el humor en este espectáculo, un poco de oxígeno, pero tiene otro tono. Patxo está demostrando que le da a todos los palos y le da muy bien a todo.

¿Y sobre Tartean? Somos una compañía que trabajamos desde la autoría, somos los creadores de nuestras propias historias. Normalmente yo me dedico más a un sello para toda la familia y Patxo es el que se encarga de escribir para los adultos. Texto de Roberto González.

Deja un comentario