My Twitter Feed

February 3, 2023

NOTICIAS FLASH:

La Bien Querida. El (des)amor es la salsa de la vida. -

jueves, febrero 2, 2023

Rodrigo Cuevas. Al calor de la zarzuela. -

jueves, febrero 2, 2023

Los Chikos del Maíz. Un futuro de pan y rosas. -

jueves, febrero 2, 2023

Pájaro. Remontando el vuelo. -

jueves, febrero 2, 2023

Shinova. Cuando la suerte viene acompañada de trabajo. -

jueves, febrero 2, 2023

Alice Wonder. Sentimiento, emoción y verdad. -

miércoles, febrero 1, 2023

Santero y los muchachos. En clave de bar. -

miércoles, febrero 1, 2023

Anabel Lee. Eclécticos y personales. -

miércoles, febrero 1, 2023

Yarin. Danza entre culturas. -

miércoles, febrero 1, 2023

Inés Hernand. Comedia digerible. -

miércoles, febrero 1, 2023

Arnatz Puertas. Aprendiendo del pasado. -

miércoles, febrero 1, 2023

Las que limpian. Reivindicando desde la sátira. -

miércoles, febrero 1, 2023

25 años de Bilborock según Itxaso Erroteta, Concejala de Juventud y Deporte. -

miércoles, febrero 1, 2023

Los Oscar y la animación, según Joanna Quinn y Les Mills. -

miércoles, febrero 1, 2023

Bodega Beronia Rioja. Ollauri. La Rioja. Cosechando premios. -

miércoles, febrero 1, 2023

Tecnología. -

miércoles, febrero 1, 2023

Moda. Temporada de nieve. -

miércoles, febrero 1, 2023

Arima Soul. Alma afro y euskaldun. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Lukiek. Abriendo camino. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Doctor Deseo. La fiesta de los “maquetos”. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Moda. Entrevistas a Txoron y Vicenç Moretó.

barba1

Navegando por la red, puedes encontrar gente tan interesante como Txoron. Con mas de ocho mil seguidores en Instagram (@txoron) y un blog www.txoron.com desde donde cuenta “Las experiencias de un barbudo”. Os invito a que lo sigáis.

¿Te esperabas todo el éxito que estás teniendo tanto en instagram como con el blog? La verdad es que ha venido casi sin pretenderlo. En instagram la gente comenzó a seguirme, a darle al “like”, a dejarme comentarios y hacerme preguntas. Fue entonces cuando surgió la idea de crear el blog. Llevo con él desde abril, y estoy teniendo visitas de todo el mundo, desde EEUU hasta Japón.
Un término que utilizas en tu blog es el de las “pomadas”. ¿Podrías explicarnos en que consisten estos productos? Son un producto para peinar el cabello. Hay dos tipos , las que están hechas a base de aceite y las que están hechas a base de agua. Las de aceite son las que se utilizaban antiguamente, aunque hay marcas que siguen haciéndolas. Dan una fijación bastante grasienta y, a la hora de lavarlas, cuesta mucho quitarlas, incluso tienes que utilizar champús especiales. Las que están hechas a base de agua, tienen una fijación muy buena, y con un simple lavado con un champú normal se van. Es un producto que me encanta. No es ni una gomina ni una cera, es algo intermedio y es fantástico para el cabello.
¿Donde se pueden comprar estos productos? Yo los suelo comprar por internet. En tiendas online o directamente a la casa.
Hasta hace poco venían de EEUU donde hay mas marcas y tipos de pomadas. En España, los primeros en sacarlas han sido Hey Joe, una casa Valenciana.
¿Cuáles son los diferentes productos que utilizas para el cuidado diario de tu barba? Lo primero que hago es lavar bien la barba. Siempre con un champú o jabón especial para barbas, porque no es lo mismo el cabello de la cabeza que el pelo de la barba, pues tiene otro tipo de PH. Luego, siempre hay que secarla. Primero quitarle la humedad con la toalla, y posteriormente con el secador sin ponerlo a mucha potencia. A partir de ahí utilizo bálsamos para barba o aceites. Estos productos acondicionan, nutren e hidratan el pelo de la barba, y el bálsamo le da un toque de fijación para que quede perfecta.
Gracias a tu imagen y popularidad en la red, te están surgiendo muchas colaboraciones con distintas marcas. Sí, son colaboraciones publicitarias. Hay marcas que quieren asociar mi imagen con sus productos no solo para la barba y el pelo, sino también firmas de ropa y algún tipo de bebida.
Parte importante de tu estética son tus tatuajes. ¿Por qué muchos de ellos tienen como referencia el mar? Casi todos los tattoos que tengo son del rollo old school, pero sí tengo bastantes cosas marineras; un faro, anclas, timón, las gaviotas… Siempre he tenido una conexión bastante importante con la mar, a pesar de ser de un pueblo de interior como Zalla.
Me he dado cuenta de que la barba te da mucho juego. Hay días que tienes un look más rockero, otros más bohemio o mas elegante, ¿Con cuál de estos estilos te sientes mejor? Con cualquiera de ellos. Hay veces que voy con un estilo mas rockero, y en cambio otras voy con un chaleco y una pajarita. Todos los estilos son parte de mí y depende el día o lo que vaya a hacer voy de una forma o de otra.
Hace unas semanas asististe a una concentración de “barbudos” en Madrid. ¿En qué ha consistido ? Ha sido la presentación de “Bearded Villains Spain”. Se trata de una especie de club o hermandad internacional de barbudos. Se fundó en EEUU el año pasado y ya tiene representación en todo el mundo. La experiencia ha sido fantástica. Asistió gente de toda España, y nos dimos cuenta que, aparte de la barba, nos unían las mismas inquietudes y gustos musicales. Ha sido tan positivo, que una de las próximas concentraciones de Bearded Villans la quiero organizar en Bilbao.Texto de Nagore Garamendi. Fotografía de @Txoron.

barba2
Vicenç Moretó ha sido premiado por sus compañeros como mejor barbero del año 2.014. No solo por su impecable trayectoria, sino también por su dedicación y profesionalidad que demuestra desde su barbería de la calle Joaquín Costa, 51 de Barcelona.
¿Cómo te iniciaste en el mundo de la barbería? Mi padre es barbero y cuando acabé mis estudios en el año 88, decidí hacer peluquería mixta. Ví que no me gustaba, y me centré totalmente en el mundo de la barbería.
¿Un barbero tiene que estudiar peluquería? Si, por supuesto. Actualmente hay academias que solo imparten clases de barbería, pero creo que es fundamental tener una buena base de peluquería.
¿Crees que la moda de la barba es algo pasajero, o que ha venido para quedarse? Ha venido para quedarse. En todos los años que llevo de peluquero o barbero, nunca había visto un movimiento tan fuerte. Soy consciente de que se irá una parte del perfil de los hombres que siguen las tendencias, pero la barba ha llegado para quedarse.
¿Dónde clasificarías al hombre barbudo? Si tuviéramos que definirlo como concepto, estaría entre un retrosexual y un lumbersexual. El metrosexual se quitaba todo el bello y el barbudo también se cuida, pero dejándose el pelo.
Has sido premiado como Mejor Barbero del Año 2014. ¿Es un certamen en sí, o un reconocimiento a tu trayectoria como barbero? Ambas. Esta es la segunda edición de un proyecto que se llama “Barberías con encanto”, que reúne cerca de 260 barberías, de España y del extranjero. Y son los mismos compañeros los que han decidido premiarme por mi trayectoria profesional y por el trabajo que sigo haciendo cada día.
¿Qué te ha supuesto ganar este premio? Una satisfacción muy grande, y el reconocimiento a una carrera por supuesto.
¿Cuál es el ritual que sigues cuando un barbudo se sienta en tu sillón? Como tu bien dices, para nosotros es un ritual. En el caso del barbudo, hacemos un ritual de asesoramiento, y lo basamos en cuatro pasos: lavado, acondicionado, hidratación y fijación. Luego, dependiendo de sus facciones y de su forma de vestir, le hacemos una barba u otra.
¿Hay una barba para cada tipo de hombre? Si. Depende de las facciones, y de la calidad y cantidad del pelo de la barba.
¿Un consejo para llevar una barba bonita? Ir a un buen barbero.
¿Con qué asiduidad tendría que ir un hombre a arreglarse la barba? Entre tres y cuatro semanas.
Hay muchos tipos de barba: mas larga, mas recortada, con bigote… ¿Cuál es la que mas te piden? Las mas largas y en forma de pico potenciando la parte del mentón. Este tipo de barba da fuerza a la imagen del cliente y les da mucha confianza. Hay una serie de elementos psicológicos que van asociados a la barba. Antiguamente estaba muy ligada al poder. Texto de Nagore Garamendi. Fotografías de Vincenç Moretó.

Deja un comentario