My Twitter Feed

August 14, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Jonathan Ames. Entre Hammett y El Quijote.

Bored

El escritor, periodista y creador de la efímera serie de televisión “Bored to Death” para HBO ha publicado recientemente en España un libro que incluye el relato que inspiró su show acompañado de una serie de relatos, un cómic y diversas crónicas periodísticas en las que se narran , entre otras cosas, sus encuentros con Marilyn Manson o Lenny Kravitz.

En tu trabajo hay muchos Jonathan Ames. Está el de la historia que encabeza este libro, el interpretado por Jason Schwartzman en la serie “Bored to Death” y el periodista. ¿Eres un egocéntrico?

Supongo que lo soy. Probablemente muchos artistas lo son. Esto no quiere decir que me guste cómo soy, pero el autodesprecio también es una forma de egocentrismo. En cuanto a los Jonathan Ames que han aparecido en mi obra ninguno de ellos es real, ni siquiera cuando me uso a mi mismo como personaje en los relatos de no-ficción. Las palabras y el lenguaje sirven para distorsionar. Y mi meta nunca ha sido retratar a mi yo real. Eso requeriría que me conociera a mi mismo, y no es así. Por supuesto, en todos mis personajes hay elementos de mi personalidad, trazos de mi ADN, pero no creo que la persona completa, sea cual sea, esté representada. Mi objetivo es simplemente entretener, como un payaso, y así es como a veces uso caricaturas de mi mismo- en ficción y no-ficción- para divertir (o eso espero) al lector.
Hay algunas diferencias entre el relato original y la serie de televisión. Una de ellas es las drogas. En la serie de televisión los protagonistas fuman marihuana. En la historia se sugiere el uso de drogas más duras.

La historia era un cruce entre mis ensayos y una pieza de ficción “noir”. Cuando lo convertí en una serie de televisión, específicamente una comedia, decidí que el mundo que rodeaba al personaje fuera mucho más amable.
En este libro aparecen diversas crónicas que escribiste para diferentes revistas. Algunas veces ni siquiera eres un experto en la materia, como ocurre en el capítulo sobre el festival de música gótica. ¿Estaban buscando una aproximación diferente en la revista? ¿Cómo te salías con la tuya? ¿Tenías suficiente nombre para hacer lo que querías?

Sí, esa revista de música buscaba una aproximación diferente, un enfoque humorístico. No me salí con la mía por mi fama, sino porque el editor de la revista era amigo mío.
¿Tienes alguna favorita entre estas crónicas periodísticas?

No tengo una favorita y para ser honesto ni siquiera recuerdo cuáles estaban en este libro- y no tengo una copia cerca ahora mismo- pero recuerdo que la crónica del festival gótico salió bastante bien.

En el pasado fuiste boxeador. Echando la vista atrás, se trata de un deporte que suele aparecer habitualmente en la novela negra. Tu interés por esta actividad ¿estaba de algún modo relacionada con tu interés por las historias de Chandler y Hammett?

Desarrollé una fascinación por este deporte cuando era niño y ni siquiera sé cómo ocurrió. Los boxeadores , en mi mente, eran/son figuras heroicas. Descubrí a Hammett y Chandler mucho después de interesarme por el boxeo.

También eres un admirador del Don Quijote de Cervantes, como se refleja en tu obra. ¿Cuándo lo leíste por primera vez?

Lo leí en 1995 cuando estaba trabajando en mi segunda novela, The Extra Man. Un profesor experto en Cervantes me recomendó una traducción en particular que fue difícil de encontrar- me pasé un año buscándola, esto ocurrió antes de Amazon e internet- pero finalmente la encontré en una tienda de libros de segunda mano de Nueva York.

En tus historias y en la serie sueles ofrecer una visión muy directa de las relaciones con el sexo opuesto y aspectos fetichistas como una obsesión por los sobacos de las mujeres. ¿Alguna vez te han acusado de misoginia o has sido criticado por algún grupo feminista?

No creo que admirar los sobacos de las mujeres sea misógino. Y no he tenido ningún problema con las feministas.
Tu trabajo no es políticamente correcto. ¿Fue fácil trasladarlo a la televisión americana?

No estoy seguro de que mi obra sea políticamente incorrecta. La mayoría de mi humor está dirigido hacia mí mismo. No quiero ridiculizar o burlarme de otras personas.
En la serie los tres protagonistas masculinos se mantenían pero las mujeres que los rodeaban cambiaban mucho. Siempre me pregunté si Suzanne –interpretada por Olivia Thirlby- iba a regresar alguna vez si la serie hubiera seguido adelante.

No era mi intención que volviera Olivia, aunque si la serie hubiera continuado podría haber sido una buena idea.

La tercera temporada fue la más alocada. ¿Estás de acuerdo? ¿A qué se debe?

HBO me insistía en que hiciera el show más “gracioso”, supongo que para hacerlo más comercial, así que traté de hacerlo más chistoso, lo que probablemente se traduce en más locura. Además me estaba divirtiendo haciéndolo cada vez más y más visual desde el punto de vista cinematográfico y trataba de componer imágenes visualmente extravagantes.

En alguna ocasión se ha hablado de la posibilidad de que una película, probablemente para televisión, cerrara la serie ¿podría llegar a ocurrir?

He escrito dos guiones para una película, pero quizás no estaban suficientemente redondos…así que no sé si la película llegará a existir alguna vez. Me estoy alejando de esos personajes y de su mundo, lo que es una lástima. Me divirtió escribir el show mientras duró.  Texto de Roberto González

Jonathan

Jonathan Ames (Nueva York, 1964) es un escritor, actor y cómico neoyorquino. Estudió en la universidad de Princeton y cursó un Máster en Bellas artes y ficción en la Universidad de Columbia. Durante varios años fue columnista del New York Press; en sus artículos hablaba, sobre todo, de sus desventuras sexuales. También fue boxeador ocasional bajo el apodo de «El maravilloso arenque». Es un invitado habitual en el Late Show with David Letterman. En 2009 creó la serie de televisión Bored to death, que se emitió en el canal americano HBO durante tres años. El show, protagonizado por Jason Schwartzman, Zach Galifianakis y Ted Danson narraba las andanzas de un escritor que se hacía pasar por investigador privado después de que ser abandonado por su novia. Ames es admirador de Wodehouse y de Cervantes. Tiene cuatro obras publicadas en España: ¡Despierte, señor!, El acompañante, Bored to Death y En realidad, nunca estuviste aquí.

Comentarios
Un comentario a “Jonathan Ames. Entre Hammett y El Quijote.”
  1. krestø dice:

    La tercera temporada fue la que menos me gustó, y la mejor la primera. Una pena que no haya continuado. Se merece una segunda oportunidad.

Deja un comentario