My Twitter Feed

October 25, 2020

NOTICIAS FLASH:

Akelarre. Mujeres que bailan. -

viernes, octubre 2, 2020

Ane Pikaza. Turismo (de) interior. -

viernes, octubre 2, 2020

25 años de Zinemakumeak Gara!, según ANA GUTIÉRREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

A propósito de Allen, según JORDI LABANDA. -

viernes, octubre 2, 2020

La música de Rafaella Carrà, según NACHO ÁLVAREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

Twinterview a Alex O’Dogherty. -

viernes, octubre 2, 2020

El Drogas. No hay tregua. -

jueves, octubre 1, 2020

Emma Suárez. Los que se atreven. -

jueves, octubre 1, 2020

Lois Patiño. Fascinantes (Sub)mundos gallegos. -

jueves, octubre 1, 2020

Relicta. Magnetismo por la luna. -

jueves, octubre 1, 2020

Grises. Llenos de ritmo. -

jueves, octubre 1, 2020

Romancero gitano. Y Federico escogió a Nuria Espert. -

jueves, octubre 1, 2020

Aitana Sánchez-Gijón. Mujeres valientes y luchadoras. -

jueves, octubre 1, 2020

Lee Krasner. La gran mujer detrás de Jackson Pollock. -

jueves, octubre 1, 2020

Iñaki Zubizarreta. El baloncesto me salvó la vida. -

jueves, octubre 1, 2020

Txani Rodríguez. Vida de esta chica. -

jueves, octubre 1, 2020

Restauración de la Ikastola Kurutziaga. Hacer de la necesidad, virtud. -

jueves, octubre 1, 2020

Tecnología. -

jueves, octubre 1, 2020

Moda. Tendencias otoño. -

jueves, octubre 1, 2020

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Mando Diao. Siempre a la vanguardia.

Mando Diao

Inmerso en los preparativos de la próxima gira de Mando Diao, uno de los vocalistas de la banda, Björn Dixgård, saca un hueco para mostrar cómo han vivido y viven los momentos previos a ésta y el día a día en la creación de su nuevo álbum “Aelita”. Un disco que según cuenta trae muchas sorpresas.

Sobre su nuevo trabajo Dixgård dice que “todavía están en un proceso de construcción”. Para él ha sido un viaje emocionante en el que todavía permanecen inmersos. Todo comenzó cuando adquirieron un viejo sintetizador soviético en su tienda favorita de instrumentos en Estocolmo. “Comenzamos a tocarlo y parecía que tenía vida propia”, relata entusiasmado. Fue el sonido y el comportamiento en términos musicales del sintetizador lo que les inspiró e hizo que convirtiesen al viejo instrumento en el punto de partida de lo que hoy es “Aelita”.

Para este trabajo no han querido dejar de lado la tecnología. Explica que ésta “tiene una importancia tremenda en nuestras vidas, por eso hemos querido plasmarlo en el álbum”. De hecho, además del álbum convencional, han creado uno con sonido en 3D. Una iniciativa de la que están “muy orgullosos”. El lanzamiento del disco también lo han acompañado de un complemento audiovisual en 3D que puede reproducirse en su web. Dixgård avisa “la mejor forma de disfrutarlo es con gafas de realidad virtual”.

A pesar del tiempo que ha pasado desde que empezaron, allá por los años noventa, el solista y guitarrista dice que estaban decididos desde el principio: “nos lo tomamos en serio porque queríamos dedicarnos a la música”. Mucho ha cambiado desde entonces: “Hemos evolucionado y seguimos en ese proceso”. Reconoce que han podido vivir de la música durante toda su vida y que esperan seguir así por mucho tiempo. De hecho, sentencia que “nunca dejarán de escribir” porque “hacemos música en base a lo que sentimos”.

Sobré el estilo que que mejor les representa Dixgård enfatiza que siempre es el álbum en el que trabajan y que está por salir. Además de sus situación personales, sus trabajos también se ven influenciados por la cantidad de géneros diversos que escuchan. Desde We Hiphop a EDM, o soul ya que no les gusta encasillarse.

Además asegura que el mejor momento cómo banda es cuando suben al escenario. “Aunque cada día es diferente, escribimos, perfilamos el futuro, vivimos el momento, lo mejor es encontrarse con el público en un concierto. Nos encanta ofrecerles todo lo que tenemos, vaciarnos durante un par de horas”. Ése es su modo de vida.

No quiere desvelar nada de su próximo concierto en el festival BIME en Bilbao. “Tendréis que estar allí para verlo”, invita. Pero reconoce que les encanta España y Euskadi ya que tanto las actuaciones como la noche siempre son especiales. “El público crea una buena atmósfera, prueba de ello es que se entrega a disfrutar lo máximo posible”, y eso es lo que esperan una vez más para su próximo convierto. Texto de Adrián Blanco.

Deja un comentario