My Twitter Feed

August 14, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

Antoine Fuqua. Haciendo justicia.

Denzel

El director de “Training Day (Día de entrenamiento)”, “Los amos de Brooklyn” o “El rey Arturo” dirige al último premio Donostia, Denzel Washington, en un thriller de acción en el que el actor encarna a un hombre aparentemente normal que saca a relucir su oscuro pasado –y sus habilidades ocultas- cuando observa alguna injusticia. Esta es la premisa de “The Equalizer (El protector)”, una propuesta violenta y potente en el apartado visual que sirvió para inaugurar el pasado Festival de San Sebastián.

En ‘The Equalizer (El protector)’ vuelves a dirigir a Denzel Washington como protagonista doce años después de ‘Training Day (Día de entrenamiento)”. Al igual que Alonzo Harris, Robert McCall es un tipo duro pero ahí se acaban las diferencias porque en el sentido moral son casi completamente opuestos. ¿Era muy importante para vosotros que fuera un papel muy diferente, para no repetiros? Sí, Denzel fue el que me atrajo la atención sobre esta película y cuando la leí pensé “es muy diferente de ‘Día de entrenamiento’, así que es la correcta”. Es un personaje suficientemente complejo pero muy diferente. Él consiguió el Oscar gracias a aquella película, así que pensamos ‘¿Podría hacerlo de nuevo?’

¿Cómo trabajasteis sobre su personaje? Queríamos estar seguros de que el personaje fuera un tipo normal pero que fuera suficientemente complejo como un héroe de acción. Tenía que ser capaz de ser violento pero también tranquilo cuando hiciera falta. Así que necesitábamos que el personaje estuviera anclado a la tierra de algún modo, trabajar su entorno y sus circunstancias, y que fuera un personaje muy humilde.

La película toma como base una serie de televisión de los ochenta. ¿Cómo se os ocurrió partir de esa inspiración? Realmente no tomamos mucho de la serie. El productor adquirió los derechos de este título, y yo llegué a verla cuando era más joven. Lo importante para mi era el hecho de que se trataba de un hombre que quería hacer lo correcto para ayudar a la gente. Eso es lo que decidimos mantener.

¿Es cierto que la película podría tener una segunda parte? Eso dependerá de la audiencia. Si el público responde a mi me encantaría hacerla.

Citas a Sergio Leone y los western como otras fuentes de inspiración de la película, algo que también suele ser referente para Quentin Tarantino. Desde el principio comprendí que esta historia sobre un hombre que ayuda a una joven, una prostituta, tenía puntos de conexión con el western. Él no es un superhéroe sino alguien que lucha en nombre del perdón.

El protagonista de la película llega a extremos muy violentos para defender lo que le parece justo. En la vida real ¿crees que el fin justifica los medios cuando se trata de ayudar a los desfavorecidos? En la película el personaje ofrece dinero para arreglar las cosas y cuando no lo aceptan es cuando tiene que defenderse, pero antes de ejercer la violencia él siempre les da una oportunidad para hacer lo correcto. En la vida real es mejor no hacer daño a otras personas y tratar de solucionar las cosas mediante la lógica y el diálogo.

Uno de los puntos fuertes de la película es su aspecto visual. En ocasiones vemos las cosas desde el punto de vista de McCall, como la primera ocasión en que se enfrenta a los gangsters. ¿Cómo trabajasteis el look del filme? Quería adentrarme en la mente del protagonista y que la audiencia visualizara que la violencia no es arbitraria sino que hay un nivel de inteligencia en lo que el personaje hace que tiene que ver con lo que ha aprendido en su pasado. Así que mostrar esos procesos mentales te dice algo con respecto al tipo de persona que es.

Has dirigido algunos videoclips. En el clímax de “The Equalizer (El protector)” hay algunas escenas sincronizadas al ritmo de la música, ¿es algo que te gusta hacer? Sí, me encanta que la música forme una parte importante de la película. Pero también es importante cuando no está ahí. Me encanta que la música esté ahí para informar al público de algo concreto que no se dice, o que imponga un determinado ritmo. La música, la cámara, la acción y la iluminación se convierten en una sola entidad para definir el carácter de una escena.

¿Cómo os decidisteis por Chloe Moretz, la heroína de “Kick Ass”, para interpretar a la joven prostituta? Chloe Moretz tiene mucho talento. Cuando la vi me recordó a una joven Jodie Foster. Su manera de interpretar es muy interesante. Estaba genial, así que tuve que escogerla para el papel.

Diriges películas de gran presupuesto pero cuentan con un estilo bastante definido. ¿Es difícil mantener esa visión personal durante todo el proceso? Todo salió genial. Hicimos un test de prueba con el estudio y la película obtuvo muy buenos resultados. Después hicimos otro que salió aún mejor, de manera que en este caso fue muy fácil mantener las cosas como queríamos, en otras ocasiones es más complicado. A veces extremadamente difícil.

Aunque has hecho algunas películas de otros géneros, como “El rey Arturo”, la mayor parte de tu filmografía está compuesta de thrillers. ¿Dirías que es tu género favorito, aquel en el que te sientes más cómodo? Sí, puede ser. No me importaría hacer otra película épica de aventuras pero incluso si hago algo de ese tipo me gusta que se base en los personajes y que se sienta de alguna forma cercana a la realidad.

“The Equalizer (El protector)” también tiene algunos toques de cine negro, ¿es otro género que te gusta? Sí, muchas películas de gangsters son ‘film noir’. “Enemigo público”, la original, era cine negro. Es algo muy atmosférico, con un tono muy definido.

¿Cuáles son tus thrillers favoritos en la historia del cine? No sé. Algunos thrillers que me gustan no los he visto en un tiempo. Además no sé si una película como “Apocalypse Now” o “La naranja mecánica” se pueden calificar como thrillers. Brian De Palma ha hecho muy buenas películas dentro del género del suspense, también me gusta “Malas calles” de Martin Scorsese.

¿Es cierto que planeas un remake de “Los siete magníficos” otra vez con Denzel Washington? Y de nuevo, ¿no puede asemejarse un poco a lo que Tarantino hizo con “Django desencadenado”? Sí. Empezaremos a filmar el año que viene. Y no, será completamente diferente a “Django desencadenado” en cuanto al estilo. Me encanta el género del western y es muy importante para mi que salga bien, contar una gran historia y divertirme. Especialmente con esta, porque mi introducción en las películas fue a través de “Los siete samuráis”, es la película que hizo que quisiera dedicarme al cine. Texto de Roberto González.

 

Deja un comentario