My Twitter Feed

September 25, 2020

NOTICIAS FLASH:

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Belako. Grandes crisis y pequeños dramas. -

jueves, julio 30, 2020

Nize. Dándolo todo. -

jueves, julio 30, 2020

Oreka TX. Reinventando la tradición. -

jueves, julio 30, 2020

Getxophoto, según el comisario JON URIARTE. -

jueves, julio 30, 2020

Twinterview a Álvaro Ortiz. -

jueves, julio 30, 2020

El humor absurdo, según MERY CUESTA. -

jueves, julio 30, 2020

Kutxa Kultur Kanta. Un tema a seis bandas. -

jueves, julio 30, 2020

Cruz de Navajas. Mecano: Siglo XXI. -

jueves, julio 30, 2020

Icíar Bollaín. Para amarme y respetarme. -

miércoles, julio 29, 2020

Ángeles Reiné. A Putin no le gustará esta película. -

miércoles, julio 29, 2020

Saida Benzal. Dos chonis en Malasaña. -

miércoles, julio 29, 2020

Narita Boy. Apuntando al corazón de la nostalgia. -

miércoles, julio 29, 2020

Charles Forsman. Del cómic indie a Netflix. -

miércoles, julio 29, 2020

Irene Márquez. A ver qué dices. -

miércoles, julio 29, 2020

La crisis del milenial. Vamos a reírnos de nuestras penas. -

miércoles, julio 29, 2020

Edificio de viviendas Glas Eraikuntza. Luz marina y matizada. -

miércoles, julio 29, 2020

Tecnología. -

miércoles, julio 29, 2020

Moda: ¿Playa o piscina? -

miércoles, julio 29, 2020

Izaro. Tras el Tiempo Ausente. -

domingo, junio 7, 2020

The Wombats. El concierto que Paul McCartney no se perdería.

The Wombats

Texto de Naiara Alcobre.

Estos muchachos vienen de Liverpool y cuentan con una legión de fans alrededor de todo el mundo (Paul McCartney entre ellos) y casi no existe rincón en el planeta que no les haya llamado para su festival estrella. Esta vez vienen a Euskadi para tocar en el Kutxa Kultur Festibala. Daniel Haggis, miembro de la banda, habla con nosotros.

The Wombats son tres amigos: Matthew Murphy (vocales, guitarra, teclados) Daniel Haggis (batería, percusiones, teclados y coro) y Tord Øverland-Knudsen (bajo, guitarra, teclados y coro). Se conocieron en Liverpool y esta ciudad que tanto ilustre ha dado, no tardó en hacerles un hueco en su escena. Poco después editaban su primer álbum y, de repente, eran la última sensación en Japón. Si bien con aquel ”The Wombats Proudly Present: A Guide To Love, Loss and Desperation”, todo fue frenético, después, el trío decidió tomarse las cosas con un poco más de calma. Su primer LP se editaba en el 2007, pero el segundo, “The Wombats Proudly Present: This Modern Glitch” no llegó hasta 2011. El año pasado lanzaban el single, “Your body is a weapon”, un tema divertido y muy pegadizo que pretendía ser la presentación de un inminente tercer disco, pero los planes no siempre salen como uno espera. “La idea original era que ya estuviese en la calle. Tuvimos problemas con la discográfica y cambiamos de productor así que todo se ha retrasado bastante y las cosas no han salido según lo previsto. Ya tenemos todas las canciones nuevas escritas y calculamos que para enero/febrero de 2015, si todo va sobre la marcha, estará, por fin, en la calle”, adelanta Daniel.

La verdad es que uno ya no sabe qué esperarse de cara a este álbum nuevo. Una queja común entre melómanos suele ser eso de: “Este disco suena exactamente igual que el anterior” Pues bien, eso con The Wombats no pasa. La diferencia que hay de un disco al otro es bastante notable: “El cambio al que te refieres no fue algo planeado, ocurrió de manera natural y yo diría que fue cuestión de evolución y del pasar del tiempo. Nos gusta ponernos retos. Además, escuchamos mucha música muy diferente, desde folk a electrónica, pasando por lírica o heavy. Al final también va de no aburrirnos nosotros mismos, nos gusta cambiar para poder seguir pasándolo bien y probando cosas nuevas.”

Daniel reconoce que escuchar sus discos y maquetas previas les produce sentimientos encontrados: “Siempre intentamos hacerlo mejor. No creo que ningún artista te diga que está 100% satisfecho con sus primeras obras, pero confieso que no cambiaría nada porque, para nosotros, todo ese material son como fotos. Nos traen recuerdos de cuando grabamos nuestro primer disco en Liverpool con 20 años o todo lo que vivimos la primera vez que llegar a un estudio en Los Angeles para la grabación del segundo. Honestamente, estamos muy orgullosos del camino recorrido y de todo lo que hemos trabajado para conseguir lo que hemos conseguido”, confiesa.

Una de las cosas más divertidas de The Wombats son las letras de sus canciones que, la mayoría de veces, describe situaciones muy específicas fácilmente imaginables, casi como una película: “Creo que es algo peculiar que hacemos y que crea buena sintonía con aquellos que nos escuchan. Es fácil que la gente se sienta identifica con nuestras letras”, confiesa. Pero para Daniel, lo más entretenido de su trabajo es girar: “Es súper curioso ver cómo la gente reacciona diferente a nuestra música de un país a otro. Es increíble ver cómo países que están al lado, como Francia y España, por ejemplo, tiene reacciones completamente distintas en un concierto nuestro. Nos encanta fijarnos en eso y descubrir esas cosas particulares de cada audiencia”, afirma. “Hay cosas que son impensables en un sitio y vas a otro y ocurren, por ejemplo, hace un par de años tocamos en el Arenal Sound de Castellón y nos programaron a las 3 am. Eso es algo que jamás hacemos y no sabíamos qué esperar. La gente lo dio todo y aquel bolo fue impresionante”, recuerda. Porque ahora mismo son un grupo de estudio: “Pasamos muchísimo tiempo grabando y la verdad es que, si bien lo disfrutamos, nos morimos de ganas de salir a la carretera y volver a girar. Este verano vamos a hacer varios festivales e iremos mezclando los temas de siempre con canciones nuevas. Que nadie se preocupe, “Let’s dance to Joy Division” no faltará en el repertorio. Siempre la dejamos para el final porque sabemos que es nuestro tema estrella y nos gusta ver como la gente se lo pasa bien dando saltos y dejándose la voz”, cuenta Haggis.

Y hablando de cosas impresionantes, si los Wombats tienen un fan que destaca entre los demás, ése es el ilustrísimo Beatle, Sir Paul McCartney y eso, amigos, no es moco de pavo: “Hemos estado con él un par de veces y realmente no sé si lo de que es fan lo dice por decir, pero nos da igual. Cada vez que Paul McCartney nos dice que le gusta una canción nuestra nos quedamos como de piedra un rato largo. Que alguien que ha escrito algunas de las mejor canciones del mundo, que tan solo sepa que existimos ya es bastante alucinante.”

Habrá que comprobar si el McCartney tiene razón cuando recomienda a estos chicos y comprobar nosotros mismo que si tan buenos como dice en el mítico monte Igeldo. No estarán solos: The pains of being pure at heart, Reptile Youth y Lori Meyers, entre muchos otros, les acompañarán ese fin de semana en Donosti.

Deja un comentario