My Twitter Feed

August 14, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Elliott Murphy. Rock y pistolas.

ElliottMurphy

Coincidiendo con su gira española, se ha editado la traducción de la última novela de Elliott Murphy “Justicia poética”, un neo-western con toques poéticos, que incluye un CD con tres canciones compuestas especialmente por Elliott Murphy para esta edición. El protagonista, un niño que crece para convertirse en pistolero, se encuentra con personajes reales como Walt Whitman en este libro que el cantante presentó en Bilbao antes de su concierto en la sala BBK.

¿Cuál fue la génesis del libro? ¿Cómo se te ocurrió la historia? Siempre me han encantado las películas del Oeste –aunque nunca he sido un gran fan de las novelas del Oeste a excepción de Cormac McCarthy – de manera que intenté escribir una novela que capturase el mismo espíritu de los western clásicos de Sergio Leone o John Ford. En “Justicia Poética” quería que sucesos y personas reales se entrelazaran con la vida y aventuras ficticias del protagonista, el joven Petit Jean que evoluciona hasta convertirse en John Little. Él es un Hamlet del Oeste y siempre tiene un diálogo interior consigo mismo. Hemos incluido un EP en la novela que vendría a ser la banda sonora de un filme que aún no existe.
Vives en París, ¿por qué escogiste un género tan americano como el western? ¿Querías hablar de las raíces de la historia americana? Al final del siglo XIX fue cuando empezó a surgir la mitología americana. El país se estaba expandiendo en todas las direcciones: políticamente, económicamente y financieramente, convirtiéndose en una potencia mundial. El anti-héroe de “Justicia Poética”, John Little, no es un hombre malo pero es un asesino que trabaja dentro de la estructura de la ley que regía en el viejo oeste. Comencé a escribir la novela en París y la terminé en Ile de Re en Francia pero la inspiración original surgió en 1996 cuando hice un viaje alrededor de diferentes lugares de América con mi esposa e hijo y visitamos ciudades como Cheyenne, Wyoming que aún hoy es un hogar de cowboys. Incluso ahora esperarías que surgiera un duelo de pistolas en la calle principal de un momento a otro.
Lo defines como un “Hamlet americano en el viejo oeste”, ¿tratas de encontrar la poesía en la violencia y la venganza? Encontrar poesía en la violencia es muy difícil excepto en el cine. Sam Peckinpah lo consiguió en “Grupo Salvaje”. Lo más duro de escribir en “Justicia Poética” fueron los duelos de pistolas. El poeta Walt Whitman, que juega un rol importante en la historia, fue afectado para siempre por la carnicería que presenció durante la Guerra Civil cuando trabajaba como enfermero en hospitales para los soldados heridos. La venganza normalmente no es tan satisfactoria como parece y la violencia jamás es limpia.
¿Por qué Walt Whitman? Whitman fue el primer poeta que habló con una verdadera voz americana. Creo que Whitman y Mark Twain definieron el estilo de la poesía y la ficción americanas y todo lo que siguió ha discurrido por las cauces del mismo río de palabras desde entonces. Tuve conocimiento de Walt Whitman a temprana edad porque nació en Long Island como yo. Es un personaje fascinante porque no se hizo famoso hasta que llegó a viejo y estuvo revisando su obra maestra “Hojas de hierba” durante toda su vida.
¿Tienes una disposición distinta a la hora de escribir una novela en vez de una canción? Es un trabajo diferente. La música es emotiva y rítmica e implica trabajar con otros músicos y tocar delante de un público. Y siempre empieza con una guitarra o un piano. Pero escribir novelas es una tarea solitaria, donde no hay aplausos o bises que te indiquen que vas por el buen camino. Cuando escribo trato de imaginar que soy mi propio publico. Escribir ficción requiere más disciplina. ¡La prueba es que algunas de las mejores canciones de rock de todos los tiempos han sido escritas por artistas muy indisciplinados!
Una vez dijiste “La literatura es mi religión y el rock and roll mi adicción”. De modo que ¿cuál te hace sentir mejor? Ambas me torturan y consuelan de diferentes maneras. Cuando me mantengo fiel a la literatura siento que conecto con mi adolescencia solitaria cuando pasaba horas en la biblioteca de Garden City leyendo a John Steinbeck y F. Scott Fitzgerald. El rock ‘n roll es tan físico que cuando estoy sobre el escenario siento como si estuviera manteniendo a raya a mi propia inmortalidad. He estado sobre un escenario con Bruce Springsteen frente a 80.000 personas y la energía es increíble, casi imposible de describir.
Has venido varias veces al País Vasco ¿cuál es tu experiencia aquí? He estado muchas veces en Bilbao y otras ciudades como Pamplona y me he encontrado con un público muy fiel y entusiasta. Algunos de mis shows más memorables han tenido lugar en el festival Musiketan. Quizá compartimos el mismo espíritu independiente. ¡Además la cuajada de aquí es deliciosa!
A pesar de haber colaborado con Bruce Springsteen o Phil Collins y haber sido reconocido por críticos y amantes de la música nunca has tenido ese nivel de éxito. ¿Es un inconveniente o te da más libertad? No puedo quejarme de mi nivel de fama -¡al menos no en público!-porque he sido capaz de mantenerme en la carretera, vender todas las entradas en mis shows y publicar mis albums durante más de cuarenta años. Existen algunas ventajas en el hecho de no ser mega-famoso como poder caminar por las calles de forma anónima o escribir y grabar un disco como yo quiera sin presión comercial de ningún tipo. El éxito suele ir acompañado de mayor presupuesto para tus shows y grabaciones y eso debe venir muy bien. Algún día me gustaría tener una orquesta tocando conmigo, por ejemplo. Pero hago mías las palabras de Theodore Roosevelt , que aparece en “Justicia Poética”: “Haz lo que puedas, con lo que tienes, allá donde estés.” Me parece un buen consejo. Texto de Roberto González. Fotografía de EM Daniel Barnby.

justicia

Deja un comentario