My Twitter Feed

January 21, 2021

NOTICIAS FLASH:

Iván Miñambres. Animando otros mundos. -

miércoles, diciembre 9, 2020

Juanma Bajo Ulloa. En terreno inexplorado. -

jueves, diciembre 3, 2020

30 Monedas. Los Evangelios Apócrifos de Álex de la Iglesia. -

lunes, noviembre 30, 2020

Historias Lamentables. Así (no) son las cosas. -

lunes, noviembre 30, 2020

Dear Werner. Una odisea cinéfila. -

lunes, noviembre 30, 2020

A media voz. Amiguísimas para siempre. -

lunes, noviembre 30, 2020

My Mexican Bretzel. Las verdades de Vivian. -

lunes, noviembre 30, 2020

Twinterview a Inés Hernand. -

lunes, noviembre 30, 2020

Living Postureo. Muy válidos. -

lunes, noviembre 30, 2020

A Tale of Paper. Un cuento de éxito. -

lunes, noviembre 30, 2020

Gatibu. En la música está la salvación. -

lunes, noviembre 30, 2020

Soleá Morente. Evolución natural. -

lunes, noviembre 30, 2020

Nøgen. Debajo de todo. -

lunes, noviembre 30, 2020

Hesia Urraturik. Xabier Lete In Memoriam. -

lunes, noviembre 30, 2020

Cayetana Guillén Cuervo. En los zapatos del otro. -

lunes, noviembre 30, 2020

Brodas Bros. Bailando por el mundo. -

lunes, noviembre 30, 2020

Mercedes deBellard. Retratando a la guardiana de Mazoka. -

lunes, noviembre 30, 2020

Antimanifesto. El movimiento ciudadano ante el poder autoritario. -

lunes, noviembre 30, 2020

Álvaro Siza. El maestro de la luz. -

lunes, noviembre 30, 2020

Xbox Series X, la madurez llega a las consolas. -

lunes, noviembre 30, 2020

Alfonso Zarauza. Yo para ser infeliz quiero un hipotecón.

Los fenómenos

El gran engaño inmobiliario que nos ha llevado a la crisis económica actual es retratado con crudeza y no poco humor por el gallego Alfonso Zarauza en su segunda película, Los fenómenos, protagonizada por Lola Dueñas y Luis Tósar, quien también ha ejercido de productor. Su director nos desgrana las claves de este título que se presentó en el último festival de Málaga y desde entonces ha recorrido varios de toda Europa.

 El personaje de Lola Dueñas vivía en Almería en una furgoneta, con su pareja y su bebé, pero parece que para ser una persona decente y tener una familia standar has de hipotecarte y sacrificar sueños y libertad ¿no? No pretendía hacer una apología del hippismo, pero ése era un buen punto de partida para llegar a la reflexión. ¿Sólo podemos ser felices si tenemos una casa, una hipoteca y una estabilidad? ¿No hay un camino intermedio? ¿Por qué esto era lo más normal y común para el 99% de los españoles hasta hace nada? Quería hacer esta reflexión y autocrítica: hacer pensar en ello al público. La película no da ninguna solución, que cada uno saque sus propias conclusiones.

Pero el humor también está presente dentro del drama ¿siempre nos va a salvar una sonrisa de estas situaciones? Me resulta interesante poder contar algo fuerte, porque la película es una bofetada a la cara del espectador. Es un film duro, pero el humor -sarcástico o irónico- sirve para contar las cosas de otra manera: por ejemplo, la secuencia cuando están cenando y escuchan los ruidos provenientes del piso del vecino es una crítica con humor, pero no deja de ser una crítica por la cantidad de gente que se hipotecó y dejó su vida en comprarse un piso y luego éste era de tan mala calidad que hasta oías orinar al vecino.

Sorprende la autenticidad de la cuadrilla de albañiles que retratas: ¿te documentaste o has trabajado en la construcción? Cuando escribía el guión contacté con una cuadrilla de obreros y me iba con ellos a verlos trabajar: estaban un poco extrañados y se preguntaban qué hace este tipo que viene con nosotros a pasar frío a las ocho de la mañana. Yo lo único que hacía era mirar y observarlos porque tienen un surrealismo muy genuino, que era lo que me interesaba, que fueran de verdad.

La protagonista es una mujer: ¿les ha afectado la crisis más duramente a ellas, aunque quizás lo callen más? Puede ser. Creo que el paro femenino es más acuciante que el masculino. Las mujeres son las que sacan a las familias adelante y hacen trabajos más en precario y en economías sumergidas. Ellas sufren tanto o más la crisis que los hombres, pero no sale reflejado en las estadísticas: conocemos a mujeres que hacen mil trabajos, llevan casas y trabajan en pisos por cuatro duros y sin contrato.

¿Y has recibido opiniones de mujeres tras la proyección? La película gusta más a las mujeres que a los hombres. Muchas de ellas me han dado la gracias. Me siento orgulloso de ello. Texto de Alfonso Rivera.

 

Deja un comentario