My Twitter Feed

October 20, 2020

NOTICIAS FLASH:

Akelarre. Mujeres que bailan. -

viernes, octubre 2, 2020

Ane Pikaza. Turismo (de) interior. -

viernes, octubre 2, 2020

25 años de Zinemakumeak Gara!, según ANA GUTIÉRREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

A propósito de Allen, según JORDI LABANDA. -

viernes, octubre 2, 2020

La música de Rafaella Carrà, según NACHO ÁLVAREZ. -

viernes, octubre 2, 2020

Twinterview a Alex O’Dogherty. -

viernes, octubre 2, 2020

El Drogas. No hay tregua. -

jueves, octubre 1, 2020

Emma Suárez. Los que se atreven. -

jueves, octubre 1, 2020

Lois Patiño. Fascinantes (Sub)mundos gallegos. -

jueves, octubre 1, 2020

Relicta. Magnetismo por la luna. -

jueves, octubre 1, 2020

Grises. Llenos de ritmo. -

jueves, octubre 1, 2020

Romancero gitano. Y Federico escogió a Nuria Espert. -

jueves, octubre 1, 2020

Aitana Sánchez-Gijón. Mujeres valientes y luchadoras. -

jueves, octubre 1, 2020

Lee Krasner. La gran mujer detrás de Jackson Pollock. -

jueves, octubre 1, 2020

Iñaki Zubizarreta. El baloncesto me salvó la vida. -

jueves, octubre 1, 2020

Txani Rodríguez. Vida de esta chica. -

jueves, octubre 1, 2020

Restauración de la Ikastola Kurutziaga. Hacer de la necesidad, virtud. -

jueves, octubre 1, 2020

Tecnología. -

jueves, octubre 1, 2020

Moda. Tendencias otoño. -

jueves, octubre 1, 2020

Pablo Ríos. Multiplicando panes y peces. -

viernes, agosto 14, 2020

Mariangela Paone. Vivir para contarlo.

Mariangela Paone

Texto de Adrián Blanco.

Grecia es el país más castigado por la crisis y por las medidas que su Gobierno ha implementado junto a la troika para aplacarla. La periodista italiana Mariangela Paone viajó en 2012 y 2013 para plasmar en forma de crónica social lo que ella veía y respiraba el país. De ahí surge el libro “Las cuatro estaciones de Atenas” con el que pretende dejar constancia de lo que ocurrió durante este tiempo en Grecia. Y, de esta forma, combatir a los libros de historia que en el futuro resumirán en sólo tres líneas que los griegos sufrieron una tremenda crisis.

La lectura ofrece episodios desgarradores sobre cómo ha cambiado la vida de los griegos en los últimos años. Paone pretende ofrecer una crónica completa de un país ahogado por su rescate. Sus descripciones se centran en cómo los inmigrantes se ven relegados al ostracismo o en cómo las clases más humildes sufren y malviven por llevarse un bocado de alimento a la boca.

Es el caso de Alexandra, una joven madre soltera que no llega a la cuarentena y de la que la autora hizo un seguimiento durante el tiempo que estuvo en Atenas. “Antes tenía una vida digna, estaba separada con una hija pero se las apañaba”, describe. Con la llegada de la crisis, prosigue, “lo duro es contar que no sabe qué poner sobre la mesa”. La historia de Alexandra es paradójica ya que aglutina todos los males que un griego puede sufrir: “no tiene dinero y no tiene seguro médico porque está desempleada”.

Sobre el partido extremista, Aurora Dorada, dice que durante el tiempo que estuvo en Grecia percibió su “actitud desafiante” y cómo su mensaje llegaba a la sociedad. Pero hubo un momento clave en el que esperaba un giro, tras el asesinato el año pasado del rapero “Killah P”, crítico con la ultraderecha. Los primeros sondeos parecían reflejar el cambio en el voto, pero las elecciones las europeas han supuesto “un gran desmentido”. Aurora Dorada ha logrado el 9,4 por ciento de los votos en Grecia, y en Atenas, con Ilias Kasidiaris al frente, que está imputado y abofeteó a una diputada comunista en un programa de televisión, alcanzó el 16 por ciento.

Para el epílogo del libro, si lo tuviese que escribir dentro de 20 años, dice que espera que “por lo menos hayamos sido capaces de ir a las raíces de las causas que nos llevaron a esta crisis”. Y tiene un deseo de encontrarse una Europa, no sólo Grecia, que no vuelva a caer en el futuro en una situación similar.

Respecto a la crisis y a las instituciones que la tratan de gestionar, afirma que cada vez más descubre la falta de humanidad que presentan. Por ello, la crónica, la descripción de sentimientos y la narración de ambientes es protagonista en la lectura. Un conjunto de características que permiten acercarse a esa realidad que viven miles y miles de griegos.

Una realidad que en los días de invierno huele a chamusquina desde que el Gobierno aumentó el impuesto del carburante para la calefacción en mas de un 400 por ciento. Un olor, que los mismos griegos asocian a esa nueva pobreza, provocado por la quema de muebles, madera o cualquier tipo de material que arda en la chimenea y les permita calentarse.

Comentarios
Un comentario a “Mariangela Paone. Vivir para contarlo.”
Trackbacks
Check out what others are saying...


Deja un comentario